Sonita Alizadeh: la rapera afgana que alzó la voz para no ser vendida

Sonita Alizadeh: la rapera afgana que alzó la voz para no ser vendida

La venta de mujeres, incluso de niñas, a hombres mayores, sigue ocurriendo regularmente en Afganistán, y Sonita Alizadeh estuvo a punto de ser parte de esta terrible tradición, ya que su familia estuvo a punto de venderla. Pero ella tenía mucho que rapear al respecto… ¡Conoce su historia!

Aunque en la actualidad muchos padres siguen vendiendo a sus hijas a pesar de ciertas prohibiciones gubernamentales, la situación era peor durante los años talibanes de Afganistán. De hecho, en el caso de Sonita primero consideraron venderla a un hombre mayor como esposa, cuando tenía diez años, algo que ella dice que no entendía mucho a esa edad.

Afortunadamente, al poco tiempo su familia decidió huir a Irán; Sonita cuenta la anécdota de que se toparon con un soldado talibán, quien les pedía dinero por traspasarlos a la frontera, con la amenaza de que ella y su hermana serían secuestradas en caso de no pagar. Sonita cuenta a CNN que en esta experiencia en particular fue cuando por primera vez se sintió como un objeto, o “propiedad”.

Sonita Alizadeh creció en Herat, Afganistán bajo el régimen talibán.

La artista también recuerda que durante sus años en Afganistán veía a sus compañeras llegar a clases con golpes, debido a que se enfrentaban a sus familias por querer obligarlas a casarse desde muy temprana edad.

Eventualmente algunas de esas niñas desaparecían porque habían logrado casarlas con hombres mucho mayores, quienes lógicamente querían hijos. Sonita agrega una frase en particular para englobar la terrible situación: “niños teniendo niños”.

Aunque pueda sonar irónico, en Irán su vida se vio más calmada y Sonita comenzó a rapear, haciendo canciones que condenaban la venta de mujeres. La artista cuenta que sus mayores influencias musicales son Eminem y el rapero iraní Yas, quien curiosamente fue el primer artista rap con permiso para presentarse legalmente en el país islámico.

Después de una terrible conversación con su madre, Sonita publicó una canción llamada «Brides for Sale» (esposas a la venta), acompañada de un video, en el cual se le puede ver con un código de barras en la frente, mientras denuncia las atrocidades que se hacen en nombre de la sharia, alegando además que vender a los hijos no es algo que aparezca en el Corán. Gracias al tema, la música de Sonita se hizo popular en Afganistán e incluso la hizo dar a conocer en Occidente.

Además de recibir un premio de mil dólares por el video de «Brides for Sale» («Daughters for Sale»), el tema hizo que Sonita fuese notada por el Grupo Strongheart, el cual ayuda a personas con problemas sociales.-

Sonita envió el dinero a sus padres y gracias a la organización se le ofreció una beca en Estados Unidos para estudiar, pero la razón por la que ella decidió escribir el impactante tema fue porque su familia planeaba venderla nuevamente

La madre de Sonita había regresado a Afganistán, pero cuando fue a Irán a visitarla, le dijo que debía volver a su país porque un hombre la esperaba para casarse; por si toda esta situación no fuese lo suficientemente deshumanizante, la razón más específica por la que querían casar a Sonita era básicamente porque su hermano debía pagar una dote de 7 mil dólares, así que los padres de Sonita la venderían a ella por 9 mil, asegurando así la compra de la futura esposa de su hijo.

En 2016 se presentó un documental sobre su vida en el Festival de Cine Sundance – Imagen: IMDb.-

Aunque Sonita debió pasar un tiempo en Teherán hasta que su visa estudiantil americana fuese aprobada, afortunadamente pudo escapar a Estados Unidos, información que ocultó a sus padres hasta que llegó a Norteamérica.

En la actualidad la artista se encuentra estudiando en Estados Unidos y su vida es notablemente mucho mejor, pero ha alegado que desea volver a Afganistán y protestar presencialmente contra tan arcaica tradición…

¿Qué ocurre en Afganistán?

Afganistán continúa teniendo serios problemas con el terrorismo, herencia de las muchas guerras y del brutal régimen talibán – Imagen: Wikimedia.-

Además del terrorismo, muchos de los problemas residen en el área social: según la ONU, hasta el 15% de las mujeres afganas son casadas siendo menores de 15 años, y se estima que entre el 60% y el 80% son matrimonios forzosos. De hecho, Sonita alegó que no le guarda rencor a su madre por querer casarla, ya que ella tuvo un destino similar y no conoció a su esposo hasta el día de su boda.

En la actualidad Sonita continúa haciendo música y comentó hace unos años que su familia la apoya.-

Sin embargo, aunque la historia de Sonita haya tenido un desenlace positivo, la historia de muchas mujeres afganas (especialmente niñas) es bastante diferente, así que no se puede ignorar que situaciones así ocurren todavía en el mundo; por lo que Sonita alienta a las mujeres de su país a protestar y pelear con sus familias en contra de los matrimonios forzados, pero especialmente las incentiva a que se hagan escuchar, tal y como hizo ella…

Con información de: CNN / IMDb / Last.fm / Fotograma: Youtube

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia