Menú
Escucha "Entre Caníbales • Cosas Muy Importantes • Culturizando" en Spreaker.

Lo que no sabías sobre el canibalismo

Desde los indios Caribes y Hannibal Lecter… pasando por el Holocausto ucraniano, los espantosos crímenes de Jeffrey Dahmer y el “comegente’ venezolano, Dorangel Vargas; hasta las tribus caníbales de la actualidad. Un episodio de Cosas Muy Importantes que definitivamente no es apto para estómagos sensibles. Esta semana Daniela y Federico conversan “Entre Caníbales”.

Origen de la palabra «caníbal»

  • Deriva del taíno «cariba»: nombre de una etnia aborigen originaria de las Antillas. Estos indígenas (también llamados caribes) entraron en contacto con Colón durante su segundo en 1493.

Los caribes tenían la costumbre de devorar los cadáveres de sus enemigos en el mismo campo de batalla durante una ceremonia ritual y el resto de las tribus de la zona les tenían muchísimo miedo pues, además de comer gente, siempre estaban armados y eran extremadamente violentos.

  • A estos indígenas los españoles los llamaban «caríbal», que supuestamente proviene de la palabra «carnaval» (carnaval es un préstamo del italiano «carnevale», alteración del latín «carnelevare», compuesto de carne ‘carne’ y levare ‘quitar’).
  • Sin embargo, algunas personas refutan esto y dicen que caníbal podría derivar de «can» o «canino».

Origen de la palabra «atropofagia»

  • Es el acto de incluir carne humana u otros en la dieta (no ingieren sangre humana, solo carne).
  • Proviene del griego anthropos «hombre», y phagia «acción de comer».
  • Normalmente se usa para definir a animales que comen humanos, sea porque los cazaron (tigres, hienas, osos, orcas, tiburones, cocodrilos, pitones, etc) o porque son carroñeros (lobos, chacales, buitres, etc).
  • Cuando se da de humano a humano (es decir, la antropofagia humana) se usa la palabra caníbal.

El canibalismo en la historia

  • El ser humano contempla una larga tradición de canibalismo: los neandertales fueron caníbales, como también los Homo antecessor de Atapuerca y nuestros antepasados los primeros sapiens, tanto en África como en Europa.
  • Restos hallados en la cueva británica de Gough demuestran el canibalismo de los sapiens hace 15.000 años, en el Paleolítico Superior.

«Según mis cálculos, entre el 25% y el 30% de los yacimientos de neandertales y Homo sapiens sugieren que se practicaba el canibalismo», señala a EL ESPAÑOL la investigadora del Museo de Historia Natural de Londres Silvia Bello.

La antropofagia se ha descrito en al menos unas 2.000 especies: la hembra mantis que devora a su pareja; madres que devoran a sus crías o viceversa; o incluso hermanos que se comen entre sí antes de salir del útero materno, como en el tiburón toro.

  • La carne de los semejantes es una rica fuente de proteínas en tiempos difíciles: lo llaman el mecanismo del bote salvavidas.

«Imagino que lo hacen porque no encuentran otra cosa, de ahí lo del bote», apunta a EL ESPAÑOL el investigador Philipp Getto, del Centro Vasco de Matemáticas Aplicadas de Bilbao.

Y es que el ser humano ha “coqueteado” con el canibalismo en torno a tres razones (dejando aparte los casos de desviaciones psiquiátricas como Hannibal Lecter):

1-La supervivencia (bote salvavidas): ha sido la motivación en multitud de episodios históricos, desde las Cruzadas, la colonización de América, las hambrunas del siglo XX en la URSS y China, naufragios varios –la «ley del mar»– o el accidente aéreo de los Andes en 1972.

La ley del mar engloba una serie de tradiciones por las que los marinos de todo el mundo se han regido a lo largo de la historia de la navegación. Específicamente a la costumbre de practicar canibalismo de supervivencia en el caso de que un grupo de náufragos quede a la deriva tras un naufragio.

Canibalismo por supervivencia

• Colonización de América:

En 1536, en la fundación del primer asentamiento de lo que sería la ciudad de Buenos Aires, la necesidad y la miseria llegó a ser tan dura que se cometió canibalismo: “Movidos por la desesperación, tres españoles robaron un caballo y se lo comieron. Por aquel delito fueron ejecutados en la horca y esa misma noche otros españoles les cortaron los muslos y otros pedazos de carne y cargaron con ellos a sus casas para satisfacer el hambre».

Aquel no fue el único episodio: en 2013 se encontraron los huesos de una niña canibalizada en Jamestown, el primer asentamiento permanente de Inglaterra en América. Además, se sabe también de un hombre que había matado, «salado» y devorado a su mujer embarazada en aquel mismo lugar.

• La gran hambruna en la China de Mao (1959 y 1961):

Mao quería emular a Stalin y adelantar a Gran Bretaña en la producción industrial.

Impuso en su país la industrialización masiva y la destrucción de la propiedad privada, así como la militarización y la residencia en comunas (El Gran Salto Adelante).

Destruyeron la agricultura y se desarrolló una industria depredadora que consumió muchos más recursos de los que era capaz de producir.

El hambre atroz que se extendió por el país fue ignorada por el gobierno que, obviamente, no se atrevía a admitir el grave error que había cometido.

La esperanza de vida, que era de 50 años en 1958, cayó por debajo de 30 en 1960.

Debido a la magnitud de la hambruna, el canibalismo por supervivencia se dio en una escala sin precedentes en la historia del siglo XX.

Entre 15 y 55 millones de chinos murieron en esos TRES años.

• Holodomor  (1932-1933):

También conocido como Genocidio ucraniano u Holocausto ucraniano, es el nombre atribuido a la hambruna que asoló el territorio de la República Socialista Soviética de Ucrania, Kubán, Ucrania Amarilla y otras regiones de la URSS.

Se dio en el contexto de la colectivización de la tierra emprendida por la URSS, durante los años de 1932-1933. Murieron de hambre entre 1,5 y 12 millones de personas.

Existen dos puntos de vista fundamentales y opuestos sobre los responsables:

Según el primer punto de vista, (divulgado también por la Alemania nazi),​ el Holodomor habría sido un acto intencional de exterminio desatado por el poder central soviético encabezado por Iósif Stalin, y en particular, contra la nacionalidad ucraniana.

Según el otro punto de vista, la tragedia habría sido consecuencia de las históricamente malas condiciones del campo ucraniano y a los sabotajes emprendidos por los campesinos ricos que habrían acaparado y destruido las cosechas y ganados, como método de oponerse al proceso de colectivización.

Hubo cientos de casos de canibalismo. Pero los caníbales eran apresados, algunos linchados, y es un tema muy tabú en Ucrania.

• Accidente aéreo de los Andes en 1972:

Ocurrió el viernes 13 de octubre de 1972, cuando el avión militar con 40 pasajeros y cinco tripulantes que conducía al equipo de rugby del Old Christians se estrelló en un risco de la cordillera de los Andes en Mendoza (Argentina), a 3600 msnm, en ruta hacia Santiago de Chile.

De las 45 personas en el avión, trece murieron en el accidente o poco; otros cuatro fallecieron a la mañana siguiente, y el octavo día murió Susana Parrado debido a sus lesiones.

Los 27 restantes tuvieron que enfrentarse a duras condiciones ambientales y climáticas con temperaturas entre -25 a -42 °C.

Se organizaron para resistir las duras condiciones imperantes.

El grupo sobrevivió durante 72 días y no murió de inanición gracias a la decisión grupal de alimentarse de la carne de sus compañeros, quienes estaban enterrados en las afueras del fuselaje.

No fue una decisión fácil de tomar, y en un principio algunos rechazaron hacerlo, si bien pronto se demostró que era la única esperanza de sobrevivir.

Pronto se impuso la regla (o exigencia) de no utilizar como alimento a ningún familiar cercano, ni tampoco a algún fallecido de sexo femenino.

Canibalismo medicinal

En la Europa medieval (XVI y XVII) floreció el comercio de remedios terapéuticos que incluían partes humanas.

-Comenzó con el polvo de momias egipcias.

-Se extendió rápidamente al consumo de todo tipo de tejidos humanos robados de los cementerios.

-El “canibalismo medicinal” era mano de santo para todo tipo de dolencias, desde el sangrado de nariz hasta la gota.

-Según Louis Noble —profesora de literatura inglesa de la Universidad de Nueva Inglaterra (Australia)—, en 1910 un catálogo farmacéutico alemán todavía incluía momia entre sus productos.

El canibalismo cultural

Este lo practicaban —o practican— algunas tribus.

