¿Jesús fue un niño normal? La pintura considerada blasfema de la infancia de Jesús

¿Jesús fue un niño normal? La pintura considerada blasfema de la infancia de Jesús

El Mesías no fue reconocido por el pueblo sino hasta cumplidos los 30 años, por ello, su infancia es un misterio para muchos… No obstante, un pintor decidió iluminar, desde su percepción, lo que pudo ser la niñez de Jesús… ¡Aquí te contamos todo!

¿Cómo fue la infancia de Jesús?

Poco se sabe sobre la adolescencia y la infancia de Jesucristo. La Biblia relata la vida y obra del Mesías de forma detallada a partir de sus 30 años, pero su infancia y adolescencia -específicamente desde los 12 años hasta los 30-, no está registrada.

Son muy escasos los textos que hablan de este período de tiempo, el más detallado e importante relata la visita de Jesús, con 12 años de edad, junto con sus padres José y María, a Jerusalén para celebrar la pascua. Un hecho que marcó un hito en la historia, pues fue la primera vez que Jesús por sí mismo dio por sentado que él era el hijo del Padre, y no el hijo de José.

Joseph Ratzinger -mejor conocido como Benedicto XVI-, escribió un libro titulado La infancia de Jesús, en el que analiza detalladamente cada uno de los textos que pretenden iluminar al público sobre cómo fue la vida de Jesús cuando era niño. En una de sus páginas, explica qué sucedió exactamente en ese icónico episodio, en el cual María y José encuentran a Jesús después de perderlo de vista durante tres días:

“Pero ¿cómo? ¿Me habéis buscado? ¿No sabíais dónde tiene que estar un hijo? ¿Que tiene que estar en la casa de su padre, en las cosas del Padre?”; (cf. Lc 2,49). Jesús dice a sus padres: “Estoy precisamente donde está mi puesto, con el Padre, en su casa”.

¿Jesús era un niño normal?

Ni José ni María comprendieron en totalidad lo que su hijo quiso decir, Ratzinger lo explica así: “Las palabras de Jesús son siempre más grandes que nuestra razón. Superan continuamente nuestra inteligencia”, sus padres terrenales no estaban preparados para entender el mensaje.

Pero la falta de comprensión de sus padres no representaba un problema para el momento. Jesús, hijo de Dios, vivió su infancia como un niño completamente normal, sin ínfulas de ser el Mesías.

“Después del momento en que había hecho resplandecer la obediencia más grande en la cual vivía, Jesús vuelve a la situación normal de su familia: a la humildad de la vida sencilla y a la obediencia a sus padres terrenales”, explicó Ratzinger en una de sus páginas.

El cuadro considerado blasfemo: Christ in the House of His Parents o The Carpenter’s Shop (1849) por el pintor John Everett Millais

El retrato de lo que pudo haber sido el taller de carpintería de José inició una revolución de malas críticas hacia el pintor Millais – Imagen: Wikipedia.-

¿Qué tiene de malo la cotidianidad?

El arte religioso es uno de los más difundidos por el mundo. Desde siempre, se acostumbró a ver a Jesús como adulto, pocas son las representaciones de su infancia. Millais decidió romper los estándares con un cuadro que retrata lo que pudo ser la cotidianidad del Mesías: acompañar a su padre a trabajar en su taller.

¿Por qué fue tan controversial? Charles Dickens, uno de los escritores ingleses más respetados, fue uno de los primeros personajes célebres en exponer su opinión negativa, escribiendo para la revista Household Words, asegurándose de demostrar su descontento, alegando que los personajes lucían famélicos, enfermos y como “si estuvieran bajo los efectos del alcohol”.

“María luce tan horrible que destacaría únicamente por su monstruosidad (…). Es un cuadro digno del peor cabaret de Francia, o de la peor tienda de Ginebra de Inglaterra”, expresó Dickens.

El escritor no fue el único en mostrar su descontento, pues muchos artistas de la época criticaron el cuadro de “medieval y retrógrado”, les parecía inconcebible que un cuadro mostrara tanto la realidad que hasta ilustrara las sobras de madera -aserrín- en el suelo.

El cuadro fue tan criticado y tan controversial, que la reina Victoria pidió que fuera llevado al Palacio de Buckingham para poder analizarlo a detalle.

Un niño lastimado y su madre ayudándolo… ¿Qué muestra la pintura?

“Es doloroso ver cómo a Jesús lo pintan como un pelirrojo flacuchento vestido con una bata sucia de dormir”, escribió Dickens -además de decir que María lucía como una alcohólica-.

El cuadro muestra una escena cotidiana: Jesús se había lastimado la mano con un clavo -situación que Millais aprovechó como mirada futurística a la crucifixión- y María lo estaba consolando.

Las críticas iniciaron una revolución artística: el movimiento prerrafaelita

El cuadro generó tanta controversia, que un conjunto de pintores decidió atacar a la hermandad prerrafaelita -una asociación de pintores, poetas y críticos ingleses, fundada en 1848 por Millais, Rossetti y Hunt-, pero no lograron nada más que el retiro de algunos pintores de la hermandad, que tenía más de 30 miembros.

Las críticas fueron tan poderosas y los ataques tan fallidos que lograron que el movimiento prerrafaelita ganara fama y calara en el público, comenzando la revolución artística de unificar las relaciones entre la modernidad, el realismo y el mundo medieval en las artes.

Si quieres leer el libro de Benedicto XVI sobre la infancia de Jesús, haz clic aquí.

  • Me encanta 6
  • Me divierte 2
  • Me asombra 5
  • Me entristece 0
  • Me enoja 2



Es tendencia