¿Por qué sangramos por la nariz? Conoce las causas más comunes

¿Por qué sangramos por la nariz? Conoce las causas más comunes

Algunas personas sufren de hemorragias nasales recurrentes y no conocen las causas ni la problemática que estas traen consigo. Las hemorragias nasales o la sangre por la nariz, son la pérdida de sangre del tejido que recubre el órgano, normalmente este sangrado ocurre con más frecuencia en sola fosa.

La nariz contiene una gran cantidad de vasos sanguíneos diminutos que sangran fácilmente. El aire que se mueve a través de la nariz puede secar e irritar las membranas que recubren su interior, por lo tanto, se pueden formar costras que sangran cuando se rompen.

La mayoría de estas hemorragias ocurre en la parte frontal del tabique nasal, el pedazo de tejido que separa los 2 lados de la nariz. Este tipo de hemorragia puede ser fácil de detener para un profesional entrenado. Con menos frecuencia, las hemorragias nasales se pueden presentar en la parte alta del tabique o en una parte más profunda de la nariz. Estas hemorragias pueden ser más difíciles de controlar; sin embargo, las hemorragias nasales rara vez son potencialmente mortales.

Las causas más comunes del sangrado nasal son: Irritaciones debido a alergias, resfriados, estornudos o problemas sinusales; aire muy frío o seco, sonarse la nariz con mucha fuerza, o hurgarse la nariz, alguna lesión en la nariz, incluso una fractura de nariz o un objeto atascado; tabique desviado, irritantes químicos y abuso de los aerosoles nasales descongestionantes.

Las hemorragias nasales repetitivas pueden ser un síntoma de otra enfermedad, como hipertensión arterial, un trastorno hemorrágico o un tumor de la nariz o de los senos paranasales. Los anticoagulantes también pueden ocasionar o empeorar una hemorragia nasal.

Si una persona tiene un sangrado nasal debe mantener la calma, luego debe sentarse e inclinarse levemente hacia adelante. Mantener la cabeza por encima del corazón enlentecerá el sangrado. Es importante que se incline hacia adelante para que la sangre drene por la nariz y no por detrás de la garganta. Si se inclina hacia atrás, es posible que trague la sangre. Esto puede provocar irritación en el estómago.

La persona afectada puede usar el dedo pulgar y el índice para apretar la parte suave de la nariz. Esta área está ubicada entre el extremo de la nariz y la protuberancia rígida de hueso que forma el puente de la nariz. Debe continuar apretándose la nariz hasta que se detenga el sangrado e incluso cinco minutos después. Si aún sigue sangrando, apriétela nuevamente durante otros 5 a 10 minutos. Una vez que se detenga el sangrado, la persona debe evitar inclinarse o sonarse la nariz.

En caso que la hemorragia sea recurrente o sea por alguna otra causa es importante contactar a un profesional de la salud y estudiar el caso mucho más a fondo.

Por Maria Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de: Medlineplus.gov   |     Familydoctor.org


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    1

  • Me entristece
    1

  • Me enoja
    1



Es tendencia