Menú
Escucha "E34 • Frederick Mayer, el espía judío que puso de rodillas a la Wehrmacht • Historia Bélica • Culturizando" en Spreaker.

Frederick Mayer, el espía judío que puso de rodillas a la Wehrmacht

Los nazis fueron capaces de hacer cualquier cosa durante los últimos días del Tercer Reich. Algunos, fanáticos ellos, dieron su vida por el nacionalsocialismo, hasta el suicidio. Otros, saltaron del barco justo cuando enfilaba su hundimiento. Para el judío Frederick Mayer, la traición de sus enemigos le sirvió para salir vivo, aun siendo un bastardo sin gloria. Esta es la historia de un espía que fue capaz de someter a varios peces gordos de la Alemania de Hitler, prácticamente sin mover un dedo.

Antecedentes

Friedrich Mayer nació el 28 de octubre de 1921 en Friburgo, en una familia judía. Era hijo de Berthilda (Dreyfuss) y Heinrich Mayer. Su padre había servido en el Ejército Imperial Alemán durante la Primera Guerra Mundial, y fue condecorado con la Cruz de Hierro de Segunda Clase por su valentía durante la Batalla de Verdún, entre febrero y diciembre de 1916.

Después de terminar la escuela secundaria, Frederick Mayer trabajó como mecánico diésel en Ford Motor Company, empresa que se había ampliado considerablemente y en 1937 contaba con unos 4.000 empleados. Vivía con un lema práctico: «Haz tu mejor esfuerzo en todo todos los días, controla lo que puedes y lo que no puedes, no te preocupes».

Después de que los nazis llegaron al poder en 1933, el antisemitismo se convirtió en una política oficial del gobierno alemán. El padre de Mayer esperaba que su distinguido historial militar protegiera a su familia, pero su esposa insistió en que la familia se fuera de Alemania mientras pudieran. Emigraron a los Estados Unidos en 1938, un año antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial en Europa.

Frederick Mayer trabajó en veinte trabajos diferentes durante su estadía en la ciudad de Nueva York. Ahí se cambió el nombre por Frederick.

En diciembre de 1941, tras el ataque japonés a Pearl Harbor, Mayer se alistó en el ejército de los Estados Unidos. Durante un ejercicio de entrenamiento en Arizona, cruzó la línea «enemiga» y «capturó» a varios oficiales, incluido un general de brigada. El general dijo: «¡No puedes hacer eso! ¡Estás rompiendo las reglas!» Mayer respondió: «La guerra no es justa. Las reglas de la guerra son para ganar». El general luego levantó las manos en el aire, admitiendo la derrota.

Mayer fue entrenado en demolición, infiltración, incursiones, francotiradores y combate cuerpo a cuerpo. Su conocimiento de varios idiomas europeos (alemán, francés, español) hizo de él un candidato muy atractivo para la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), precursora de la futura CIA.

A principios de 1945, Mayer se encontraba en Bari, Italia, como parte de un contingente de ocupación estadounidense en Italia. Se sospechaba que Hitler escaparía por Los Alpes austríacos hacia Italia para recobrar fuerzas y lanzar un contragolpe. Así se puso en marcha la llamada Operación Greenup.

Operación Greenup

El grupo de 30 hombres de Mayer incluía a otros cuatro refugiados judíos europeos: George Gerbner (Hungría), Alfred Rosenthal (Alemania), Bernd Steinitz (Alemania) y Hans Wijnberg (Países Bajos). Cada uno de ellos hablaba al menos dos idiomas europeos.

La Operación Greenup fue una operación de espionaje realizada por la Oficina de Servicios Estratégicos de los Estados Unidos del 26 de febrero al 3 de mayo de 1945, en Los Alpes del Tirol austriaco, para controlar el tráfico de material de guerra y explorar «el área fuertemente fortificada del ‘ Reducto alpino ‘ de Austria «. La meta era compilar informes sobre el tráfico ferroviario alemán sobre el paso entre Italia y Austria. Cualquier información que puedan obtener aquí les dará a los aliados pistas sobre cómo el ejército alemán tiene la intención de luchar en el final de la guerra El plan requería la entrada de dos personas de habla alemana más allá de las líneas enemigas, es decir, en los Alpes tiroleses.

Mayer se convirtió en comandante de la Operación Greenup y Hans Wijnberg su operador de radio, quien había nacido en Ámsterdam, Paises Bajos en 1922 y había sido enviado por su padre a estudiar en Estados Unidos en 1939. En 1943 Wijnberg se unió al ejército de los Estados Unidos. Aproximadamente al mismo tiempo, su padre, su madre y su hermano menor, que se quedaron en los Países Bajos, fueron capturados por las SS y enviados al campo de concentración de Auschwitz. La operación también incluyó a Franz Weber, un ex oficial de la Wehrmacht austríaca.

Se decidió que los hombres deberían lanzarse en paracaídas cerca de Innsbruck, pero todas las áreas planas estaban ocupadas por los militares. Mayer recordó un pequeño lago entre dos picos que se congeló en febrero. No era un lugar fácil para volar, especialmente en las condiciones invernales, por lo que la Royal Air Force británica se negó a asumir este compromiso, ya que el uso de una aeronave a tan baja altitud presentaba un riesgo demasiado alto. Finalmente, el teniente piloto John Billings se presentó como voluntario para llevarlos hasta ahí. «Si están lo suficientemente locos como para saltar allí, yo estaré lo suficientemente loco como para llevarlos allí», dijo.

El 26 de febrero de 1945, los hombres saltaron en la oscuridad. Se encontraron en la cresta de un glaciar a una altura de 3 mil metros. Encontraron todos menos un contenedor que había caído con ellos. Desafortunadamente, sus esquís estaban en ese contenedor perdido. Tuvieron que caminar cuesta abajo en la nieve hasta la cintura.

Finalmente llegaron a casa de la familia de Weber, en un pueblo llamado Oberperfuss. Con la ayuda de esa familia y de los aldeanos, Mayer se hizo pasar por un oficial del ejército alemán. De hecho, permaneció en el cuartel de oficiales en Innsbruck durante varios meses. La información que recopiló fue rápidamente enviada por radio por Wijnberg. Gracias a sus «golpes», muchos convoyes de trenes que transportaban material de guerra a través del Paso Brenner fueron bombardeados, acelerando el curso del conflicto.

Los datos obtenidos de estos informes ayudaron a los oficiales de inteligencia de Estados Unidos a acabar con el mito de que los alemanes estaban concentrando hombres y armas en el sur para atacar desde el «reducto alpino».

Después de tres meses, Mayer decidió hacerse pasar por un electricista francés, que supuestamente huía del avance de las fuerzas soviéticas. Los dos hombres eran de Brooklyn hasta la médula, e incluso superponían un mapa de su distrito de Nueva York sobre el del Tirol, para tener un conjunto completo de nombres en clave para varios lugares tiroleses que desconcertarían por completo a los nazis.

Mayer fue arrestado cuando un mafioso austríaco del mercado negro con el que trataba fue capturado por la Gestapo y lo delató como espía. Reveló que conocía a un agente estadounidense de alto rango. Mayer habló solo en francés y trató de convencer a la Gestapo de que él era lo que pretendía ser. Fue torturado para obligarlo a hablar. Luego, llevaron al hombre que lo traicionó para que se enfrentara a Mayer. Al darse cuenta de que no tenía sentido fingir, Mayer empezó a hablar alemán. Confirmó que era estadounidense. Sin embargo, insistió en que trabajaba solo.

Al mismo tiempo que Mayer fue torturado, Hermann Matull, otro agente estadounidense, estaba siendo interrogado por la Gestapo. Se le mostró la foto del rostro hinchado y mordido de Mayer, y se le preguntó si conocía al hombre. Matull no pensó mucho. Afirmó que Mayer era un «pez gordo» en el mando estadounidense, y que si le disparaban a Mayer, los estadounidenses matarían a todos los que lo habían maltratado. Matull incluso insistió en que un hombre tan antiguo como Mayer solo podía ser interrogado por comandante de la región del Tirol, Franz Hofer.

Hofer creía que la derrota de Alemania era inevitable y buscaba una forma de rendirse a los estadounidenses en lugar de al Ejército Rojo. Ordenó a la Gestapo que le trajeran a Mayer. Mayer conoció a la esposa de Hofer y al embajador alemán en el gobierno de Benito Mussolini, Rudolph Rahn. Cenaron y conversaron. Mayer inicialmente creyó que era solo una nueva forma de hacerle revelar dónde se encontraba su operador de radio Hans Wijnberg, pero luego comprendió que los alemanes estaban realmente allí para discutir su rendición.

Rahn dijo que iba a Berna, Suiza y prometió entregar el mensaje de Mayer a Allen Welsh Dulles, el hombre de la inteligencia estadounidense allí. Mayer estuvo de acuerdo. Era la única forma de informar al centro de lo que estaba sucediendo sin revelar la existencia del operador de radio Wijnberg. Dulles recibió el mensaje y lo envió por cable a la sede de la OSS en Italia: «Fred Mayer informa que está en manos de la Gestapo, pero dijo que no se preocuparan por él, porque no estaba pasándola mal.

En la mañana del 3 de mayo de 1945, se ordenó a la 103a División de Infantería estadounidense del Séptimo Ejército que tomara Innsbruck. Cuando las tropas se acercaron a la ciudad, vieron acercarse un automóvil con una pancarta blanca hecha con una sábana. El mayor Bland West, un oficial de inteligencia, vio a un joven con la cara hinchada que saltaba del auto. Se presentó como el teniente Mayer de la OSS y explicó que se llevaría al mayor con él para aceptar la rendición alemana. Más tarde, West descubrió que Mayer era sargento. Así, las tropas alemanas en esta zona se rindieron a un sargento estadounidense, un judío emigrado de Alemania.

De esta manera, los alemanes negociaron la rendición pacífica de Innsbruck, la capital provincial del Tirol. En comparación con docenas de otras ciudades y pueblos, defendidos hasta el último proyectil y cartucho por las fuerzas alemanas, luego pulverizados por el poder aéreo y artillería aliada, Innsbruck sobrevivió a la guerra casi ilesa. No hay duda de que la Operación Greenup salvó miles de vidas, tanto austríacas como estadounidenses, civiles y militares.

Luego, vendría Quentin Tarantino y llevaría al cine su historia en “Bastardos sin Gloria”. Mayer vivió en Charles Town, West Virginia, desde 1977. Murió el 15 de abril de 2016.

Imagen portada: Shutterstock

--

¿Te gustó este artículo? Suscríbete GRATIS a nuestro WHATSAPP para que recibas directamente en tu teléfono lo mejor de Culturizando.


Lo que más gusta

Lo más destacado

x