Menú
Jenny Saville: 9 datos de la artista viva más cotizada

Jenny Saville: 9 datos de la artista viva más cotizada

Jenny Saville no está interesada en lo comúnmente bello. Al contrario, le interesa incomodarte, creando pinturas que muestran cuerpos en estados que mucha gente no desea ver. El resultado de su visión del mundo y su indiscutible talento la convirtieron en la artista más cotizada de la actualidad…

  • Jennifer Anne Saville nació el 7 de mayo de 1970, en Cambridge, Inglaterra. Ha afirmado que de pequeña siempre quiso ser artista y su tío fue una de sus más grandes influencias. Con él viajaba a Italia y paseaba por museos observando las obras clásicas de Tiziano y Caravaggio, además la entrenaba haciéndole pintar una figura en la pared durante todo el año, solo para que prestara atención a cómo las diferentes luces del día rebotaban en la superficie. 
  • Para costearse los estudios universitarios trabajó como camarera. Su formación incluye un paso por la Glasgow School of Arts, una beca de un semestre en la Universidad de Cincinnati y la culminación en la Slade School of Fine Arts. Por esta época conoció al coleccionista Charles Saatchi, quien compró toda su obra en los 90 y tenía contacto directo con el círculo de los Young British Artists, un grupo del cual Saville pasaría a formar parte.
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por @jennysaville

  • El estilo pictórico de Jenny Saville se centra en el desnudo femenino, un género que siempre ha llamado su atención. Durante una estancia en la ciudad de Nueva York en 1994, pudo presenciar una cirugía plástica y observó una imagen tan grotesca como interesante: el cirujano metió un puño completo en el pecho de una mujer. Aquella bizarra pero real situación la hizo sentir especialmente atraída por las deformaciones, la alteración de la piel y la ambigüedad del cuerpo humano.
  • Para pintar, Saville se utiliza más que todo a sí misma, aunque también retrata a otras mujeres y, en menor medida, a hombres. La mayoría de las veces que se autorretrata toma un registro fotográfico de su cuerpo y luego usa la imagen para pintar. Una cosa curiosa es que la mayoría de sus obras son de gran tamaño; lienzos de gran extensión. La artista entendía que vender obras de gran extensión era más complicado, pero al respecto a comentado que “no lo puede evitar”.
  • Para obtener las deformidades, la pintora presiona su cuerpo en una superficie y presta especial atención a cómo la carne cuelga y se percibe flácida. En 2002, colaboró con el fotógrafo Glen Luchford para fotografiarse presionando su cuerpo a un cristal y moviendo el material para obtener las distintas expresiones. Aunque ella pretendía llevar las fotografías a la pintura, al final decidió exhibir las fotos y no hacer más nada, porque las consideró en sí mismas obras de arte.
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por @jennysaville

  • Luego de tener a sus hijos, Seville centró su atención en imágenes menos grotescas; sin embargo, en su obra se pueden encontrar percepciones o muy explícitas o muy cotidianas; pinceladas suaves o rabiosas e incluso borrones de dibujos previos que no termina de eliminar, haciendo que se genere una yuxtaposición de figuras que le aportan movimiento a la pintura. Para pintar a presenciado hasta cadáveres, con visibles muestras de violencia como hinchazones o sangre seca.
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por @jennysaville

  • La mayoría de las mujeres de su obra son de gran complexión. Sus pinturas también incluyen seres “andróginos” o “intersexuales”, que mezclan rasgos de mujer y de hombre. Al respecto, Saville ha dicho que a veces pinta haciendo un collage de varias personas, de las que toma los elementos que más le llamen la atención. Mediante esta técnica podemos ver en su obra, por ejemplo, a seres con genitales masculinos y cara femenina.
  • En 2018, su obra Propped (1992) se vendió por casi 10 millones de euros, convirtiéndose así en la artista femenina viva más cara de la actualidad. Propped muestra a una mujer obesa sentada en un banquillo, con los brazos cruzados sobre sus rodillas y una expresión facial que oscila entre lo placentero y la arrogancia.
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por @jennysaville

  • Muchos periodistas y medios de comunicación le han preguntado a Jenny Saville si no siente pudor por mostrar a mujeres obesas en su obra. Al respecto, ella comenta que ella pinta los cuerpos con la mayor honestidad y no está interesada en pintar figuras irrealmente hermosas. Para dibujar, Saville utiliza carboncillo y para pintar usa el clásico óleo sobre lienzo.

Con información de Wikipedia / Royal Academy / Gallery Barcelona / YouTube


Lo que más gusta

Lo más destacado

x