‘La muerte de Marat’, una obra que plasma la realidad social de la Revolución Francesa

‘La muerte de Marat’, una obra que plasma la realidad social de la Revolución Francesa

Durante la Revolución Francesa el arte se empleó como una estrategia de propaganda política. Las pinturas se encargaron de plasmar la realidad social y las exclamaciones del pueblo, dejando así para la posteridad obras sobre hechos que marcaron una pauta; tal como lo fue ‘La muerte de Marat’.

Ficha técnica 

Nombre: La mort de MaratLa muerte de Marat

Autor: Jacques-Louis David

Año: 1793

Técnica: Óleo sobre lienzo

Género: Histórico 

Estilo: Neoclasicismo

Tamaño: 165 cm × 128 cm​

Localización: Museo Real de Bellas Artes, Bruselas, Bélgica

La muerte de Marat (La mort de Marat) es una pintura de estilo neoclásico, obra de Jacques-Louis David y una de las imágenes más famosas de la Revolución francesa. (Wikimedia).-

¿Quién fue Marat?

En 1789, gracias al disgusto -entre otras cosas- que había en la población hacia la riqueza de la monarquía, el pueblo francés se subleva en busca de una mayor igualdad social y da inicio a la Revolución Francesa. Durante la época, la ilustración como forma de expresión cobró fuerza y muchos filósofos y escritores partieron a París para compartir sus ideas. 

Jean-Paul Marat era un médico y científico que se vio conmovido por la causa revolucionaria y dejó de lado su profesión para luchar por la libertad de ideas. Fundó el periódico L’Ami du peuple -«El amigo de la gente», en español-, fungió como periodista y fue líder de los jacobinos, uno de los grupos más radicales de la revolución. 

Marat, a través de su medio, denunció a los opositores del movimiento francés, e incluso a otros revolucionarios. Su posición política y constantes críticas a la élite lo hicieron vulnerable ante el ojo público; en 1790 evitó un arresto y en 1792 tuvo que esconderse porque su vida corría peligro.

Asesinato

El 13 de julio de 1793, Marat estaba en su casa cuando recibió una visita inesperada. Su esposa le dijo que una dama llamada Charlotte Corday necesitaba verlo y tenía información sobre un grupo de girondinos -grupo revolucionario opuesto a los jacobinos- prófugos. 

El líder de los jacobinos se encontraba en su tina de baño, en la cual debía permanecer por tiempo prolongado debido a una enfermedad cutánea. La bañera había sido modificada para funcionar como escritorio y lograr así que Marat pudiese trabajar; en esas condiciones recibió a Corday. Luego de conversar, la mujer -quien era simpatizante de los girondinos- acuchilló a Marat en el corazón. El hombre moribundo clamó por su esposa, que poco pudo hacer para evitar su muerte. Charlotte Corday fue atrapada y encarcelada. 

Jacques-Louis David era uno de los mayores artistas de Francia, exponente del neoclasicismo e íntimo amigo de Marat. A él se le encomendó la labor de organizar el funeral y retratar el deceso del líder de los jacobinos, grupo al que también pertenecía.  

La pintura sobre los hechos

La obra de Jacques-Louis retrató la muerte de su amigo en una forma teatral y bajo el estilo neoclásico que lo caracterizó. Se muestra el cadáver del difunto en la bañera, ensangrentado, con una pluma en un brazo desplomado y un papel en la otra mano; en el papel está escrito -en francés- la fecha del deceso, el nombre de la asesina y “es suficiente que yo sea muy desafortunada para tener derecho a tu benevolencia”.

Como toda obra del neoclasicismo, la composición está muy cuidada. Marat y la bañera conforman un plano horizontal en donde el cuerpo recibe una luz directa. El cadáver está rodeado de distintos utensilios que conformaron sus últimos momentos: el papel, la pluma, la caja que funge como escritorio y el arma asesina… todo equilibrado de manera perfecta con el fondo vacío que representa cómo se escapa su virtud. El rostro de Marat plasma sus últimos suspiros y la transición de la vida a la muerte.  

La obra sirvió como propaganda durante la revolución, aunque con su final, la pintura pasó a un segundo plano en donde se desconoció por varias décadas su paradero. A mediados del siglo XIX, ingresó a la colección que se presenta en el Museo Real de Bellas Artes de Bruselas, Bélgica, en donde todavía se exhibe.

Con información de My Modern Met / Historia Arte / Arte Historia / Foto: Wikimedia

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia