Horrores Humanos: La familia Manson (Parte II)

Horrores Humanos: La familia Manson (Parte II)

…continuación de la primera Parte I

Horrores Humanos: La Familia Manson (Parte I)
Horrores Humanos: La Familia Manson (Parte II)

 

“Helter Skelter” y la locura criminal

En julio de 1969, Manson necesitando dinero para sus proyectos , estafa a un vendedor de droga llamado Bernard Crowe. Cuando éste amenazó con matar a todos en el rancho, Manson ve una oportunidad de arrancar con el “Helter Skelter”, apareció en el apartamento de Crowe, y le disparó.




Manson pensaba que Crowe de raza negra pertenecía a los “Black Panthers” y que esto iba a desencadenar un conflicto, pero resulto que Crowe era un simple vendedor de drogas.

Cuando Gary Hinman, anterior miembro de la familia, se negó a entregarle un dinero que había heredado a Manson, este envió a tres integrantes de la familia, Bobby Beausoleil, Mary Brunner y Susan Atkins, a atacar en la casa de Hinman, a quien golpean ferozmente durante dos días, le arrancan una oreja, lo apuñalan y escriben con su sangre en la pared “CERDO POLÍTICO” y dibujaron la garra que distinguía a los panteras negras.

Bobby Beausoleil, fue arrestado el 6 de agosto, mientras manejaba el auto de Hinman. Dos días después, Manson les dijo a sus seguidores “Ha llegado la hora Helter Skelter”

Manson envía a la casa de Melcher -a quien consideraba culpable de su frustrada carrera musical-, en el barrio de Bel Air, a Charles Tex Watson, Susan Sadie Atkins, Patricia Katie Krenwinkel y Linda Kasabian, mientras él y otros andaban en un automóvil.

Estos saltaron la verja y cortaron el cable del teléfono, luego le dispararon a quemarropa a Steve Parent, amigo del vigilante del rancho, William Garretson.

Luego ingresaron al lugar por una ventana, y allí encontraron a Sharon Tate (actriz y esposa de Roman Polansky), que fue ultimada de once puñaladas en el pecho y en la espalda, su amiga Ábigail Folger, que recibió veintiocho puñaladas, y el novio de ésta, Voytek Frywski, amigo de Polansky, que murió dos disparos pero luego recibió cincuenta puñaladas y golpes en la cabeza.

También en el lugar estaba el peluquero Jay Stebring, que murió de un disparo y siete puñaladas en su cuerpo. Stebring fue colocado debajo de Sharon Tate —que estaba embarazada de ocho meses y fue colgada de una soga—. Con la sangre de Tate escribieron, en las puertas del dormitorio, la palabra «CERDO».

Los asesinos abandonaron la casa y se dirigieron al domicilio de Leno y Rosemary LaBianca. Manson ató de manos a la pareja y ordenó a sus seguidores que hicieran lo que quisieran.

El matrimonio fue apuñalado, y con un tenedor escribieron en el pecho de Leno la palabra «GUERRA», mientras que con su sangre, en las paredes, anotaron varias veces «MUERTE A LOS CERDOS» y «ALZAOS». En la puerta de la nevera, escrito con errores de ortografía, estaba el singular «HEALTHER SKELTER”.

Al día siguiente, al descubrirse la masacre de la casa de Polansky, los sucesos fueron interpretados como un ritual satánico o una guerra de traficantes de drogas. En ambos casos estaba sospechado Polansky y su esposa Sharon. Paralelamente al descubrimiento de los asesinatos de Tate / La Bianca, Bobby Beausoleil y Susan Atkins eran detenidos como sospechosos del caso Hinman.

No relacionaron los crímenes con los autores, simultáneamente, Roman Polansky, abatido con semejante tragedia y harto de las sospechas que recalan sobre él, ofrece una recompensa de 25.000 dólares quien proveyera información sobre los asesinos.

El padre de Sharon, Paul Tate, coronel del ejército, se disfraza de hippie para ingresar al submundo de droga y así poder encontrar pistas sobre el asesinato de su hija, pero todo fue en vano. La policía de Los Ángeles confirmó que las balas que acabaron con la reunión de la casa de Tate y Polansky eran de un revólver que rara vez era utilizado: un Hi Estándar Longhom, de calibre 22, que fue encontrado por un niño de 10 años en un lago. Tanto la policía del Departamento como la de la oficina del Sheriff de los Ángeles aúnan fuerzas par encontrar a los culpables, ya que uno de los detenidos les había dado pistas para llegar al rancho donde se encontraba Charles Manson.

Por otra parte, Susan Atkins reconoce en la cárcel el crimen de la casa de Hinman, específicamente el terrible asesinato de Sharon Tate, y ya en la penitencia de mujeres de Sybil Brand, en Los Ángeles, relata a u compañera de celda todas las correrías criminales de familia Manson, con lujo de detalles. Al principio, su relato no tenido en cuenta ya que Atkins narra que dichos sucesos eran sólo el principio, porque la idea final era matar a Liz Taylor, Richard Burton, Frank Sinatra y Tom Jones, mediante diferentes y horrorosos vejámenes.

De todos modos, su confidente Ronnie Howard, logra poder dar testimonio de estas confesiones a los detectives que llevan el caso. Esto, sumado a otras pistas (huellas en el lugar del crimen, la cartera de la señora LaBianca encontrada en un barrio negro y la confesión espeluznante de Susan Atkins frente al jurado) lograron implicar Manson y a su clan.

Vincent T. Bugliosi, el fiscal del caso, debía convencer al jurado de que, si bien Manson no había sido el autor material de los hechos, sí había instigado a miembros del clan para que matasen a esa gente inocente.

Debía demostrar la conexión entre «el jefe» y «la familia». Lo logra a través de la obsesión de Charles con la música y su deseo de que se editen discos, por las veces que fue rechazado por gente del mundo artístico y cómo eso fue minando personalidad, a tal punto de llegar a desear que murieran, todo eso condimentado con sus delirios del fin del mundo a manos de la raza negra.Sus abogados defensores fueron Irving Kanarek y Ronald Hughes (quien al abandonar la defensa es asesinado por la familia), a pesar de que él quiso asumir su propia defensa, llegando en una oportunidad a editar un disco, «Look at your game girl» (tema versionado años después en un álbum de los Guns n’ Roses) para costearse el juicio.

Sobre todas las cosas el clan debía mantenerse unido, y Manson se conectaba con sus adeptos que estaban afuera, logrando que algunos asumieran la responsabilidad de los crímenes, exculpando a Manson.

El juicio tuvo, por momentos, características de circo y otras veces de película de terror. Manson aparecía con una cruz marcada en su frente y amenazaban de muerte al juez. Los que estaban afuera, se sentaban frente al tribunal con las cabezas rapadas o con esvásticas tatuadas a fuego.

Finalmente, el jurado se reúne para deliberar y llegan al veredicto de la culpabilidad de todos los cargos, por lo que los inculpados son sentenciados a morir en la cámara de gas, pero sus sentencias fueron conmutadas por cadena perpetua, ya que la Corte Suprema de California abolió la pena de muerte.

El mesiánico Charles Manson y sus demenciales acólitos de la familia han cumplido hasta el final de sus días su condena en la cárcel de San Quintín.  Manson falleció de causas naturales a los 83 años el 19 de noviembre de 2017.

La Familia Manson

Charles «Tex» Watson: Cumple una condena de por vida por los asesinatos de Sharon Tate y del matrimonio LaBianca. En el transcurso de su encierro, Watson se convirtió al cristianismo, escribió numerosos libros, se casó y tuvo cuatro hijos, además de entrenarse como Ministro religioso. Su esposa, Kristin, y sus hijos, viven cerca de la prisión, y en la casa familiar funciona el sitio web de su iglesia, llamada Abounding Love Ministries, Inc.

 

Susan «Sadie» Atkins: cumplió una condena de por vida en Frontera, California. Como Watson, Atkins se casó en prisión en dos oportunidades. Tras vender su historia a los periódicos, Atkins decidió en 1977 dar un giro radical en su vida y se entregó al amor cristiano tras escribir en colaboración con Bob Slosser el best seller biográfico-religioso-carcelario “Child of Satan, Child Of God” ( “Niña de Satán, Niña de Dios”). Su última audiencia para acogerse al beneficio de la libertad bajo palabra se realizó en 2000, sin obtener resultados por la oposición de la hermana de Sharon Tate. Finalmente falleció en prisión el 24 de septiembre de 2009.

 

Patricia «Katie» Krenwinkel: también cumple su condena de por vida en la misma prisión que Susan Atkins. No se presentó en su audiencia de libertad bajo palabra en 1997 y su vida es bastante reservada.

Linda Kasabian: obtuvo inmunidad al declarar y aportar pruebas en contra de Manson y otros miembros de La Familia. Antes de que terminara el juicio, Kasabian abandonó California y su paradero actual es desconocido, aunque se le busca por la comisión de otros delitos.
Sandra Good: fue condenada por sus intentos de comunicación con Manson, cuando éste ya estaba en prisión. Su condena de 10 años fue cumplida en Terminal Island, California y, tras ser liberada, se mudó cerca de Corcoran, donde permanecía detenido Manson.
Steve «Clem» Grogan: fue condenado y encarcelado por su complicidad en el asesinato de Donald Shea, cuyo cuerpo no fue encontrado en ese momento. En 1979 Grogan acordó con las autoridades su libertad bajo palabra a cambio de ubicar la locación del cuerpo del delito. Finalmente, en 1986 salió en libertad.
Bruce Davis: descrito por el propio Manson como su «mano derecha», cumple una sentencia de por vida en San Luis Obispo, California, por los asesinatos de Gary Hinman y Donald Shea. Tuvo 20 audiencias para obtener su libertad, pero en cada oportunidad le fue negada.

 

 

Leslie Van Houten: actualmente cumple su condena en Front California, y la libertad bajo palabra le fue negada catorce ocasiones. Van Houten está acusada de haber apuñalado a Rosemary LaBianca en 15 oportunidades, aunque ella sostiene que “la mujer ya es muerta cuando la apuñaló”. Su juventud, su vulnerabilidad a las palabras de Manson y su conducta como prisionera modelo, ha llevado a varios medios periodísticos a ponerse de su parte, pese a lo cual las autoridades nunca le dieron el beneficio de la libertad bajo palabra.

 

 

Bobby Beausoleil: fue condenado en 1969 por el asesinato de Gary Hinman, y permanece en prisión pese a haber presentado numerosas apelaciones. Se casó en 1982, durante los más de 30 años que permaneció en prisión, se ha dedicado a la música electrónica y a la producción de videos. Como resultado de su trabajo creó una productora de audio y video en la prisión y se desempeña como director de Los Hermanos, proyecto independiente que ha realizado nueve videos relacionados con niños. Asimismo, Beausoleil desarrollado videos orientados a mejorar las habilidades cognitivas de los prisioneros.

 

 

Aquella Mansión en Beverly Hills

La casa de la calle Cielo Drive donde ocurrieron los asesinatos durante mucho tiempo fue una parada obligada de los turistas que visitaban la ciudad de Los Ángeles.

El último residente fue Trent Reznor, el cantante de la banda Nine Inch Nails , que puso en el lugar un estudio de grabación en 1990.

En esa mansión se realizaron los discos de su grupo “Broken” (1992) y “The Downward Spiral” (1994), además de “Portrait of an America Family” de Marilyn Manson.

Reznor declaró en la revista Rolling Stone que no tenía idea que esa había sido la mansión de los famosos crímenes cuando la compró.

Luego de tener un encuentro casual con la hermana de Sharon Tate que le preguntó si grababa los discos de Marilyn Manson en ese lugar para explotar la muerte de Sharon, el músico se fue de la mansión e instaló el estudio en otro lugar.

“Fue como que todos los hechos me dieron un cachetazo en la cara. Me pregunté ¿qué hubiera pasado si se hubiera tratado de mi hermana? El hecho realmente me golpeó. Ella perdió a su hermana por una situación sin sentido que no quiero apoyar. Al carajo con Charlie Manson. Después de ese encuentro volví a mi casa y lloré“, comentó Reznor.

Luego que el músico se fue de la casa la vivienda fue demolida y se construyó otra mansión totalmente nueva a la que se le cambió el número de calle por el 10066. La nueva propiedad se llama Villa Nueva y actualmente es el hogar del productor de Hollywood, Jeff Franklin, responsable de Stuart Little entre otros filmes.

No quedó ningún recuerdo que remita a la antigua mansión.

Espera pronto una nueva entrega con otro de los @HorroresHumanos, que nunca deben ser olvidados, para así jamás ser repetidos.

Una colaboración exclusiva de @elchevequebb para @Culturizando

Horrores Humanos: La Familia Manson (Parte I)
Horrores Humanos: La Familia Manson (Parte II)


  • Me encanta
    1

  • Me divierte
    1

  • Me asombra
    7

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    4



Es tendencia