¿Quién era Hestia en la mitología griega?

¿Quién era Hestia en la mitología griega?

Hija de Cronos y Rea, Hestia corresponde a una de las figuras más fascinantes en el marco de la mitología griega. También conocida como la diosa del hogar, el fuego y la familia, Hestia representa el arquetipo de la mujer introvertida, pacífica y cálida. ¡Te invitamos a conocer más sobre ella!

¿Quién es Hestia, la diosa del fuego y del hogar?

Hija primogénita de los titanes Cronos y Rea, Hestia es una de las diosas más influyentes en la mitología occidental, esencialmente, la griega. Es la hermana mayor de Zeus, Hera, Deméter, Poseidón y Hades, y a su vez, la personificación del fuego y el hogar, motivo por el cual recibía ofrendas y sacrificios en todos los templos divinos, incluso antes que Zeus, el dios del trueno.

A pesar de tratarse de una de las principales figuras de la mitología griega -y, posteriormente, romana-, Hestia no solía ser vista fuera del Olimpo, a diferencia de sus hermanos. Tan poco era su interés en los asuntos políticos, que cuando Dioniso fue aceptado en el Olimpo, Hestia le cedió su puesto en el oráculo de Delfos, demostrando así, una vez más, su carácter pacifista.

¿De dónde proviene su nombre?

‘Hestia Giustiniani’ – En la mitología romana, era conocida como Vesta – Fuente: Wikipedia.-

Etimológicamente hablando, el nombre «Hestia», proviene del griego antiguo, y corresponde a la traducción de palabras como «hogar»,  «fuego», o su traducción latina «vesta», haciendo alusión a la raíz indoeuropea que contiene significantes de la idea de estar, permanecer y vivir en un lugar; así como al concepto del brillo del fuego y el calor.

En este sentido, el culto de Hestia la sitúa como la diosa del fuego, el hogar, la arquitectura y la paz.

Hestia y el arquetipo de diosa virgen

De acuerdo con la escritora japonesa Jean Shinoda Bolen, en su libro, Las diosas de cada mujer: Una nueva psicología femenina, Hestia forma parte, junto con Artemisa y Atenea, del grupo de las diosas vírgenes que hacían vida en el Olimpo.

“Un arquetipo es un patrón, y cada arquetipo de diosa griega tiene características reconocibles que encajan en ese patrón. Sin embargo, una mujer es mucho más que su arquetipo o arquetipos principales. Es única, como sus huellas. Quizás tenga similitudes con otras que empiecen con la misma configuración de arquetipos, pero la familia, la cultura y la época en que vive influyen mucho en sus opciones” – Jean Shinoda Bolen, en Artemisa. El espíritu indómito de cada mujer.

A pesar de su belleza, y de las intenciones de dioses como Apolo, Poseidón y Príapo por conquistar su corazón, Hestia decidió nunca contraer matrimonio, y por consiguiente, permanecer virgen durante toda su vida.

La autora Jean Shinoda Bolen, por su parte, señala que Hestia -así como el resto de las diosas vírgenes-, no hacen alusión al concepto de virginidad «física», sino a la capacidad autónoma de no pertenecer ni entregarse por completo a ningún hombre. No necesita ni recibe su aprobación, a diferencia de deidades como Afrodita y Eros.

La introversión y el pacifismo de Hestia

La cualidad vinculada a Hestia -tanto en la mitología griega, como en cualidades presentes en cada mujer- es la introversión. Al personificar rasgos de calidez y la tranquilidad, Hestia representa a la mujer que se siente satisfecha en lugares pacíficos -muchas veces sagrados, en alusión a los templos donde se le rendía culto-, donde consigue intimidad consigo misma.

En este sentido, el arquetipo de Hestia -silenciosa y centrada en sí misma-, puede ser visualizada como una mujer sabia, encarnada en numerosas ocasiones por la anciana sabia o la figura de la bruja solitaria.

Con información de: Britannica / Ancient Edu / Letras Kairos / Etimologías / Foto: Wikimedia

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia