Menú
Escucha "E38 • La guerra y los libros • Literatura • Culturizando " en Spreaker.

Pónganse a Leer: La guerra y los libros

Pónganse a Leer | “Me da miedo pensar que aquellos que estaban tan próximos a mí se hallan ahora a la merced de los verdugos más crueles del mundo. Y todo porque son judíos”. Esto lo escribió Ana Frank en su diario el 19 de noviembre de 1942 y guarda una relación apabullante con lo que vamos a hablar hoy…

¡Esto es Pónganse a Leer con Pedro Julio! Un espacio de divulgación de la lectura. En él nos encontramos para hacer apología de este vicio maravilloso que nos une y nos consume a todos los que andamos por aquí, la lectura.

Como les decía, lo que mencioné al inicio es un trocito del diario de Ana Frank, un texto fundamental para entender y acercarse al conflicto bélico que conocemos como la Segunda Guerra Mundial y que nos acerca también a la realidad de un pueblo que vivió como una auténtica pesadilla el drama de la guerra.

Hoy en pónganse a leer vamos a hablar de un texto que aborda la guerra de una forma peculiar, porque estamos acostumbrados a libros de historia, a ensayos y artículos o crónicas, estamos acostumbrados a enfrentarnos a la guerra a través de libros de ficción histórica, pero poco nos acercamos por medio de un cómic; y así me estoy acercando yo, mejor dicho, me he acercado recientemente al conflicto bélico, de la mano de ‘Maus’.

La guerra

Pero, ¿qué es la guerra? El general, estratega militar y filósofo de la antigua China, Sun Tzu, dice en su libro ‘El arte de la guerra’, una obra que ha sido de inspiración para gente como Napoleón, Maquiavelo, o Mao Tse Tung; que la guerra:

“La guerra es de vital importancia para el Estado; es el dominio de la vida o de la muerte, el camino hacia la supervivencia o la pérdida del Imperio: es forzoso manejarla bien. No reflexionar seriamente sobre todo lo que le concierne es dar prueba de una culpable indiferencia en lo que respecta a la conservación o pérdida de lo que nos es más querido; y ello no debe ocurrir entre nosotros”.

La Guerra se refiere, en su uso más habitual, a la lucha armada o conflicto bélico entre dos o más naciones o bandos. Esto implica el rompimiento de un estado de paz, que da paso a un enfrentamiento con todo tipo de armas y que suele generar un elevado número de muertes.

Esto último lo saque de definición. En la historia de la humanidad, los hombres han resuelto “sus problemas, a través de la guerra”.

Durante el siglo XX, tuvimos la desdicha de vivir dos conflictos armados que alcanzaron escala mundial.

La Primera Guerra Mundial, que tuvo lugar en Europa, desde el 28 de julio de 1914, al 11 de noviembre de 1918, y que explotó después del asesinato en Sarajevo del archiduque Francisco Fernando de Austria, a manos del nacionalista serbio Gavrilo Princip.

Y luego, la Segunda Guerra Mundial, que, desde el 1 de septiembre de 1939 hasta el 2 septiembre de 1945 mantuvo a los pueblos en vilo, y trajo consigo el holocausto judío.

Para Koen Smilde, de la página oficial de la casa Ana Frank:

“Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis asesinaron a casi seis millones de judíos europeos. Este genocidio es conocido con el nombre de Holocausto”.

Art Spiegelman escribió la historia de su padre, un judío sobreviviente del holocausto, en clave de cómic, nos regala una forma muy peculiar; un acercamiento a este conflicto y las funestas consecuencias que trajo consigo.

El autor

Artie Spiegelman es un historietista estadounidense, nacido en Estocolmo (Suecia), en febrero de 1948.

Sus padres eran una pareja judía polaca, que sobrevivieron al campo de exterminio de Auschwitz. En 1951 lograron emigrar a Estados Unidos, y se quedaron allá definitivamente.

La familia se instaló en Rego Park, que es un barrio del distrito de Queens, en la ciudad de Nueva York.

Spiegelman estudió cartooning, en la School of Art and Design de Manhattan, también estudió en la Universidad de Binghamton, donde fue un estudiante sobresaliente en arte y en filosofía.

Fue en esa época que conoció al director de cine experimental Ken Jacobs, que fue su profesor, y lo influenció de manera notable al punto que juntos fundan el departamento de cine de la Universidad de Binghamton.

En los años 60 del siglo XX, vivió momentos duros, su mamá se suicidó, y él tuvo una crisis nerviosa, pero también empezó a producir historietas que firmaba con el Skeer Grant. Su estilo era vanguardista, había mucha introspección en su trabajo.

Su carrera como historietista se consolido en los 70. En los 80 fundó junto con su esposa, Françoise Mouly, una revista de vanguardia llamada “Raw”, la intención era crear un espacio para los jóvenes historietistas de vanguardia. En esta revista, fue donde publicó por entregas la obra que lo encumbró “Maus”, que rápidamente ganó popularidad en el mundo del comic y destacó por su calidad, al punto de que fue expuesta en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), y por ella se ganó como dije antes el Premio Pulitzer y una beca de la Fundación Guggenheim.

El cómic

El término, nace como una adaptación de vocablo ingles comic que significa gracioso, este vocablo fue adaptado y hoy lo usamos como un sinónimo de historieta y hasta de novela gráfica.

El cómic representa una forma de expresión artística, una manera de comunicar ideas por medio de ilustraciones, que guardan una secuencia continua y expone el relato de manera distinta al texto tradicional.

La historia del comic es extensa, porque antes de escribir, el hombre aprendió a dibujar, de manera que las pinturas rupestres podrían ser las primeras historietas de la humanidad, sin embargo, el formato de comic como lo conocemos hoy nace después de la Primera Guerra Mundial, con la publicación de revistas graficas o comic books que tenían cautivado a los niños y que suponían un escape a la época histórica que fue realmente compleja.

Luego, llegando el final del siglo XX, el formato logra consolidarse en su madurez artística, se le considera producto de y aquí voy a citar un artículo de la página web concepto.es:

…“de una composición adulta, exigente, compleja, que reúne los atributos artísticos del dibujo y la ilustración, con la composición narrativa y la reflexión lingüística propias de la literatura”.

‘Maus’

El primer volumen recopilatorio que contenía la obra completa se publicó en 1986 por la editorial Pantheon, el cómic no se llamaba ‘Maus’, sino: A Survivor’s Tale o My Father Bleeds History ( Historia de mi padre un sobreviviente que sangra Historia).

Luego en 1991, se publica con el nombre de: And here my Troubles began, (Y aquí comenzaron mis problemas).

Estos dos volúmenes son lo que conocemos como ‘Maus’.

Maus es un libro biográfico, es la historia del padre del autor, es un cómic de memorias, pero también es un texto histórico, y tienes trazos de autobiografía, de manera que es un comic en el que los géneros se mezclan.

En Maus, nos metemos en la vida de Vladek, y lo acompañamos de forma yo diría que casi impúdica en sus aventuras y desventuras que como telón de fondo tiene los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y el holocausto.

El comic arranca con un episodio premonitorio, se presenta a Art siendo un niño al que sus amigos dejaron botado porque se le averían los patines y su papá diciéndole y cito:

«¿Amigos? ¿Tus amigos? Si los encerraran una semana en una sala sin comida… entonces verías lo que son ¡los amigos!» ​

Luego entramos propiamente en la vida de Vladek, lo hacemos junto a su hijo, que ya es adulto. Art visita a su papá y le dice que quiere escribir su historia, su papá accede y se ponen manos a la obra, de manera que empieza a visitarle y a tomar notas de las peripecias de Vladek.

Art busca que Vladek recuerde con especial énfasis lo que pasó en la época del Holocausto.

Antes del nacimiento de Art, su madre Anja tiene una crisis nerviosa, de manera que se van a un sanatorio mental… cuando regresan, se percatan que las cosas han cambiado, empiezan a notar las tensiones políticas y antisemitas han aumentado, que los nazis han tomado el control y que la vida no será nunca como fue antes.

A Vladek lo reclutan, lo mandan al frente y ahí lo capturan los alemanes, después de que es liberado, logra pasar la frontera y reunirse con su familia.

En 1943, trasladan a los judíos del gueto de Sosnowiec a Srodula, en ese momento la familia toma una decisión funesta, mandan a Richieu, que era el primogénito de la pareja con una tía a otro pueblo, pensando en la seguridad del pequeño.

Pero cuando los nazis redoblan la carga contra los judíos, la tía toma una decisión terrible y dolorosa.

Vladek y Anja viven de escondite en escondite, Vladek salía de incógnito para buscar comida, pero son víctimas de unos estafadores que los entregan a la Gestapo y así los montan en un tren con destino al campo de concentración Auschwitz, ahí los separaron hasta el final de la guerra.

La historia sigue, pero para no hacer spoiler, lo dejare hasta aquí para ustedes.

Los personajes

Los personajes de esta historia son animales antropomórficos, es decir, animales con características humanas.

Aquí los judíos son representados como ratones, los alemanes son representados como gatos, también hay cerdos que representan a los polacos, las ranas a los franceses, los ciervos son los suecos y los perros son los estadounidenses.

Los personajes principales en Maus son Art, evidentemente el autor que se presenta con unas características un tanto inquietantes, él se autodefine en el comic como: egocéntrico, neurótico, obsesivo, rabioso y proclive a la autocompasión.

También está Vladek, el padre del autor, un polaco judío superviviente del Holocausto. Art nos presenta a su padre un señor tacaño, austero, ansioso y terco, es capaz de sacar de quicio a cualquiera y llega a ser hasta racista. Hay un episodio con la esposa de Art que recoge en una carretera a un afroamericano y Vladek tiene miedo de que los robe o les haga algo malo, solo porque es negro.

Luego como soporte están: Anja, la madre de Art y la primera esposa de Vladek, que es una mujer muy nerviosa, sumisa y con tendencias depresivas, el final de Anja es determinante en la historia del comic y en la vida del autor, yo insisto no se los voy a compartir porque me gustaría que ustedes lo descubrieran solitos, a través de la lectura.

Aparece Mala, que es la segunda esposa de Vladek, esta mujer es un ser humano paciente, no hay más que decir, porque mira que aguantarse a Vladek; y Françoise Mouly: Françoise, la esposa francesa de Art.

El estilo

El estilo de la obra de Art Spiegelman es fabulística, es decir, que los protagonistas son animales, que se ven involucrados en situaciones en donde las costumbres, los vicios o las virtudes de los personajes, tienen una alta carga formativa.

La estética de la obra de Spiegelman, está inspirada en los dibujos animados norteamericanos, de los años 50 del siglo XX, porque ese fue el cine y la televisión que consumió de niño.

Los dibujos se presentan en blanco y negro, tienen un trazo anguloso y a veces se presume nervioso, la obra de Spiegelman está claramente influenciada por el expresionismo y eso se deja ver en ‘Maus’.

La polémica por la prohibición

Por la temática de la obra y la forma de presentar para lector los hechos, ‘Maus’ se convirtió rápidamente en una obra de culto, en un clásico contemporáneo y empezó a aparecer en los currículos escolares de los Estados Unidos.

El cómic es un formato que genera curiosidad en los adolescentes y niños, es un formato muy generoso para iniciar a un novel lector en el hábito, y Maus tiene todas las papeletas para ganarse a cualquiera que se enfrente con ella, sin embargo, la Junta Escolar del condado de McMinn, en el estado de Tennessee, recientemente acordado y ojo al dato, porque la decisión fue tomada por unanimidad, que Maus, no puede seguir siendo parte de los libros sugeridos en la asignatura de Lenguaje Artístico de los alumnos de octavo, aquí se atiende a chamos de entre 13 y 14 años de edad.

Resulta que esta gente dice que en la obra se presenta una “representación del cuerpo desnudo de una mujer”, y aparte también se pueden leer expresiones malsonantes.

Las reacciones no se hicieron esperar, de una vez el Museo del Holocausto de Estados Unidos, se pronunció por Twitter:

“[El cómic] ha desempeñado un papel esencial en la difusión de las detalladas experiencias de víctimas y supervivientes”.

Despedida

Espero de verdad con todo mi corazón haberles picado la curiosidad, y que después de escuchar este episodio, vayan a buscar Maus y darse banquete con esta joya.

La calidad de la obra de Spiegelman es innegable, ha sido reconocida por diversos colectivos, asociaciones de críticos y festivales y se ha ganado entre muchos los premios del Festival de Cómic de Angulema, el Premio Max & Moritz, y el Premio literario de ficción de Los Ángeles Times.

La narración de ‘Maus’ alterna momentos de la vida del propio dibujante, del padre del autor y de ambos juntos, se habla de vida y de la muerte con naturalidad, es un retrato íntimo que trasluce los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, por eso yo creo que es importante que se lea, estamos en tiempos de guerra gente y en la guerra la gente sufre porque unos desalmados deciden resolver sus problemas a punta de pistola, pero si leemos, nos formamos, ampliamos el criterio, nos sensibilizamos y empatizamos con los demás, aprendemos a resolver los problemas de una manera distinta, menos balas y más libros.

Ahora si me voy, pero antes les recuerdo la consigna, ya la saben ustedes, ¡pónganse a leer!

Imagen de portada: Shutterstock

--


Lo que más gusta

Lo más destacado