¿Conoces el país budista de Europa?

¿Conoces el país budista de Europa?

Kalmukia es una de las 22 repúblicas que conforman la Federación de Rusia. A pesar de que se encuentra en la parte europea de Rusia, sus habitantes son en su mayoría creyentes del budismo… ¡Ven a conocer a Kalmukia!

¿Qué es Kalmukia?

Aunque Rusia es un país comúnmente asociado al cristianismo ortodoxo y a la famosa catedral de San Basilio, dentro de sus fronteras existen 22 repúblicas muy diferentes culturalmente, que gozan de cierta autonomía dentro del territorio.

La bandera de Kalmukia incluye una flor de loto, símbolo frecuentemente usado en el budismo. – (Photo by: Conscious).-

Estas repúblicas rusas son consideradas naciones, y generalmente hablan su propio idioma; incluso, en muchos casos profesan religiones distintas, como el budismo o el islam. De hecho, Kalmukia no es la única república rusa cuya religión principal sea el budismo, solo que es la única dentro de las fronteras europeas.

La etnia principal de los habitantes de Kalmukia son los calmucos y son personas oirates (una tribu de origen mongol). Recordando un poco el pasado, el antiguo Imperio mongol se extendió por gran parte del mundo en algún momento de la historia, y algo particular que tienen los pueblos de origen mongol es que son personas que practican el nomadismo como estilo de vida. No obstante, aunque los calmucos también tengan raíces mongoles, su llegada a Europa ocurrió mucho después de la caída del Imperio mongol. Fueron moviéndose poco a poco hasta que llegaron a este territorio cercano al Cáucaso y se establecieron allí siglos atrás.

Aunque sean un grupo étnico que lleva siglos en Europa, los calmucos mantienen notorios rasgos asiáticos. – (Photo from Wikimedia).-

Durante los siglos XVII y XVIII, los calmucos vivían de manera autónoma, y el territorio era conocido como el Kanato calmuco. Su kan (título mongol para rey), Ayuka Khan tenía una especie de convenio con el Imperio ruso donde los calmucos servían como soldados para el zar, en una época de fuertes guerras contra los turcos, mientras que el imperio les ofrecía protección a ellos; sin embargo, después de la muerte del kan, el actual territorio de Kalmukia fue invadido y anexado al Imperio ruso.

No obstante, comenzaron a ser una república autónoma después de la llegada del comunismo a las tierras del antiguo Imperio ruso. Muchos calmucos pelearon arduamente en las filas del Ejército Rojo durante la Segunda Guerra Mundial contra los nazis.

A pesar de su colaboración con la armada soviética, los calmucos, al igual que muchas otras minorías que habitaban en la URSS, (como los tártaros de Crimea y otros grupos étnicos) fueron acusados por Iosif Stalin, posiblemente de manera injusta, de colaborar con los nazis, posteriormente fueron deportados de sus respectivas tierras mientras sus autonomías fueron abolidas.

Afortunadamente, en 1959 se le permitió a los calmucos volver a sus antiguos hogares en Kalmukia; no obstante, el daño ya estaba hecho: el idioma calmuco se encontraba prácticamente prohibido debido a que toda la educación se impartía en idioma ruso, y cualquier religión que no fuese el cristianismo ortodoxo, era por lo general reprimida por el comunismo soviético, hasta el punto de que muchos templos budistas de Kalmukia fueron destruidos.

¿Son los calmucos practicantes?

Se cree que el Templo Dorado es el monumento budista más grande de Europa, se encuentra en la capital calmuca, Elistá. – (Photo by: JialiangGao).-

A pesar de muchos intentos gubernamentales para revivirlo, lamentablemente, el idioma calmuco ha ido quedando en desuso con el pasar de los años, debido a la fuerte rusificación que hubo durante los años soviéticos. Pero, afortunadamente, la religión budista comenzó a crecer nuevamente en esta república después de la caída de la URSS.

Erdne Ombadykow es el lama principal encargado de la espiritualidad en la República de Kalmukia, pero nació en Estados Unidos de un matrimonio entre dos refugiados calmucos. Poco después de cumplir la mayoría de edad, decidió convertirse en monje y sus padres lo enviaron a la India, donde conocería al dalái lama.

El dalái lama reconoció a Erdne como una reencarnación del gurú tántrico indostánico Tilopa. – (Photo by: גלגל האש).-

Erdne viajó junto al dalái lama a Kalmukia y tuvo dificultades para adaptarse en el lugar y para que la gente retomase el budismo como forma de vida;  sin embargo, años después volvió y se han construido templos budistas en todo el país. Se comenta que Erdne pasa seis meses del años en Kalmukia, como líder espiritual principal, y los seis meses restantes vive en Estados Unidos con su esposa e hijos.

Más allá de la religión

Aunque el ajedrez sea un deporte relevante en casi toda Rusia, en Kalmukia va un poco más allá: Kirsán Iliumzhínov, quien fue presidente de Kalmukia entre 1993 y 2010, también fue presidente de la FIDE (Federación Internacional de Ajedrez) y está estipulado legalmente que el ajedrez debe ser enseñado en todas las escuelas primarias; incluso, en algún momento, Moscú consideró que Iliumzhínov gastaba mucho más dinero del debido, en esta actividad.

También es importante mencionar que, aunque el calmuco se encuentra en grave peligro de extinguirse, es un idioma muy peculiar que utilizó el alfabeto antiguo uigur hasta el siglo pasado. Incluso, este idioma puede resultar tan interesante que, Ben Burtt, importante diseñador de sonido de Hollywood, se basó en este idioma para crear el “ewokés” idioma de los ewoks, criaturas peludas que viven en la luna de Endor, en el universo cinemático Star Wars.

El antiguo alfabeto uigur es de origen mongol y se escribe de arriba abajo. – (Photo from Wikimedia).-

Aunque Kalmukia tiene una historia complicada y con algunas tragedias, su gente sigue superándose mientras tratan de revivir y preservar sus antiguas costumbres, lo que hace a Kalmukia, más allá de ser la única nación budista de Europa, una de las repúblicas más interesantes de Rusia.

Con información de: Web Archive / Sputnik / Etnias del mundo / Imágenes de: Wikimedia / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia