Armonías estelares: La ciencia ficción en la música

Armonías estelares: La ciencia ficción en la música

La ciencia ficción no solo es cosa de cine e historietas. También, tiene un gran impacto en la música. Muchos compositores la utilizan para crear obras que van desde las sinfonías hasta las batallas de rap.

Si las predicciones de Philip K. Dick fuesen correctas, para el inicio de la nueva década los androides ya soñarían con ovejas eléctricas. Aunque esta afirmación no fue del todo cierta, vivimos en un futuro donde lo tangible es controlado por cables de cobre y, lo intangible por ondas invisibles. Para escritores, músicos y cineastas, era solo un sueño pero, para nosotros, es la realidad.

Conocida hace siglos como ficción especulativa, la ciencia ficción es un género literario caracterizado por hechos científicos o técnicos que podrían acontecer en el futuro. A pesar de que no todos los elementos famosos son acertados, como las Hoverboards y los autos voladores de Volver al futuro II, la trascendencia del género es palpable.

Algunos postulados, que aplicaban solo en un mundo de fantasías digitales, se mantienen como leyes hasta el día de hoy. Ejemplos claros son las leyes del avance científico de Arthur C. Clarke (saga Odisea en el espacio) y las leyes de la robótica de Isaac Asimov (Yo, robot y El hombre bicentenario).

Estos viajes a las estrellas y peleas de robots, no se limitan a la literatura. Tanto el cine (George Lucas, Ridley Scott), como la pintura (futurismo de 1910), han demostrado ser grandes lienzos para esta tendencia. Sin embargo, es en la música donde puedes ver las estrellas y los autos voladores mientras tienes los ojos cerrados.

Sonidos cósmicos

El cosmos ha logrado inspirar a grandes compositores de música clásica. Como Richard Strauss y Gustav Holst – Imagen: Pinterest.-

Al pensar en ciencia ficción seguramente imaginas rayos láser, aliens o cruzar el corredor de Kessel en menos de 12 pársecs. Pero, hay piezas de música clásica que evocan a la profundidad de las estrellas.

El poema sinfónico de Richard Strauss Also sprach Zarathustra, Op.30, famoso por su aparición al inicio de 2001: Una odisea en el espacio, sirve como transporte a la infinidad del cosmos, igual que su versión funk de 1973 por Eumir Deodato.

La suite de siete movimientos The Planets, Op. 32, del inglés Gustav Holst es otro aporte académico para la vida en las estrellas. Luego de crear obras inspiradas en poemas hindúes, Holst vio a las estrellas desde un punto de vista astrológico, y creó siete movimientos que representaban la personalidad de cada uno de los planetas en el sistema solar, sin incluir a la Tierra. La pieza «Mars, the Bringer of War» que abre paso a la sesión cosmonáutica, sirvió como inspiración para el compositor John Williams a la hora de crear «The Imperial March (Darth Vader’s Theme)» de Star Wars Episode V: The Empire Strikes Back.

Un dato curioso: la composición del film La guerra de las galaxias (1977) es, según el American Film Institute, la mejor banda sonora de una película americana en toda la historia.

Éxito intergaláctico

Además de las composiciones clásicas y la música underground, la ciencia ficción ha estado presente en los charts de canciones más sonadas a lo largo de la historia – Imagen: Pinterest.-

En un contexto más comercial, otros tópicos de la ciencia ficción, como el amor sideral y los superhéroes, han generado sus propios himnos musicales. Por ejemplo:

  • Noel Gallagher viajó por el espacio con su chica en «Champagne Supernova», el tema que cierra el clásico álbum de Oasis (What’s the Story) Morning Glory? de 1995.
  • Freddie Mercury y Brian May compartieron micrófonos cuando grabaron el icónico «Flash Theme» para la película Flash Gordon de 1980.
  • Frank Sinatra fue la primera persona en sonar fuera del planeta. La versión de 1964 «Fly Me to the Moon», fue reproducida por Buzz Aldrin luego de pisar la Luna en la misión del Apolo 11 en el año 1969.
  • Black Sabbath se llevó a una chica de viaje por el universo en «Planet Caravan», parte de su exitoso disco Paranoid. La banda de heavy metal Pantera realizaría este mismo viaje años después.

