El aloe vera, la versatilidad de una planta

Jul 17, 2017 | Bienestar - Salud - Vida

Por Erika de Paz |

La sábila, conocida también como aloe vera, es la reina de las plantas medicinales. Su fama se ha debido, fundamentalmente, a su asombroso poder para curar quemaduras. Por ello, tener una sábila en nuestro hogar es poder contar con una suerte de botiquín de primeros auxilios, al que podemos recurrir en caso de accidentes en la cocina, o luego de insolarnos en la playa. Existen personas que, además de tenerla como elemento decorativo, le amarran una cinta roja y la usan para atraer abundancia a sus vidas. Pero más allá de brindar fortuna y curar heridas, esta planta originaria de África esconde un sinfín de beneficios para nuestra salud.

El aloe vera es muy bondadoso. Cualquiera, hasta aquellos con “mala mano” para las plantas, puede tener una sábila en su casa: son muy resistentes. Dentro de sus hojas carnosas encontramos una especie de gel repleto de vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes que resultan maravillosos para nuestro organismo. Sólo debemos tomar una penca, “pelarla” y extraer su pulpa. Lo más importante es lavarla bien para eliminar la sustancia amarilla llamada aloína que, además de ser bastante amarga, es laxante.  De esta manera, obtenemos un material transparente sin olor ni sabor, pero sí lleno de vitaminas como la A, B, C y E, y muchos nutrientes.

Esta planta actúa como un remedio natural poderoso para curar quemaduras y cortadas gracias a sus propiedades analgésicas y astringentes. Además, tiene cualidades  cicatrizante y antiinflamatoria que influyen de manera positiva en la recuperación de las heridas. Una de las formas más comunes de utilizarla, es aplicando su pulpa de manera tópica. Muchos creen fielmente en su poder para difuminar cicatrices, y para aliviar el escozor producto de picadas de insectos.

También constituye uno de los secretos de belleza de muchas mujeres, ya que humecta la piel y evita su envejecimiento, a la vez que la desinfecta y combate los problemas de acné. De allí que la industria cosmética se haya valido de ella para elaborar, entre otras cosas, champús y cremas. Por otra parte, sirve  para tratar las úlceras bucales. Y según algunos estudios, el enjuague bucal con aloe vera es tan eficaz como la clorhexidina para eliminar la placa dental.

Pero esta planta también se puede ingerir. Gracias a sus vitaminas y minerales, permite fortalecer nuestro sistema inmunológico. Además, es depurativa y sirve para desintoxicar el cuerpo. Asimismo, favorece la digestión debido a su gran cantidad de enzimas, y es un excelente remedio para combatir los problemas digestivos. Algunas investigaciones aseguran que su consumo regula la glucosa, así como los niveles de triglicéridos en la sangre. Igualmente, actúa como antihistamínico, pues dilata los bronquios; y es un potente antiviral. Por otro lado, sus propiedades antimicóticas curan y alivian los síntomas de la candidiasis vaginal. Desafortunadamente, en las mujeres embarazadas y aquellas en período de lactancia está contraindicado su consumo.

No dejes que esta planta sólo sirva para adornar tus balcones; aprovecha las maravillosas propiedades que esconden sus hojas. Por algo ha sido utilizada durante años para curar y embellecer. Actualmente está siendo usada en la gastronomía: algunos cocineros en España han inventado platos en los que el aloe vera es el protagonista. La versatilidad de esta planta se pierde de vista, seguro en poco tiempo se descubrirán más beneficios.

Por: Erika De Paz | IG @ERIKADPS | Foto: Aloe Vera Shutterstock

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0