No todas son iguales: conoce a Equidna, la ninfa monstruosa

No todas son iguales: conoce a Equidna, la ninfa monstruosa

La mitología griega describe a las ninfas como deidades de menor rango y se hace énfasis en su despampanante belleza; sin embargo, no todas eran así, pues existe un caso particular, el de Equidna, una ninfa que también era un monstruo… ¡Conócela!

Primero, debemos recordar quiénes eran las icónicas ninfas de la mitología griega, las cuales eran diosas de menor rango y siempre representadas o descritas como seres femeninos con una belleza inmensurable. Generalmente son asociadas a fenómenos o lugares específicos de la naturaleza, incluso, existen categorías y subcategorías de ellas

Tenemos a las ninfas terrestres, donde encontramos varios tipos de ellas como las alseides, deidades de las arboledas o las napeas, ninfas de los valles.

‘Ninfas y sátiro’ (1873) pintura de William-Adolphe Bouguereau – Imagen: Wikimedia.-

Podemos también leer sobre ninfas acuáticas, como las náyades, quienes eran las del agua dulce, las pegeas de las cascadas o las oceánidas de los ríos y las oceánides del mar o agua salada. Como ellas, existían muchas otras, pero Equidna, nuestra protagonista, era algo radicalmente diferente.

El misterioso origen de Equidna

No se sabe exactamente quiénes fueron sus padres, lo cual es algo relevante en la mitología para entender su apariencia. Algunos dicen que nació de la sangre de Medusa y otras leyendas consideran que es hija de Gea (la diosa Tierra) con Tártaro (el inframundo griego), lo que explicaría su gran poderío… ¿Pero por qué es una ninfa?

Pues, otras de las leyendas de su nacimiento describen que es hija de Crisaor (nacido en otra leyenda de la sangre de Medusa) y de Calírroe, una ninfa acuática, lo que tendría más sentido pues Equidna era una mujer hermosa, al menos en su cuerpo superior, pues su anatomía inferior era la de una monstruosa serpiente.

Representación de Equidna – Imagen: Pinterest.-

Equidna quien ya tenía una apariencia aterradora decide juntarse romántica, o sexualmente hablando, con nada menos que Tifón, un monstruo alado, hijo de Gea y Tártaro, capaz de escupir fuego y lava por su boca y como su nombre lo dice, también con la habilidad de crear huracanes; y como bonus a su ya intimidante apariencia, también tenía serpientes por todo su cuerpo, mientras sus alas eran las que provocaban tempestades y terremotos.

Es así como Equidna y Tifón se convierten en lo que probablemente sería la pareja más terroríficamente poderosa de la mitología griega.

La madre de todos los monstruos

Representación de Tifón – Imagen: Greek Myth Wikia.-

La peligrosa pareja de Equidna y Tifón engendran a los que se convertirían en los monstruos más importantes y aterradores de la mitología griega: Cerbero el perro de tres cabezas del inframundo; la Quimera, bestia con cuerpo de una cabra, cola de una serpiente o dragón y la cabeza de león; la famosa Hidra de Lerna, monstruo de varias cabezas que cada vez que se cortaba una crecía otra; el león de Nemea y la cerda de Cromión, entre otros.

Aunque varias de estas bestias fueron vencidas o asesinadas por Heracles, el hecho es que Equidna se había convertido en la madre de todos los temidos monstruos de la Grecia mítica. Sorprendentemente, se dice que con sus hijos la ninfa monstruosa era una mujer cariñosa y maternal, pero esa sería una cualidad que solo mostraría con su familia…

Después de la titanomaquia, la guerra donde los dioses, liderados por Zeus, finalmente derrocan a los titanes, Tifón y Equidna deciden tomar venganza por esas deidades que eran sus hermanos: planean tomar el Olimpo.

Afortunadamente, la peligrosa pareja es derrotada por Zeus y Tifón es encerrado bajo el monte Etna, pero la feroz Equidna continúa libre…

La extraña relación entre Equidna y Heracles

Aunque no hay certeza cronológica de cómo pasaron los hechos, eventualmente Heracles derrota a varios de sus hijos, así que se piensa que Equidna secuestra a Alcmena, la madre de él (en otras leyendas se dice que en realidad fue su ganado y no Alcmena), pero siempre desemboca que el mismo Heracles, el asesino de los hijos de Equidna, la busca para enfrentarla.

Equidna accede a devolver lo que se ha robado de él, pero le pide a cambio que tenga relaciones sexuales con ella, así que paradójicamente, Heracles, quien ya había derrotado a gran parte de la descendencia de Equidna, ahora se convierte en el padre de otros tres hijos de ella, Agatirso, Gelono y Escites…

Escultura de Equidna en el Parque de los Monstruos en Italia – Imagen: Wikimedia.-

Aunque algunos consideran que era inmortal, muchos relatos sostienen que finalmente Equidna es asesinada. Ciertas versiones relatan que es el mismo Heracles quien logra aniquilarla tiempo después, pero por lo general se cuenta que fue Argos Panoptes, el gigante de cien ojos, el que logra matarla después de todo, poniendo fin así a todo el terror desatado por la legendaria ninfa monstruosa…

Con información de Hablemos de mitologías / Sobre Grecia / Wikipedia

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 7
  • Me entristece 0
  • Me enoja 2



Es tendencia