África Occidental

Caracterizados por vestir ropajes elaborados con pieles de leopardo y ser extremadamente brutales, la Sociedad Leopardo —también conocida como Ekpe o Mgbe— se encuentra escondida en los territorios de Sierra Leona , Liberia , Costa de Marfil y Nigeria.

Aunque esta sociedad tuvo su “auge” en siglo XX y están casi completamente extintos, todavía hay algunos pocos a la espera de algún turista desprevenido al que devorar.

India

En el norte de la India, especialmente en la ciudad de Benarés, se encuentran los Aghori: una secta hindú de sadhus shivaístas conocidos —y temidos— por el hecho de que practican el necro-canibalismo.

La mayoría de los Aghori provienen de las castas más bajas de la India y son devotos del dios Shiva en la feroz manifestación Bhairava, asociado a la aniquilación.

Los Aghori creen que el canibalismo les confiere poderes sobrenaturales, así como beneficios físicos tales como evitar el envejecimiento. No solo comen carne humana, sino que también se beben la sangre de sus muertos, meditan sentados sobre ellos y muchos se comen sus propias heces.

Amazonia

En el corazón de la Amazonia peruana y brasileña se encuentran los yora o amahuaca: una de las pocas tribus indígenas que sigue manteniéndose aislada del resto del mundo y que sigue practicando el canibalismo.

Creen firmemente en que para que las almas de sus seres queridos se mantengan vivas dentro de ellos cuando fallecen, deben comerse su cadáver.

Nueva Guinea Occidental

En Nueva Guinea Occidental existen varias tribus caníbales; sin embargo, una de las más conocidas es la de los korowai, también conocidos como kolufo.

Cuando uno de sus miembros fallece como consecuencia de una enfermedad, creen que esto se debe a que un brujo del inframundo (llamados khakhua) les ha poseído y ha comenzado a comerse sus órganos. Por este motivo consideran que deben comerse al khakhua, igual que éste se comió a la persona que murió.

Un dato interesante es que para los korowai los khakhua solo poseen hombres, jamás mujeres. Además, le tienen prohibido a los niños menores de 13 años comer carne humana, pues son muy vulnerables y, al fin y al cabo, consideran que se están comiendo a un demonio y no a una persona.

¿Por qué para estas tribus no está mal el canibalismo?

El periodista australiano Paul Raffaele, quien tuvo la oportunidad de compartir con los korowai en el 2006, explicó que —en su caso— ellos no consideran como persona a un khakhua.

«No comemos humanos, comemos khakhuas», fueron las palabras exactas de Kili Kili, el asesino de khakhuas más destacado de la tribu.

Por otro lado, para los Aghori un cadáver no es más que materia natural que carece de la fuerza vital que alguna vez tuvo y, con el consumo de carne humana, prueban que nada es profano ni está separado de Dios.

Asesinos caníbales

Issei Sagawa

Fue un asesino japonés que tras matar, descuartizar y comerse a una estudiante de veinticinco años quedó en libertad.

Crímenes:

Issei Sagawa era un hombre que estaba obsesionado con las mujeres occidentales y, mientras estudiaba literatura en inglés en la Universidad de París (era muy buen estudiante) se sintió atraído por una alumna de nacionalidad holandesa llamada Renée Hartevelt.

Sin embargo, no era una atracción común y corriente: Sagawa instintos caníbales y deseaba comérsela.

Hartevelt había sido elegida debido a que Sagawa la consideraba «hermosa y saludable», todo lo opuesto a lo que él era, ya que ella lo consideraba «débil, feo e insignificante» y él deseaba «absorber su energía».

Sagawa intentó conquistarla. La invitaba a conciertos, exposiciones, conferencias, le escribía cartas de amor… Pero Renée no le correspondía.

El 11 de junio de 1981, Sagawa invitó a Hartevelt a cenar en su casa con la pretensión de conversar sobre literatura.

Después de la llegada de la estudiante y de que ella rechazase sus proposiciones, él le disparó por la espalda en la nuca con un rifle de calibre 22.

Después de dispararle, procedió a desmembrar el cuerpo para poder ingerirlo.

Comenzó por los glúteos de Renée. Durante los dos días siguientes, continuó comiendo varias partes del cadáver y describió la carne humana como «suave y sin olor», como el atún.

Después de ese tiempo, metió los restos del cadáver en dos maletas viejas y, en su intento de deshacerse de los restos en el Bosque de Boulogne, un parque a las afueras de París, fue detenido por la policía francesa.

Motivaciones

Desde su adolescencia estaba obsesionado con las mujeres occidentales (no sexualmente, sino para comérselas)

Además, le cautivaban los libros protagonizados por personajes caníbales hasta el punto de tener sus primeras fantasías sexuales gracias a ellos.

Sagawa atribuye esta tendencia caníbal a un sueño de su infancia donde se veía dentro de una gran cazuela con agua hirviendo. En el sueño, el pequeño intentaba escapar. Pero, le era imposible. El agua le iba cociendo lentamente sin posibilidad de salvarse.

Condena

A pesar de que confesó todo e incluso dijo “desde hacía tiempo tenía ganas de comérmela. Muy frecuentemente he tenido ganas de comer carne humana, y esto desde hace ya mucho tiempo. En varias ocasiones, cuando hacía el amor, me daban ganas de comerme a la mujer que estaba conmigo” en su juicio, tras un análisis psicológico fue declarado “demente” y solo le dieron dos años de reclusión en el hospital psiquiátrico Paul Guiraud de París.

Pasados unos meses fue diagnosticada erróneamente por los médicos como una encefalitis avanzada y le vaticinaron unas pocas semanas de vida.  (en verdad solo tenía una inflamación de los intestinos)

Su padre, un hombre poderoso y con muchas influencias, consiguió que el caníbal “moribundo” fuera trasladado a Tokio, donde fue recluido en una institución psiquiátrica de la cual salió en poco tiempo.

El gobierno francés no se opuso al traslado, pues al fin y al cabo, quedándole pocas semanas de vida, lo veían como un simple adelanto del trayecto.

Datos curiosos sobre Issei Sagawa

Actualmente está en libertad, tiene 71 años y vive en Yokohama como una persona normal.

Admite que todavía tiene fantasías caníbales, pero que ya no desea llevarlas a cabo —al menos no con mujeres occidentales—.

A veces aparece como comentarista invitado en programas de televisión debido a que es básicamente una estrella mediática (en 1992 apareció en una película de Hisayasu Satō).

Es crítico ocasional de restaurantes y ha escrito varios libros sobre su crimen.

Jeffrey Dahmer

El Caníbal de Milwaukee, El Carnicero de Milwaukee o El Monstruo de Milwaukee, fue un asesino en serie estadounidense. Es conocido no solo por la cantidad de personas que asesinó, sino también por practicar la necrofilia y el canibalismo.

Crímenes:

Fue responsable de la muerte de 17 adultos y menores varones entre 1978 y 1991.

Su modus operandi era invitar a las víctimas a ver pornografía o a sacarse unas fotos, les ponía una droga en la bebida, los estrangulaba, violaba y se masturbaba encima del cuerpo. Luego tomaba fotografías del cuerpo y de cada etapa del desmembramiento.

Solía utilizar ácidos para convertirlos en una especie de zombi para que hicieran lo que él les pidiera y así no tener quejas de parte de sus víctimas.

Condena

El 22 de julio de 1991, Tracy Edwards, su última víctima, consiguió escapar esposado.

La policía, que en varias ocasiones estuvo cerca de descubrir lo que Dahmer hacía, lo vio y esta vez decidieron investigar.

Fueron al apartamento del hombre que lo había esposado y al revisar la habitación descubrieron varias fotografías de cadáveres, restos humanos y una cabeza en el congelador.

Dahmer intentó huir, pero fue detenido.

En su casa se encontraron las paredes llenas de rastros de sangre, cuerpos mutilados, siete cráneos, y demás huesos.

En un principio Dahmer se había declarado inocente, pero cambió su declaración por la gran cantidad de pruebas encontradas en su contra.

Los psiquiatras que lo atendieron le dijeron que estaba enfermo; sin embargo, el jurado lo declaró mentalmente sano y por consecuencia fue finalmente sentenciado a 15 cadenas perpetuas consecutivas que cumplió en el Columbia Correctional Institute.

El criminal admitió haber practicado el canibalismo y devorado los bíceps de una de sus víctimas.

Señaló que se masturbaba ante los trozos humanos y las calaveras de aquellos que consideraba hermosos y a quienes no quería perder.

Curiosidades sobre Jeffrey Dahmer

A diferencia de otros asesinos seriales que sufrieron en su infancia de maltrato físico y psicológico, este asesino fue un niño amado por sus padres, quienes le proporcionaron todo lo posible para su adecuada educación y buena vida social.

Quería ser una estrella de rock.

Era fanático de ‘Star Wars’ y buscaba parecerse al Emperador Palpatine.

Tras su primer asesinato se sintió culpable y asustado, intentó reprimir sus deseos sexuales-homicidas acudiendo a la iglesia, dejando el alcohol y manteniéndose en estado de celibato.

Estuvo a punto de ser descubierto en varias ocasiones: en 1978, tras asesinar a su primera víctima, la policía lo detuvo por conducir demasiado rápido mientras llevaba los restos del cuerpo en bolsas de basura. Le preguntaron por las bolsas que llevaba en el asiento trasero y Dahmer contestó que era basura. Le creyeron, y como pasó el test de alcoholemia, le pusieron una multa por conducir fuera de su carril y le dejaron ir. En 1991 una de sus víctimas escapó y al correr desnudo por las calles los vecinos alertaron a la policía; sin embargo, Dahmer argumentó que el joven era su amante de 19 años que estaba alcoholizado. Los policías los acompañaron hasta el apartamento y creyeron su historia.

Murió debido a una pelea en el Columbia Correctional Institute. Dahmer fue golpeado dos veces en la cabeza con una barra de metal de la sala de pesas por otro preso y falleció en el hospital.

Dorangel Vargas

Conocido como «El Comegente», es un asesino en serie y caníbal venezolano.

Crímenes:

Vargas era un vagabundo que solía cazar a sus víctimas en el parque Doce de Febrero, en los alrededores del río Torbes de la ciudad de Táriba, en el estado Táchira.

Se cree que cometió los crímenes entre noviembre de 1998 y enero de 1999.

Doráncel cazaba a sus víctimas con un tubo en forma de lanza, los descuartizaba, guardaba las partes que se comía para cocinarlas y enterraba los pies, las manos y las cabezas.

Sus objetivos primordiales eran desprevenidos deportistas y obreros que trabajaban en la orilla del río, sin embargo no comía mujeres ni niños.

Como no tenía nevera para guardar la carne, mataba una media de dos personas por semana.

Fue uno de los primeros asesinos en serie conocido en Venezuela, asesinando decenas de personas, se estima que pudieron ser 40 las personas asesinadas por Vargas.

Motivaciones

Doráncel Vargas fue diagnosticado con esquizofrenia paranoide.

Condena

Fue descubierto el 12 de febrero de 1999. Actualmente Doráncel Vargas se encuentra en una celda de la Dirección de Seguridad y Orden Público del Estado de Táchira.

Miembros de Defensa Civil encontraron los restos de dos jóvenes y alertaron a las fuerzas de seguridad sobre su hallazgo.

Ahondando sobre la zona, encontraron los restos de seis cuerpos más.

Se sospechó enseguida de Vargas, pues en 1995 fue internado en el Instituto de Rehabilitación Psiquiátrica de Peribeca por la muerte y posterior ingesta del cuerpo de Cruz Baltazar Moreno.

Vargas vivía en la zona donde encontraron los restos, en una choza improvisada.

Al ser inspeccionada por la policía, fueron encontrados varios recipientes que contenían carne humana y vísceras preparadas para el consumo, así como tres cabezas humanas y varios pies y manos.

Una vez capturado, confesó haber matado y comido al menos a 10 varones en un periodo de dos años desde su arresto en 1999.

Curiosidades sobre Dorangel Vargas

No tenía un comportamiento narcisista como otros psicópatas de manual, “a pesar de ser un asesino, era cierto que tenía un carácter bonachón y humilde”.

Explicó de manera muy natural que había devorado el corazón de Cruz Baltasar Moreno (su primera víctima) “aún caliente” y que gustaba de usar los ojos para hacer sopa.

Dejaba siempre los pies y las manos porque “le causaban indigestión”.

Vargas actualmente describe la prisión como su hogar y tiene muy buena relación con otros reclusos, los considera sus amigos y bromean con él constantemente.

A veces su familia lo visita y le llevan “hallacas”.

Detesta su apodo de “el comegente” y dijo en una entrevista que lo único que desea es salir del recinto carcelario para trabajar y comer fideos con carne (animal).


Lo que más gusta

Lo más destacado