Aunque no tan conocida, una de las exposiciones más importantes de la ciencia ficción en la música ocurrió en el año 1956 con «The Flying Saucer» de Buchanan & Goodman. Un tema novedad, es decir, sin ninguna estructura cercana a un género específico, donde Buchanan interpretaba a un locutor de radio y Goodman a un reportero; ambos, estaban presenciando el aterrizaje de un platillo volador.

Este trabajo podría interpretarse como un experimento al estilo de La guerra de los mundos de Orson Welles… si no hubiese más de 15 extractos de otros temas comprimidos en sus 7 minutos. Las voces alienígenas, pequeños incisos de radio, incluso parte del discurso del locutor y el reportero son fragmentos de canciones de la época.

Debido a un altercado con los representantes de las compañías donde estaban registradas las grabaciones sampleadas, «The Flying Saucer» fue llevado a un juicio. El magistrado a cargo del caso, el Juez Henry Clay Greenberg, se puso de lado de Buchanan & Goodman y estableció que la decisión era:

«Los demandados (Buchanan y Goodman) de manera artística y ocurrente idearon interesantes grabaciones novedosas, que utilizan porciones de otras grabaciones de artistas exitosos que solo están bajo contrato exclusivo de los demandantes (compañías discográficas)… pero esta corte no es apta para determinar si los demandados excedieron los límites permisibles de la competencia justa».

Hip hopera espacial

Deltron 3030 es un supergrupo de hip hop formado en el año 2000. Su primer disco ‘Deltron 3030’ es uno de los más importantes de la música urbana – Imagen: Pinterest.-

En el año 2000, el legendario productor de hip hop Dan the Automator (Daniel Nakamura), el rapero Del the Funky Homosapien (Teren Delvon Jones) y el DJ Kid Koala (Eric San) se unieron como supergrupo para crear un disco que revolucionaría la historia del hip hop. El sonido del espacio y la poesía del cosmonauta urbano se tangibilizaron en Deltron 3030.

Del encarna al antihéroe Deltron Zero, un exmilitar que luchaba dentro de una armadura mecatrónica. Pero, en el año 3030 la industria lo controla todo, lo que queda sobre la faz de la tierra son solo eternos desiertos llenos de caníbales que rodean enormes metrópolis al estilo del cómic Transmetropolitan de Warren Ellis. Así que, con una personalidad subversiva y carismática, comenzó una carrera como justiciero independiente.

A lo largo del disco, presenciamos una línea argumental narrada por Del. En su cualidad de soldado insurgente, escapa de una condena a muerte para comenzar con una revolución en la sociedad de 3030. Primero, intenta participar en varias batallas de rap intergalácticas. Luego, crea un virus para destruir al status quo desde adentro. Y, al final, aunque fallido en su plan de levantar una revolución, su imagen y su idealismo quedan marcados en las mentes de los jóvenes.

Dan the Automator no solo crea una ambientación con trozos de otras piezas, sino que se toma la tarea de recrear producciones sinfónicas que siguen la línea de la tecnología como herramienta para la insurrección.

El álbum está lleno de pequeños interludios que funcionan para ambientarnos en la metrópolis. Damon Albarn, de Blur, hace la voz de una grabadora del Banco Mundial. Prince Paul actúa como DJ de radio que invita a las batallas de Deltron; y Mark Bell es un vendedor ambulante llamado Jeffrey Hull. Deltron 3030 se vuelve un collage de urbanismo futurista combinado con distopías a punto de caer.

Otras obras recomendables son Dr. Octagonecologyst, de Dr. Octagon y There Existed an Addiction to Blood de clipping. Pero, todos los sueños que los artistas tienen con el infinito vacío espacial, así como los secretos que alberga su inspiración, aún están por descubrirse.

Existen dos posibilidades: que estemos solos en el Universo, o que estemos acompañados. Ambas son igualmente aterradoras.

Arthur C. Clarke.

Con información de: Wikipedia, Definicion.de, The Art Story, Peoplepill, Musicweb, AFI, Songfacts, Encyclopedia of Recorded Sounds, Pitchfork | Foto: Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia