Delia del Carril: La mujer tras el éxito de Pablo Neruda

Delia del Carril: La mujer tras el éxito de Pablo Neruda

Su exótica personalidad cautivó a un incipiente poeta que al final se convirtió en uno de los más aclamados de toda Latinoamérica. ¿Quién fue Delia del Carril?

Se ganó el título de “Hormiguita” gracias al pintor chileno Isaías Cabezón, quien por su diminuto tamaño y sus incansables ganas de trabajar, la apodó inspirándose en los insectos más trabajadores de la tierra. Delia del Carril mantuvo el sobrenombre hasta el último de sus días.

Delia del Carril (1884-1989), fue una destacada pintora argentino-chilena, que dedicó su vida a corregirle las obras a Pablo Neruda. 

Nacida en el seno de una familia numerosa y aristocrática, vivió siempre rodeada de las mejores comodidades y la más fina educación. Era una joven exótica, con ideales revolucionarios. Su vida cambió por completo a los 15 años, cuando su padre se suicidó de un tiro en la cabeza tras sufrir de neurastenia.

Tras la muerte de su padre, se mudó a París junto a sus hermanos. Rodeada de arte y cultura, conoció su verdadera pasión: la pintura. Se dedicaba a pintar caballos, pues era su tópico favorito. Su personalidad desbordante y su belleza elegante, hicieron que su estadía fuese provechosa, pues se le hacía fácil hacer amistades.

Su vida como pintora fue fructífera… Gracias a sus contactos conoció a grandes de la época como Pablo Picasso y Paul Éluard, pero todo se transformó cuando en un viaje a Argentina conoció a Pablo Neruda, para quien dedicó el resto de su vida, pese a que él, no le brindó la misma devoción.

Pablo Neruda, un poeta en bancarrota que conquistó su corazón

Si bien había publicado uno de sus libros más emblemáticos –Veinte poemas de amor y una canción desesperada-, la poesía no le daba suficiente como para subsistir. Vivía gracias a su trabajo como diplomático de Chile. La cultura siempre se mantuvo en sus intereses, por lo que sus amistades eran grandes artistas y escritores, el más trascendental era Federico García Lorca, quien terminó por presentarle a Delia del Carril.

¿Cómo comenzó todo? La Cervecería de Correos de la calle Alcalá

Era 1934 cuando Pablo Neruda llegó a España para hacerse cargo del consulado en Barcelona. Se encontraba sumergido en una tormentosa relación con su primera esposa Maryka Antonieta Hagenaar Vogelzang, cuando conoció a Delia del Carril.

La conexión entre ambos fue instantánea. Pese a que eran completamente diferentes. Del Carril era 25 años mayor que Neruda, nacida en el seno de una familia aristocrática: estaba acostumbrada a todo tipo de lujos, a diferencia de Neruda quien nació en una familia muy pobre.

Una pareja que a simple vista lucía dispareja, terminó siendo todo un éxito. Desde el primer momento en el que se vieron, decidieron que tenían que estar juntos y así fue, al menos por 20 años.

“Delia es la luz de la ventana abierta

a la verdad, al árbol de la miel,

y pasó el tiempo sin que yo supiera

si quedó de los años malheridos

solo su resplandor de inteligencia

la suavidad de la que acompañó

la dura habitación de mis dolores…”

Pablo Neruda 

Intereses políticos similares, los unieron en una causa: el comunismo

Ambos eran comunistas. Cuando la familia Del Carril se enteró de las nuevas tendencias políticas de su hija, casi la desheredan. Ella estaba convencida de que era lo que deseaba, así que trabajó junto con Neruda en pro del comunismo. En 1940 cuando la Segunda Guerra Mundial acababa de estallar, se mudaron a México donde Neruda había sido nombrado cónsul general de Chile y juntos ejercían una carrera política. 

El amor de Dalia del Carril por Neruda, poco a poco destrozó su carrera artística

“Delia es la luz de la ventana abierta”, escribió en una ocasión Neruda, muchos pensarían que ella era su musa, pero la verdad era al revés. Neruda era la inspiración absoluta de Delia. Su devoción era tal, que abandonó completamente su carrera como artista, para dedicarse a la corrección de los textos que escribía el poeta.

Se convirtió en su editora, su asesora y hasta en su publicista. Ella estaba satisfecha con su trabajo. Era una parte activa de la vida política de la ciudad, y al mismo tiempo formaba parte de la sociedad cultural. Era la anfitriona de las más importantes reuniones del quehacer artístico, todos reconocían sus contribuciones como ayudante principal de Neruda.

La relación cambió de un momento a otro cuando en la vida de Neruda, apareció otra mujer.

El fin de la relación: Matilde Urrutia

«¡Fue tan bello vivir cuando vivías! El mundo es más azul y más terrestre de noche, cuando duermo enorme, adentro de tus breves manos»,  fue uno de los versos que Neruda escribió para Matilde. 

Una joven conquistó al poeta. Cantante y escritora, Matilde enamoró a Neruda, con quien comenzó una relación clandestina. 

Neruda estaba encantado con su presencia, tanta era su devoción que escribió un libro en su honor, Versos del capitán, pero no lo pudo firmar puesto que todos los poemas estaban inspirados en su nuevo amor y su esposa se daría cuenta.

De un momento a otro, cegado por los encantos de Matilde, decidió terminar su relación –de 20 años-, con Delia para poder estar con ella. La separación fue devastadora para Del Carril.

Pasó años sin saber cómo vivir sin la influencia de Neruda. La relación se terminó oficialmente en 1955, desde ese momento, Delia se dedicó nuevamente a su producción artística y murió pacíficamente a los 104 años.

Con información de: ArtistasVisualesChilenos / Diario Alfil

  • Me encanta2
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece1
  • Me enoja2



Es tendencia