La historia de amor que rompió el corazón de la diosa Afrodita

La historia de amor que rompió el corazón de la diosa Afrodita

Seductora, llena de belleza y encanto, sufrió bajo las alas de un romance fortuito que por culpa de las diosas del destino, no llegó a ser duradero. La diosa del amor sufrió enormemente al sentir como su pecho se rompía en dos con una despedida inevitable. ¿Qué sucedió? ¿Quién fue su amor? Aquí te contamos todo:

Un accidente inocente tentó al destino

La historia comienza con Afrodita, la diosa del amor y su pequeño hijo Cupido, que con sus flechas sería responsable de unir con el amor más íntimo y profundo a todas las parejas. Ambos, vivían acobijados en las comodidades del Olimpo, una tarde mientras jugaban, la diosa se hizo una terrible herida con una de las flechas de su hijo.

Como cuenta la historia, las flechas de Cupido tienen la misión de crear lazos irrompibles de amor, pero  ¿De quién se enamoraría Afrodita? La idea parecía absurda hasta para la misma diosa, quien se preocupaba cada vez más por el estado de la herida, parecía no curarse con nada. Todo cambió cuando el destino quiso intervenir.

Las diosas del destino jugaron con el corazón de Afrodita         

Las Moiras –conocidas por ser la personificación del destino-, decidieron aprovechar la herida de Afrodita para presentarle el amor de una vez por todas y ante sus ojos apareció un apuesto joven llamado Adonis. La diosa cayó perdidamente enamorada de Adonis y desde ese momento su vida comenzó a cambiar.

Adonis era un apuesto cazador, poco interesado en las comodidades del Olimpo, Afrodita no podía evitar sentirse atraída por su rústica personalidad  y comenzó a adaptarse a él. Su rutina cambió tanto que renunció a los banquetes  que organizaba en las tardes, para salir a cazar con su nuevo amor. Adonis se convirtió en su compañía favorita, su alegría y su principal inspiración.

La furia de la naturaleza destrozaron el corazón de Afrodita

Afrodita estaba perdidamente enamorada de Adonis, no podía disimular sus afectos, él se convirtió en todo para ella y se sentía plena y feliz en su compañía. Élno parecía estar muy interesado en la diosa, su principal motivación era la cacería y al parecer, era lo único que le importaba. La historia de amor cambió drásticamente cuando la inmadurez de Adonis lo llevaron a cometer una terrible irresponsabilidad.

Él era un magnifico cazador, contaba con un equipo de perros que lo ayudaban a conseguir a las más impresionantes presas, hasta que un día intentaron cazar y jabalí y todo terminó en tragedia. Los perros lograron sacarlo de su cueva y cuando Adonis le enterró la lanza entre las costillas, el jabalí se volvió hacia él y lo hizo pedazos. La belleza y jovialidad de su cuerpo, quedó reducida a un terrible espectáculo de sangre, vísceras y huesos.

Un trágico mensaje llegó por las corrientes del aire

Mientras la tragedia sucedía, Afrodita se encontraba viajando en su carroza de caballos alados, hasta que en un momento, escuchó por las corrientes del aire los alaridos de su amado. Volando a toda velocidad fue a ayudarlo pero ya era demasiado tarde. Al verlo tendido en el suelo, lleno de sangre lloró como nunca una diosa había llorado a un amor.

En medio de sus lágrimas, maldijo a las diosas del destino y les juró que se vengaría, haciendo que la memoria de Adonis permaneciera por siempre en el mundo, pese a que su cuerpo ya se encontraba inerte. Con el corazón roto, convirtió la sangre de su amado en una hermosa flor conocida como “adonis versalis” que tiene entre sus propiedades la capacidad de curar o mejorar las cardiopatías.

Y así fue como Afrodita despidió entre lágrimas y con el corazón completamente roto, al amor de su vida.

William Shakespeare, escribió un poema sobre esta historia titulado «Venus y Adonis», si quieres leerlo, haz clic aquí. 

Con información de «Diccionario de la Mitología Clásica» (1999) Editorial Espasa. | PacoLiteratura. | Foto: Shutterstock

  • Me encanta100
  • Me divierte7
  • Me asombra16
  • Me entristece42
  • Me enoja12



Es tendencia