‘Barry Lyndon’: La película de Stanley Kubrick que contó con el apoyo de la NASA

‘Barry Lyndon’: La película de Stanley Kubrick que contó con el apoyo de la NASA

Cuatro años después de estrenarse ‘La naranja mecánica’ en 1971, el cineasta se aventuraría en un nuevo y costoso desafío: el rodaje de Barry Lyndon. Bajo la premisa de filmar todas sus escenas con luz natural, Kubrick contó con ayuda de la NASA, cuando esta agencia le contribuyó con un lente capaz de grabar las escenas de interiores, iluminadas únicamente con velas.

Kubrick, el auténtico cineasta

Para 1975, Stanley Kubrick ya se había convertido en toda una personalidad en la industria cinematográfica.

En 1968, se había encargado de llevar a cabo una de las cintas más innovadoras y fascinantes de su época, 2001: A Space Odyssey, que para la fecha continúa siendo una de las joyas más importantes del séptimo arte.

En 1971, después del estreno de La naranja mecánica -que para su momento no contó con la popularidad y aceptación de hoy en día-, Kubrick era visto como un cineasta que no repetía temas en sus películas, y cuyos filmes eran totalmente independientes uno del otro.

Barry Lyndon, una película casi imposible de filmar

Efectivamente, en 1975, el cineasta norteamericano realizaría una de las películas más importantes no solo por su calidad estética, su espléndido vestuario y maquillaje y diseño de producción, sino por la interesante combinación entre el documentalismo y la ficción.

No obstante, hay un factor en esta cinta que se lleva todos los créditos: la iluminación. 

Bajo la premisa de mostrar un retrato genuino de su adaptación de la novela The Luck of Barry Lyndon del autor William Makepeace Thackeray, Kubrick buscó bajo todo riesgo filmar una película que contara únicamente con luz natural.

El rodaje de Barry Lyndon fue realizado en parajes de Inglaterra e Irlanda, dos países caracterizados por los cambios bruscos del clima. Así fue como, durante el rodaje de la cinta, se presentaron dos principales obstáculos, directamente relacionados con la iluminación.

El primero de ellos refería a que, en las escenas filmadas en exteriores, la calidad estética dependía fundamentalmente de la presencia de nubes.

Tomando en cuenta que no se construyeron sets para esta película, este detalle complicó considerablemente la tarea de John Alcott, director de fotografía de la cinta, y consecuentemente, disminuyó el poder de Kubrick con respecto a la toma de decisiones, ante circunstancias climáticas tan adversas.

Para 1975, el director ya era conocido por tener fama de «controlador». Entendiendo que Kubrick formaba parte de todos los procesos que constituyen una producción cinematográfica, lidiar con una situación que no podía controlar, resultaba genuinamente abrumador.

Barry Lyndon, la película de Kubrick filmada con tecnología de la NASA

«The Seduction of Lady Lyndon» es una de las escenas más emblemáticas de la cinta, donde se aporta directamente a la narrativa de la película por medio de su iluminación cálida y seductora.

El segundo problema era la iluminación de interiores, pues se pretendía filmar exclusivamente con la luz de velas y candelabros, para añadir realismo a la cinta. Antes de Barry Lyndon, el rodaje de interiores con luz natural era impensable.

En 1975, Stanley Kubrick llevaría a cabo una de las más grandes innovaciones para el cine tal y como se le conocía. En la década de los 60, en el marco del programa Apolo, la compañía alemana Carl Zeiss había sido encargada de fabricar 10 lentes que contasen con una gran apertura del diafragma.

En otras palabras, que fuese capaz de capturar imágenes con muy poca o casi ninguna luz, con la finalidad de fotografiar imágenes satelitales y el lado oscuro de la Luna. Seis de estos lentes fueron enviados directamente al programa de la NASA, y otros tres a Stanley Kubrick, quien los había solicitado para filmar Barry Lyndon.

No obstante, como estos lentes habían sido creados para tomar fotografías, y no para filmar, el director y el inventor Ed Di Giulio trabajaron exhaustivamente, haciendo las modificaciones necesarias, para que el lente pudiese ser utilizado durante el rodaje de la película.

Este aporte permitió a nuevos cineastas y fotógrafos filmar únicamente con la ayuda de luz natural, o en su defecto con velas, candelabros y elementos empleados en películas de época.

Kubrick, un realizador de cine para la eternidad

La industria cinematográfica de la época apoyaba, fundamentalmente, a las cintas con géneros más dinámicos como Jaws de Steven Spielberg; el Episodio IV de la saga de Star Wars de George Lucas; e incluso las dos primeras entregas de El Padrino, de Francis Ford Coppola.

Sin embargo, a pesar de que en su momento Barry Lyndon no fue un éxito en las críticas, y más bien fue tildada como una cinta aburrida, densa y poco relevante, actualmente se le considera una de las películas más influyentes no solo en la técnica, sino en la forma de contar una historia.

“No es importante lo que va a suceder, sino cómo va a suceder”, explicó Stanley Kubrick sobre el desarrollo de Barry Lyndon (1975).

En 1975, con grandes obras cinematográficas todavía por realizar, Stanley Kubrick apostó por el futuro del cine más allá de las exigencias comerciales.

Demostró que el séptimo arte, más que obedecer a lo que el público de la época demanda, existe para permanecer, pues como toda expresión artística, busca retratar desde lo más profundo, las más grandes pasiones de la humanidad.

Con información de: En Filme / IMDb / Sopitas / Harmonica Cinema

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia