¡No aprendemos de los éxitos, sino de los errores!

¡No aprendemos de los éxitos, sino de los errores!

Así lo ve Mota |

Para aquellos que necesitan levantarse y seguir

‘Caerse es permitido, levantarse es obligatorio’ reza un viejo refrán por ahí. La mágica ruta con altos y bajos llamada vida, trae consigo situaciones, circunstancias y escenarios que ameritan llenarse de valor y continuar de nuevo; armarse de pies a cabeza y si es posible continuar, continuar y continuar. El objetivo trazado debe de cumplirse, no hay otro.

En ningún libro, por muchas herramientas de vida que pueda ofrecer, encontrarás en sus páginas escrito «La vida es fácil», en ninguno, de pronto sí que ¡La vida es bella! porque lo es; pero no fácil.

Cuando somos seres totalmente irreverentes y convictos a cumplir los propósitos de vida establecidos, tenemos que aprender a caer, levantarnos y avanzar. Sé que muchos se han dado por vencidos a la mitad del camino, pero recordemos que nunca es tarde para intentarlo de nuevo, amar y aprender.

A medida que vamos viviendo cada etapa en nuestras vidas, es totalmente válido que nos equivoquemos, que nos engañen, que nos ilusionemos y nos fallen. No obstante, debemos de ver las anteriores como una gran oportunidad de aprendizaje, autocorrecciones y autoevaluaciones que debemos de emplearnos. Asimismo, viviremos triunfos, victorias y momentos premium que nos harán sentir realizados y plenos. Momentos que se resumen en ser exitosos en la vida. Sin embargo, el tener éxitos en la vida no significa que no estamos propensos a equivocarnos, sino al contrario, nos equivocamos con frecuencia. La idea es aprender de los éxitos y no de los errores para poder avanzar y evolucionar.

El éxito trae consigo un contacto con la realidad que nos permite vivir en primera fila los sacrificios, los esfuerzos y hasta los sufrimientos que en ocasiones nos toca sobrellevar y que sin lugar a dudas, nos hacen más humanos, más humildes y por lo tanto transformados en mejores personas.

El aprender de los éxitos lo podemos comprender mejor desde nuestro día a día, en nuestro escenario natural, es decir desde donde habitualmente  frecuentamos: trabajo, universidad, entre otros. Recordemos que es un secreto a voces que cuando logramos el éxito y ocupamos el nivel más elevado todos son nuestros aliados y por ello nuestros primeros simpatizantes; pero basta con que cometamos un error y de inmediato notaremos que sucede.

Lo que sucede es fácil de entender y comprender, quedamos la mayor de las veces solos, solos con nuestros errores y equivocaciones. No se quiere decir que todo mundo es así, aunque crudamente una gran parte sí lo es; y es doblemente lamentable.

Asumir las responsabilidades y aceptar con madurez las equivocaciones es de personas grandes y humanas. Sin embargo, aprender de los triunfos y éxitos es de personas extraordinariamente transcendentales de manera positiva hablando.

Evitar los caminos espinosos para nuevas rutas es la tarea fundamental para poder darle un giro a nuestras metas, pero más aún cultivarse espiritualmente de las conquistas es casi ley de vida para los guerreros.

¡Y recuerda! El éxito es un cóctel con aditivos emocionales enmarcados en el empeño y la dedicación; aceptar el mismo con humildad nos hará aprender de lo vivido y no de lo alcanzado.

Daniel Mota / TW @UnTalMota / IG @UnTalMota |

Foto: Error / Shutterstock


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia