San Jorge, el santo mártir cristiano que mataba dragones

San Jorge, el santo mártir cristiano que mataba dragones

Es patrón de incontables ciudades cristianas alrededor del mundo, pero también es venerado en países musulmanes. Provenía de Capadocia y según la leyenda llegó a ser un soldado de confianza del emperador romano Diocleciano; no obstante, lo más interesante es su batalla con un feroz dragón… ¡Conoce a San Jorge!

Cuenta la leyenda que era hijo de un importante general del ejército romano, lo que le permitió convertirse en guardia personal del mismísimo emperador Diocleciano, a pesar de ser un devoto cristiano. Todo esto en tiempos donde el Imperio romano continuaba siendo profundamente politeísta o “pagano”. Sin embargo, su leyenda más interesante –y por la que es más recordado- habla de su batalla con una feroz bestia, y cómo aun enfrentándose con ella, su verdadera meta siempre estaba relacionada a su creencia cristiana…

El santo matadragones

San Jorge representado por Hans von Kulmbach – Imagen: Wikimedia.-

Existía un pueblo en el Imperio romano que tenía que lidiar con un temible dragón (en Oriente se cree que era la actual ciudad de Beirut), pero lo cierto es que el territorio tenía un lago muy cerca y justo ahí vivía la bestia. Los lugareños, para ahuyentarlo y poder acceder al agua, le entregaban su ganado para saciarlo, pero llegó el momento donde se quedaron sin nada que ofrecerle, y entonces debieron darle personas vivas…

Los sacrificios humanos eran escogidos al azar, y un día la elegida por la suerte fue nada menos que la princesa del lugar, hija única del rey…

Jorge (quien lógicamente no era “santo” todavía) estaba pasando por el lugar, donde escucha que la única heredera está a punto de ser devorada por un aterrador dragón, así que el soldado promete salvarla en nombre de Jesús.

Tras una intensa batalla, Jorge logra vencer a la bestia y rescatar a la princesa; sin embargo, ya que al parecer desde esa época los cristianos buscaban evangelizar, él ata al dragón y lo lleva al pueblo: los lugareños estaban aterrados cuando lo vieron, pero él aseguró que el poder de Cristo lo había vencido y que si todos se convertían al cristianismo él acabaría con la bestia, logrando así que los habitantes del lugar comenzaran a profesar la relativamente nueva fe.

El rey estaba muy agradecido por la salvación de su hija y quería agradecerle a Jorge, pero él alegaba que todo se debía a Jesús y no quería aceptar los obsequios que le ofrecían. Finalmente aceptó una remuneración monetaria, pero lo donó todo a la caridad.

San Jorge venciendo al dragón representado en un fresco georgiano  – Imagen: Wikimedia.-

Con el pasar de los años, la leyenda de San Jorge y el dragón se ha convertido en una historia popular en múltiples lugares del mundo, y de hecho cada uno de estos territorios consideran la historia como suya, haciendo que haya iglesias y catedrales dedicadas al santo en muchísimos lugares del planeta. De hecho, tiene su propio día, el 23 de abril. Además, se dice que San Jorge es incluso venerado en territorios no cristianos.

La narración podría ser una de las primeras historias de un dragón atacando a una princesa, pero probablemente haya sido inspirada por leyendas más antiguas, como el sacrificio de Andrómeda de la mitología griega, o el rapto de la diosa mesopotámica Ereshkigal, quien es secuestrada por un dragón que la lleva al inframundo.

Otros estudiosos consideran que la simbología detrás de la historia, busca decir que el dragón era una materialización de Satanás o del mal en general, y que San Jorge era una especie de representación de Jesús o del poder de la fe. De hecho, se dice que San Jorge también está basado en San Miguel Arcángel, una de las figuras más importantes en las tres religiones abrahámicas.

Un mártir

Cabeza de lo que fue una estatua de Diocleciano, hoy en día en un museo de Estambul – Imagen: Wikimedia.-

Aunque no hay prueba histórica de la existencia de San Jorge, la leyenda sitúa su vida en los tiempos del emperador Diocleciano, a quien la historia recuerda como uno de los mayores persecutores del cristianismo y sus respectivos creyentes. El líder romano tenía como meta eliminar a toda costa esta nueva religión. Curiosamente, poco después de su muerte, el Imperio romano se convirtió definitivamente a esta creencia.

Volviendo a San Jorge, como ya sabemos, Diocleciano quería eliminar a los creyentes de Jesús de Nazaret como fuese, así que según cuenta la leyenda, San Jorge fue mandado a decapitar por el máximo líder romano, convirtiéndose así en un mártir para el cristianismo.

Se piensa que el diseño de la Casa Batlló de Barcelona, obra arquitectónica realizada por Antonio Gaudí, está basada en la leyenda de San Jorge y el dragón – Imagen: Wikimedia.-

A diferencia de otros santos, San Jorge no es el patrón de algún gremio en particular, ni es alguien al que le rezas para conseguir una pareja, San Jorge era un “matadragones”, una labor mítica que no esperarías de un mártir cristiano.

Con información de: National Geographic / TV Tropes / Tv Tropes / Christian Iconography

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia