Menú
Efecto Dunning-Kruger: Las personas que se creen más de lo que son

Efecto Dunning-Kruger: Las personas que se creen más de lo que son

Por Daniel Colombo / Seguramente todos conocemos personas que se creen más inteligentes o listas que el resto. Lo podemos observar en nuestro círculo de relaciones personales y en el trabajo, donde hay quienes se sobrevaloran muy por encima de su capacidad.

INTERESANTE

En psicología esto tiene un nombre: “Efecto Dunning-Kruger” que encuadra a quienes tienen poco conocimiento o destreza en algo, aunque les es imposible admitirlo y por eso, piensan y actúan como que saben mucho más. De allí que se expresan como sabelotodo, y surge la arrogancia y la soberbia como rasgo característico.

Se trata de una distorsión en la autopercepción, descubierta en 1999 por David Dunning y Justin Kruger, profesores en la Universidad de Cornell. Luego, en 2004, investigadores de la Universidad de Columbia confirmaron que el efecto se aplicaba también a todos los ámbitos de competencias interpersonales y de comunicación.

Todo empezó cuando los dos catedráticos analizaron estudios previos donde se afirmaba que, en ciertas condiciones, la persona ignorante se esfuerza por sentir más confianza en sí misma, que aquella que tiene conocimientos sobre algo.

Como hipótesis, postularon que los que no poseen habilidades probadas tienen a sobreestimarlas y son muy obtusos para reconocer las limitaciones; y tampoco son capaces de reconocer las habilidades de los otros. En conjunto, esto les hace sentir superiores.

Ahora bien: cuando una de estas personas se entrena y logra incorporar habilidades, conocimientos y competencias, ese sesgo inicial de creerse más listo o mejor que los demás se da vuelta, y empiezan a reconocer su falencia.

  • Cómo se realizó el estudio

Como en distintas experiencias de comportamiento social, los investigadores crearon un grupo de análisis con estudiantes de su especialidad, psicología, que completaron pruebas que abarcaban desde pensamiento lógico, hasta humor y gramática. Al finalizar, les mostraron los puntajes que habían alcanzado, y pidieron que cada persona estime qué posición tenían en la tabla general.

Aquí apareció el efecto: los estudiantes más incompetentes fueron los que se creyeron que estaban más preparados y presumieron de su capacidad y posición en el ranking de resultados. Es decir, se creían más que los demás.

El experimento se repitió cuatro veces con los mismos resultados: estudiantes con puntuaciones que los colocaban dentro del 12% de los peores preparados, se auto percibían dentro del 62% mejor, y tenían una marcada debilidad para aceptar que había otros superiores a ellos.

¿Y qué pasó con las personas preparadas y con mejores resultados en estas pruebas? Aquí apareció otro aspecto curioso: los alumnos brillantes no modificaron la auto imagen de sí mismos; más bien la reforzaron. Aunque sucedió que los que se habían puntuado bien empezaron a dudar de sus propios resultados. Es decir, no se sobre calificaban; más bien, tendían a considerarse un poco menos de lo que estaban demostrando los resultados del experimento social. 

  • El problema de padecer el efecto Dunning-Kruger

Uno de los conflictos habituales se produce en el relacionamiento cotidiano con personas que se creen superiores al resto, cosa que se ve en las familias, en el trabajo y en la amistad. Esta disparidad entre lo que se es versus lo que se cree que se es, produce una distorsión en los vínculos que generalmente genera roces, críticas y discusiones.

También el verse como tales los lleva a tomar decisiones erróneas y a considerar que su elección es correcta, porque no pueden ser objetivos ante su falta de preparación o conocimiento, puesto que están cegados a su propia visión interna distorsionada.

¿Podría servir este efecto en forma positiva? En forma moderada y razonable, quizás para algunas personas les sirva de estímulo para generarse un estado de “auto bienestar psicológico” al considerarse mejor que el resto; aunque por lo general esto termina en una exageración de la auto imagen, con las consecuencias que hemos visto.

3 claves para superar el efecto Dunning-Kruger

  • Trabaja en el auto conocimiento

La fortaleza interna no proviene de tu superioridad, sino de tu consciencia. El camino del auto conocimiento te dará las herramientas para explorar internamente de dónde viene esta tendencia a sobre calificarte, cuando no es así; y podrás conciliar esto dentro tuyo para vivir en forma más libre y auténtica.

  • Desarrolla competencias en tus puntos débiles

Como explica mi maestro John Maxwell, uno de los más reconocidos referentes en liderazgo, hay que prestar una atención apropiada a las debilidades, porque si esperas corregirlas todas pasarás toda tu vida en ese proceso. En cambio, dedica el 80% del tiempo a hacer mejor lo que ya haces muy bien; el 15% a aprender habilidades que te permitan mejorar eso en lo que eres excelente; y sólo el 5% en mejorar las debilidades.

  • Pide feedback sincero y honesto

La clave es abrirte a recibir percepciones de los demás que te ayuden a mejorar. Si vives en tu burbuja creyéndote mejor que los demás, posiblemente terminarás en soledad, aislamiento y con tendencias a exagerar tus habilidades cada vez más. En cambio, la retroalimentación honesta de otras personas hacia ti será una muy buena forma de mejorar notablemente. Claro que aquí necesitas trabajar internamente en tu apertura para escuchar y adoptar los ajustes que consideres apropiados.

--

--


Lo que más gusta

Lo más destacado