Menú
5 principios del Taekwondo para practicar los valores humanos en la vida y las empresas

5 principios del Taekwondo para practicar los valores humanos en la vida y las empresas

Por Daniel Colombo / Bruce Lee, acaso la máxima leyenda de las artes marciales, afirmó en un reportaje: “Yo no temo al hombre que ha lanzado 10 mil patadas diferentes, yo temo al hombre que ha lanzado una patada 10 mil veces”.

Casi como esas patadas nos sentimos tú y yo cada día: permanentemente recibimos estímulos, desafíos por resolver, situaciones de inestabilidad e incertidumbre; por lo que mantenerse de pie y avanzando se transforma en un camino permanente hacia cierto auto dominio y la maestría, no sólo en la gestión exterior que lo que sucede, sino de las propias emociones.

En el mundo de hoy, tanto en la vida como en el trabajo, necesitamos saber dónde y cuándo actuar, de qué forma impactar, y cómo hacerlo con efectividad y eficiencia máxima en el manejo de la energía para no terminar agotados permanentemente.

Por eso, en medio de momentos cruciales como humanidad, lo que puede mantenernos a flote y recargando pilas es hacer foco en los valores humanos, que también llevamos al mundo laboral. Y las artes marciales en general se basan en conceptos universales que podemos asimilar a nuestro desempeño diario.

Dentro de las artes marciales, el taekwondo no es sólo un deporte, es una forma de vida para todas las edades. Desde el nombre hasta el estilo de combate, está impregnado de la cultura y la tradición coreanas. Tal como lo conocemos en la actualidad, se practica desde 1945, y fue registrado oficialmente como deporte en 1955, si bien sus orígenes e influencias provienen de siglos atrás. Recién en 1988 se lo integró como deporte olímpico.

Algunos de los beneficios de este arte marcial son la mejora del enfoque, reacción, fuerza, disciplina, tolerancia a la frustración, pensamiento estratégico y toma de decisiones.

  • 5 principios del taekwondo para aplicar en nuestra vida

Si a nivel personal o de empresas necesitas enfocar la energía, lograr mejores relaciones, optimizar los recursos, fortalecer la disciplina y el auto control, los cinco principios centrales del taekwondo te servirán de guía para empezar a practicarlos:

  • Cortesía (Ye Ui): Este principio fundamental alienta a que las personas se destaquen en su desempeño, y hagan su mejor aporte en la búsqueda de que la sociedad tenga más armonía. El buen trato, la comunicación fluida y la empatía son tres herramientas que puedes practicar para elevar el nivel de cortesía en cualquier ámbito donde te muevas.
  • Integridad (Yom Chi): Ser de una sola pieza, sin dobleces, es una cualidad que permite desplegarse con conductas apropiadas, coherentes entre lo que piensas, lo que dices, sientes y finalmente, lo que haces. Cuando actúas desde la integridad, la calidad y la excelencia se manifiestan en tus actos y en tus pensamientos. A su vez, enseñas y sabes aceptar consejos de quienes tienen más experiencia que tú, sin que te lo tomes como personal o que interfiera tu ego.

También te permitirá aprender a poner límites y establecer marcos de integridad por fuera de los que no te moverás, porque no son aceptables en tus valores.

  • Autocontrol (Guk Gi): Dentro y fuera del ‘dojang’, el espacio físico donde se practica taekwondo, la falta del auto dominio y control provoca consecuencias para todas las personas involucradas. En este punto, te apoyará trabajar sobre la inteligencia emocional, especialmente en la auto regulación de lo que sientes y en la forma en que procesas las cosas que suceden, para enfocarte en actuar de la mejor forma y que apliques en lo concreto un principio oriental que dice que «No es más fuerte aquel que es capaz de vencer a los demás, sino aquel que es capaz de vencerse a sí mismo».
  • Perseverancia (In Nae): La paciencia es el espacio donde aparentemente nada está sucediendo, y a su vez, todo está pasando; porque es allí donde se maceran los logros y conquistas. Necesariamente implica disciplina, temple y aprender a dominar las emociones para sostener el enfoque con determinación y constancia. Es una cualidad que se puede practicar, precisamente, perseverando, es decir, levantándote una vez más de las que te caes.
  • Espíritu indomable (Baekjul Boolgool): El quinto principio del taekwondo que puedes llevar a tu ámbito personal y profesional es el de tener un espíritu dispuesto a experimentar, aprender, desaprender, tomar decisiones, planificar, dar batalla cuando sea necesario, ser estrategas de la propia vida.

Esto incluye la preparación mental como condición para no intimidarte frente a los obstáculos, ni la cantidad de personas que debas enfrentar. Más bien, es saber que ese espíritu indómito dentro tuyo es lo que te guiará y reforzará tu poder interior para avanzar más allá de las dificultades.

Ya sabes: no se logra lo que no se practica.

Por eso, practicando estos cinco principios inspirados en el taekwondo podrás elevar tu nivel de efectividad en cualquier campo. Si los transformas en preceptos para tu vida, adquirirás equilibrio, consciencia, fuerza y potencia para accionar, y, a la vez, aumentarás la confianza en ti, el autocontrol, el enfoque y la humildad, virtudes aplicables a todos los aspectos de la vida. Entonces, no habrá nada ni nadie que te detenga.

Imagen de portada: Shutterstock

--


Lo que más gusta

Lo más destacado

x