Vida sexual después de un infarto

Vida sexual después de un infarto
El 50% de los pacientes con enfermedades cardiovasculares, en especial después del infarto cardiaco, presentan algún trastorno de la función sexual, muchos de ellos reversibles, independientemente de su edad y sexo.
El papel de los medicamentos luego de sufrir un infarto, juegan un rol fundamental, ya que muchos de ellos pueden causar trastornos en la vida sexual de los pacientes e influyen directamente sobre la eyaculación, la erección y el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres.
En el caso puntual de los diuréticos, sobre todo si se acompañan con otros fármacos, pueden causar problemas en la erección y en la eyaculación de los pacientes masculinos, y una pérdida del deseo sexual y la lubricación vaginal en el caso de las mujeres.
Los betabloqueantes y los antagonistas del calcio también pueden afectar la actividad sexual de los pacientes que han padecido un infarto, ya que los mismos afectan directamente la libido, pueden causar alteraciones en las funciones sexuales de los pacientes y en los hombres trastornos en la erección.
Los nitratos no influyen directamente sobre la vida sexual de quienes han sufrido un infarto, pero al combinarlos con medicamentos para tratar las disfunciones eréctiles, pueden disminuir significativamente la presión arterial, poniendo al paciente en un compromiso vital, por lo que siempre se recomienda consultar con el especialista de confianza.
La Asociación Americana del Corazón declaró que no hay ninguna razón por la cual los pacientes cardiacos o sobrevivientes a un infarto no puedan reanudar actividad sexual normal en cuanto se sientan listos para hacerlo. 
El desarrollo de dificultades sexuales tras un evento cardiaco no tiene un origen orgánico. Desde el punto de vista biológico, el acto sexual durante este periodo, constituye un peligro para la salud. El miedo a la muerte es el factor más importante para evitar la actividad sexual, por que temen que la excitación sexual y ese ejercicio que representa la actividad puedan producirle una muerte súbita o en el menor de los casos, un nuevo infarto.
En primer lugar se debe solicitar la orientación médica luego de haber sufrido un infarto al miocardio preferiblemente antes del alta hospitalaria o en la primera consulta, además de cumplir estrictamente con el tratamiento establecido, que comprende la rehabilitación con ejercicios físicos y apoyo psicológico.
Estudios señalan que las personas que sufren de infarto al miocardio al reiniciar su vida sexual no lo mantienen con el mismo ritmo y frecuencia después de ocurrir el evento y lo que es más relevante, es el expresar miedo al preguntar al profesional de la salud sobre la sexualidad. Una buena educación sexual se logra mediante una buena relación entre el paciente y su cónyuge, y buena comunicación con el médico o el equipo de salud.

@Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    1

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia