El mundo celebra la felicidad

El mundo celebra la felicidad

Por Gaspar Contreras | Hoy, 20 de marzo, por Resolución de Naciones Unidas, se celebra el Día Internacional de la Felicidad. ¿El mundo está preparado para festejarla?

Pandemia global, Trump y sus tweets, América Latina convulsionada, el Calentamiento Global que parece no dar tregua, empresarios cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres. El mítico personaje de Quino, Mafalda, diría ante este escenario mundial: “Paren el mundo que me quiero bajar.” Sin embargo, mandatarios de muchos países, académicos de las mejores universidades, comunidades y personas comunes empezaron a elaborar proyectos para generar un “Buen Vivir” y precisamente hoy es el día para ponerlo en práctica (o al menos intentarlo en cuarentena.)

Como hoy es un día de festejo, quiero comentar algunas de las iniciativas que se llevan adelante en el mundo para generar bienestar o felicidad.

La felicidad en la historia

Suelo decir en mis clases y conferencias, que lejos de los falsos gurúes y charlatanes que podemos encontrar en las redes y en los medios vendiéndonos “La fórmula de la felicidad” “Los 5 pasos para ser feliz” o “El secreto de la felicidad y el éxito”, desde el comienzo de la historia los grandes pensadores estudiaban e iban tras ese tan preciado sueño de “ser felices”. Aristóteles planteaba que toda la humanidad compartía esa intención, sin embargo cuando cada uno planteaba su teoría empezaban las diferencias.

Es cuestión de observar a los pensadores de la historia y ver que todos iban tras el mismo objetivo, Platón, Aristóteles, Buda, Confucio, Jesucristo, Dalai Lama, y el que se te venga a la cabeza en este momento. El hombre nace para ser feliz y es su decisión de como disfruta ese camino a la felicidad.

Es por ello, que teóricos como el Dr. Ed Diener, han llegado a la conclusión de hablar  de Bienestar Subjetivo Percibido, por ende podemos concluir que la felicidad existe, pero debemos interpretarla solo como una sensación que permite vivir un estado de bienestar.

“No somos seres racionales, sino seres emocionales que razonan.”

Esta frase suele repetir en sus presentaciones el médico argentino Daniel Lopez Rosetti y sinceramente me parece fabulosa. Somos eso. Seres emocionales.

El Doctor Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania, es reconocido en el mundo como el Padre de la Psicología Positiva (aunque el término corresponde a Abraham Maslow) y es quien ha empezado a elaborar, junto a otros profesionales de la salud mental, novedosos estudios sobre las emociones positivas desde una mirada científica y empírica, llegando a la conclusión que la felicidad puede construirse en base a 3 estadios:

  • Vida Placentera
  • Vida Significativa
  • Vida con sentido

 “Los psicólogos trabajan para ayudar a las personas a construir fortalezas en todos estos dominios.” Martin Seligman

Educar para la felicidad

Hace años, la educación está necesitando de un cambio de paradigma. Tal Ben Shahar, reconocido profesor de Harvard University, fue el primero en dictar una materia relacionada al Bienestar, dicha materia hoy es la más convocante en la reconocida Casa de Altos Estudios Norteamericana. Le siguieron instituciones como Yale, a cargo de la psicóloga Laurie Santos y su cátedra “La ciencia del Bienestar”, Oxford, Cambridge y Pennsyvania entre otras. Como así también su correlato latinoamericano en las Universidades Sergio Arboleda o Del Rosario en Colombia, Adolfo Ibañez de Chile o Fundación Universitas en Argentina, donde tuve la oportunidad de ser del equipo que diseñó y implementó la primera cátedra de Felicidad del país. También hay empresas que brindan sus profesionales para que presenten en Universidades e Institutos terciarios cátedras libres, podemos resaltar el caso de Plurum (Colombia), GeFe (Argentina), BIG Bienestar Institute Global o la propia Happiness Studies Academy, coordinada por el mismísimo Tal Ben Shahar y otros excelentes profesionales del mundo.

El objetivo era sencillo. Novedoso, quizás “polémico”, pero sencillo. Educar a nuestros alumnos a conocer sus emociones y brindarles herramientas que favorezcan su desarrollo emocional para el florecimiento personal y como esto impactaría directamente en las organizaciones en las que trabajarían.

Por suerte, hoy el mundo ha dejado de ver el tema de la educación emocional y la educación de la felicidad como temas “New Age” y vacíos de contenidos. En palabras del psicólogo argentino Lucas Malaisi, presidente de la Fundación de Educación Emocional, es importante aplicar esto en todos los niveles educativos, ya que es «Un proceso de enseñanza de las habilidades emocionales mediante el acompañamiento y apuntalamiento de la persona en el ejercicio y perfeccionamiento de las mismas». Y hablamos de proceso, porque no alcanza con verlo o estudiarlo 1 día, un semestre o un año. Éste tipo de educación debe aplicarse toda la vida.

Países felices

El Informe Mundial sobre Felicidad, es un estudio que realiza la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN, Sustainable Development Solutions Network) de Naciones Unidas, y mide el bienestar de los ciudadanos de los diferentes países conforme a una serie de variables estadísticas y percepciones individuales.

Para llegar a analizar los datos de los países, se tienen en cuenta distintas variables como:

  • Producto Bruto Interno: Está basado en la paridad del poder adquisitivo (PPA), es decir, la suma final de cantidades de bienes y servicios producidos en un país, al valor monetario de un país de referencia.
  • La percepción de la corrupción: percepción de los ciudadanos respecto al gobierno y las empresas. Aquí América Latina lamentablemente pierde muchos puntos en el ranking.
  • Apoyo social: oportunidad de recibir ayuda de familiares o amigos en caso de tener problemas (datos de la encuesta Gallup).
  • La esperanza de vida: medido por la Organización Mundial de la Salud.
  • La libertad de tomar decisiones: medido por la encuesta de Gallup
  •  La generosidad.
  • El afecto positivo: hace referencia a cuánto se ríe la gente según la encuesta datos de la encuesta Gallup).
  • El afecto negativo: hace referencia a la percepción de tristeza y el enfado (datos de la encuesta Gallup).

Esta encuesta es liderada por Finlandia los últimos 2 años. Habrá que esperar a los próximos días para ver si mantiene el liderazgo, y ver donde está posicionado cada uno de nuestros países.

En lo personal, cuando me preguntan la definición de felicidad, suelo poner de ejemplo la película “The Way” de Emilio Estevez y el rol de ese padre (SPOILER), con las cenizas de su hijo convirtiéndose en Peregrino por el camino de Santiago de Compostela. De eso se trata, de convertirnos en peregrinos y lograr apreciar el camino. Soy un enemigo de las frases motivacionales que nos invaden en redes sociales, y sin caer en mensajes positivistas vacíos de contenido, creo humildemente que ahí está la cosa… En convertirnos en peregrinos de la felicidad, dejando de buscarla cual tesoro escondido y dejarnos sorprender por el camino y los altibajos propio de lo cotidiano y ordinario.

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia