¿Por qué las princesas Disney son huérfanas de madre?

¿Por qué las princesas Disney son huérfanas de madre?

Walt Disney Studios ha creado grandes y populares largometrajes animados que se han convertido en clásicos del cine. Los más populares se centran en historias sobre cuentos de hadas y princesas, quienes raramente tienen algo en común: varias de ellas son huérfanas de madre. ¡Conoce el porqué!

La primera película que presentó como protagonista a una princesa -además de ser la primera película animada producida por Walt Disney- fue Blancanieves y los siete enanos en 1937. Posteriormente, finalizada la Segunda Guerra Mundial, Walt Disney Studios estrena su segundo largometraje con una princesa como protagonista: Cenicienta (1950).

Existen similitudes entre las historias de Blancanieves y la Cenicienta; sin embargo, ambas comparten el hecho de ser huérfanas de ambos padres y quedan al “cuidado” de una madrastra…

Este mismo hecho se repite -sin las madrastras- en los guiones de películas como La sirenita (1989), La bella y la bestia (1991), Aladdín (1992) y Pocahontas (1995); no obstante, las protagonistas de estas historias solo quedan huérfanas de madre y sus figuras paternas toman un rol secundario en dichos largometrajes…

Princesas más recientes como Anna y Elsa de Frozen (2013) y Frozen II (2019) también comparten el hecho de no tener padres; sin embargo, a diferencia de los otros largometrajes de princesas, en Frozen se muestra cómo ambos murieron.

Probablemente, varias personas no se habían dado cuenta de esta particular característica que comparten las princesas de Disney. Sin embargo, otros se han hecho una pregunta durante bastante tiempo…

¿Por qué las princesas Disney no tienen madre?

La revista Glamour realizó una entrevista a Don Hahn, productor de películas como La bella y la bestia; El rey león; Maléfica, entre otras; preguntando ¿por qué muchos de los clásicos de Disney, específicamente aquellos largometrajes que involucran princesas, carecen de una figura materna? A lo que él contestó:

“Te diré dos razones. Nunca hablo de esto, pero lo haré. La primera razón es práctica. Las películas de Disney duran entre 80 y 90 minutos y tratan acerca de crecer. Son sobre ese día en el que asumes una responsabilidad… Por eso, es más rápido tener personajes que crecen cuando les ocurre algo con sus padres. La madre de Bambi es asesinada por lo que él tiene que crecer. Bella solo tiene un padre, que cuando se va, debe ocupar su lugar. Es cuestión de abreviar la historia«.

Todas las princesas Disney reunidas en una escena de ‘Ralph Breaks the Internet’ (2018) – Imagen: IMDb.-

Con respecto a la segunda razón, el productor agregó que tiene que ver más con la vida personal del creador de todo el imperio Disney:

“A principio de los años 40, Walt Disney compró una casa para que su madre y padre se mudaran. Hizo que la gente del estudio fuera y arreglara el calentador. Pero cuando sus padres se mudaron, la caldera se estropeó (…) El ama de llaves llegó a la mañana siguiente y los sacó rápidamente al jardín. Su padre estaba enfermo y lo llevaron al hospital, pero su madre ya había muerto. Nunca habló acerca de eso, nadie nunca lo hace. Se sentía responsable, porque se había hecho tan famoso que les dijo: «Dejadme comprarles una casa»… y por algún retorcido motivo de la vida los empleados del estudio no sabían lo que hacían -aunque no era culpa de ellos-”, explicó Hahn en la entrevista.

Hahn culminó su respuesta diciendo:

“Existe una teoría, no soy psicólogo, pero él se sentía perseguido por ese acontecimiento. La idea de haber contribuido a la muerte de su madre, era bastante trágica… No es un secreto entre sus familiares, pero es una tragedia de la cual es difícil conversar. Ayuda a entender al hombre un poco más”.

Con información de: Glamour | Huffington Post | Fotogramas | Foto: Shutterstock

  • Me encanta2
  • Me divierte0
  • Me asombra3
  • Me entristece2
  • Me enoja2



Es tendencia