Charles Manson: La ciencia explica la psicología de un asesino

Charles Manson: La ciencia explica la psicología de un asesino

Charles Manson, organizó una serie de nueve asesinatos en 1969; pero, ¿acaso el cerebro de un asesino es diferente al del resto? ¡Te lo contamos aquí!

El comportamiento inestable de Charles Manson, sus miradas extrañas y su personalidad que raya en na clase de celebridad del crimen, lo han elevado al escarnio público como un racista asesino y conspirador, rasgos que lo convierten en un “antihéroe contracultural”; en este sentido, Manson es el asesino más famoso de la generación hippie y del L.S.D, por lo que su cerebro ahora causa curiosidad en mucha gente… ¿Tenía algunas características propias? 

Jens Foell, un neuropsicólogo de la Universidad Estatal de Florida y experto en la relación entre el cerebro y el comportamiento es uno de los más interesados en estudiar la materia gris del criminal, aunque no espera algún resultado sorprendente, si tomamos en cuenta que una de las mentes más brillantes del mundo como Einstein, tuvo un cerebro de lo más normal, aunque con algunas características que han inspirado diversas especulaciones para explicar su genio: “Hay dos cosas diferentes que podrías esperar encontrar en el cerebro de Manson. Una, la más obvia, es si hay alguna razón para creer que existe algún tipo de daño cerebral, una lesión o un tumor o algo así asociado con el comportamiento violento”, explica Foell.

En la historia, aquellas personas que poseen un comportamiento antisocial y psicópata, al parecer comparten características de enfermedades mentales. Eran comunes las tendencias violentas, la depresión, y personalidades maníacas en individuos atormentados con un particular gusto por la sangre. Estudios han revelado que es frecuente encontrar en los cerebros de los asesinos, tumores relacionados con el autocontrol; sin embargo, determinar con claridad las causas es muy difícil aun con la tecnología actual.

Con respecto al cerebro de Manson, Foell también declaró que no hay ninguna razón particular para esperar encontrar un defecto similar en el cerebro de Manson, porque un tumor cerebral probablemente se habría detectado en los más de 40 años desde su arresto.

La otra posibilidad para deducir la complejidad de la mente de Manson, es que simplemente tienes un cerebro sano, pero que en realidad es diferente de los demás, “esa diferencia aumenta la posibilidad de que las personas cometan delitos. Y ahí es donde la situación se vuelve más compleja y más turbia”, sostiene Foell.

Las investigaciones realizadas en base a la violencia de los criminales, se enfocan en los mecanismos neuronales que subyacen en estas conductas extremas, sin concentrarse en un solo criminal violento. 

Desde la perspectiva de la neurociencia, los datos realmente interesantes sobre la forma y el tamaño de un cerebro son agregados. Si montones y montones de cerebros de asesinos en serie tienen una forma anormal particular en común, eso es mucho más útil que cualquier anormalidad en el cerebro de un asesino especialmente atroz.

Cada célula nerviosa en el cerebro tiene un promedio de cerca de mil conexiones con sus vecinos cercanos y distantes. Estas conexiones se fortalecen o desaparecen con cada nueva situación que encuentra una persona; eso significa que cualquier chispa particular en el cerebro de Manson se consumió en las vidas de sus seguidores como de sus víctimas; asimismo, quedó diluida en la morbosidad de la sociedad estadounidense de ese entonces, quedando perdida durante todos estos años… lo que hace muy difícil conocer a profundidad su psicología…

Manson falleció el 19 de noviembre de 2017, a una semana después de cumplir 83 años, por causas naturales.

Con información de: livescience / BBC /

  • Me encanta 4
  • Me divierte 1
  • Me asombra 8
  • Me entristece 1
  • Me enoja 5



Es tendencia