‘Once Upon a Time in Hollywood’, el retrato de las pasiones de Tarantino

‘Once Upon a Time in Hollywood’, el retrato de las pasiones de Tarantino

A diez años después de su obra maestra, ‘Inglourious Basterds’ (2009), Quentin Tarantino escribió, dirigió y llevó a cabo uno de los proyectos más influyentes y significativos de toda su carrera cinematográfica. Escrita como una carta de amor a Hollywood, a Los Ángeles, y a la industria para la que ha trabajado desde hace casi 30 años, ¡te invitamos a analizar ‘Once Upon a Time in Hollywood’, la 9º película de Quentin Tarantino!

Tarantino y su «carta de amor» a Hollywood

Desde su ópera prima, Reservoir Dogs (1992), el cineasta norteamericano Quentin Tarantino ha sabido ofrecer una experiencia cinematográfica excepcional, no únicamente por su indiscutible talento por dar una nueva definición de storytelling, sino por hacer uso de referencias visuales, argumentativas y de diálogo a lo largo de su filmografía.

Quentin Tarantino en el set de ‘Once Upon a Time in Hollywood’ (2019) – Fuente: Sony Pictures Entertainment – IMDb.-

Considerado por muchos como el director que “roba” de otras películas, de otros directores y de otros períodos de la historia del cine, una de las características más relevantes del estilo «tarantiniano» consiste en ofrecer al espectador un enfoque refrescante, nuevo y fascinante, a partir de cintas que, para el imaginario colectivo, ya corresponden a historias clásicas, de culto y capaces de trascender en la memoria de la audiencia con el transcurrir de los años.

Tarantino, a casi tres décadas de carrera cinematográfica, no ha dejado de ser aquel joven cinéfilo y apasionado con un conocimiento casi enciclopédico por las películas que lo acompañaron en su infancia, y que se mantuvieron a su lado mientras trabajaba en una tienda de alquiler de películas en cintas de video, antes de ser descubierto por Harvey Keitel, quien posteriormente se convertiría en un personaje fundamental para sus dos primeras cintas, Reservoir Dogs (1992) y Pulp Fiction (1994).

Por ello, una joya cinematográfica como Once Upon a Time in Hollywood solo pudo haber sido creada bajo la visión mítica, dinámica y arriesgada de un personaje cuyo ascenso al sueño de Hollywood es tan fascinante como sus propias historias, el grande y apasionado Quentin Tarantino.

Once Upon a Time in Hollywood, el poético homenaje al cine de los 60

Para Tarantino, ‘Once Upon a Time in Hollywood’ era una película inevitable – Fuente: Andrew Cooper (Sony Pictures Entertainment) – IMDb.-

Aunque la cinta se distancia, considerablemente, del estilo dinámico y no-lineal al que su audiencia ya se estaba acostumbrando, la película hace frente a un momento imprescindible para el desarrollo del cine hollywoodense a finales de los 60, y cuya importancia marcó un antes y un después entre lo que consideramos “clásicos” y lo que se acerca a nuestra visión de cine contemporáneo.

Bajo la figura del zeitgeist («espíritu de la época», en alemán), Tarantino hace uso de un meticuloso estudio de los detalles, para evocar la atmósfera del año 1969 en un clima tan absorbente, que la audiencia casi siente formar parte de la historia que contempla frente a la gran pantalla.

Inmersos en la historia desde el primer minuto de metraje, Tarantino ofrece una destreza sin igual al plasmar con arraigo la naturaleza de la época, no solo por el diseño de producción, el vestuario, la banda sonora y otros elementos, sino porque es a través del simbolismo que comprendemos el origen y la memorabilidad del filme.

No es casualidad que la primera vez que vemos a los hippies, escuchamos cómo en la radio local hablan sobre la Guerra de Vietnam.

En la foto: Lena Dunham, Brad Pitt y Margaret Qualley en ‘Once Upon a Time in Hollywood’ – Fuente: Sony Pictures Entertainment – IMDb.-

En una de las entrevistas promocionales de la película, Tarantino comparó la labor de recrear las fachadas, las calles y los icónicos locales de la ciudad de Los Ángeles, con el trabajo realizado para la cinta Roma (2018) del cineasta mexicano Alfonso Cuarón.

Ambos cineastas, cada uno reconocido por su particular estilo de cautivar y provocar a la audiencia a partir de su cine, retratan íntimamente el anhelo de una época, un momento en el pasado y una atmósfera que solo puede ser revivida por medio de la extraordinaria magia del séptimo arte.

Apasionado por el cine clásico, y fiel admirador de los realizadores detrás de los denominados «spaghetti westerns», el nombre de Once Upon a Time in Hollywood rinde homenaje no a una, sino a dos de las películas más influyentes en la filmografía del director de cine italiano Sergio Leone: Once Upon a Time in the West y Once Upon a Time in America.

Es tal la afición a Leone que, en una entrevista para SensaCine, Tarantino explicó que The Good, the Bad and the Ugly (1966), del mismo director, constituye su película favorita de todos los tiempos.

Esta y otras referencias a populares y aclamados westerns de la época, inspiraron a Tarantino a crear el filme ficticio Nebraska Jim, ficcionalmente dirigido por el icónico Sergio Corbucci (creador de la cinta original Django de 1966) y protagonizado por el personaje de Rick Dalton, interpretado por Leonardo DiCaprio.

La presencia de cineastas como Corbucci fue tan influyente que, años más tarde, inspiraría a Tarantino a llevar a cabo el remake de Django Unchained (2012).

Tarantino y las referencias a sus propias películas

Si bien Once Upon a Time in Hollywood rinde homenaje al cine clásico y a las series de televisión de los años 60, también lo hace para la propia filmografía de su director.

Inglourious Basterds

Diez años antes, en la magistral Inglourious Basterds, el personaje del norteamericano Donny Donowitz se hace pasar por un italiano de apellido Margheriti, haciendo alusión al cineasta Antonio Margheriti, cuyo nombre aparece en uno de los pósters de la película.

En la misma escena, Aldo Raine (Brad Pitt) interpreta a un doble que acompañaba al personaje de Bridget von Hammersmark a una premiere. En Once Upon a Time in Hollywood, Pitt interpreta a Cliff Booth, un auténtico doble de acción.

Más avanzada la cinta, cuando Dalton y Booth se bajan de un taxi luego de haber bebido demasiado, Cliff se despide del taxista con un «Grazie», en un italiano considerablemente mejorado, en relación al que su personaje Aldo Raine mantuvo durante su corta participación en la conversación con Hans Landa.

Escena de la cinta ‘Inglourious Basterds’ (2009) – Fuente: IMDb.-

 No obstante, casi al inicio de la película, Tarantino introduce, inteligentemente, una suerte de flashback hacia el filme ficticio The 14 Fists of McCluskey, donde su personaje interpretado por Rick Dalton ataca a un grupo de nazis con un lanzallamas.

En este sentido, su similitud con el final de Inglourious Basterds no solo nos resulta divertido, sino que nos otorga una pista esencial sobre cómo se llevará a cabo el desarrollo de la trama, y cómo, efectivamente, Once Upon a Time in Hollywood es el regreso de Tarantino hacia las ucronías, dispuesto a reescribir la historia y, una vez más, no solo homenajear, sino pensar en cómo habría sido Hollywood de aún contar con figuras tan icónicas en su época como Sharon Tate y Jay Sebring.

 

Reservoir Dogs, Kill Bill y Death Proof

Al igual que muchos directores, a Tarantino le gusta trabajar con los mismos actores, una y otra vez. Tal es el caso de Michael Madsen, a quien incluyó en un cameo en la serie ficticia de Rick Dalton, Bounty Law.

Leonardo DiCaprio y Quentin Tarantino en el set de ‘Once Upon a Time in Hollywood’ – Fuente: Andrew Cooper – IMDb.-

Otros rostros conocidos como el de Kurt Russell y la muy admirada por Tarantino, Zoë Bell, también forman parte de la cinta. En Death Proof, los personajes de ambos actores -quienes interpretan a dobles en películas de acción- combaten en un icónico homenaje a las películas automovilísticas de serie B, pero en Once Upon a Time in Hollywood, interpretan a una pareja que se encarga de entrenar y escoger a los actores que sustituyen a las estrellas de los shows, con la finalidad de que no se lastimen ni retrasan la producción, es decir… A dobles de acción.

Once Upon a Time in Hollywood y sus referencias a la vida real

En la librería a la que Sharon Tate entra para comprar una primera edición de Tess of the D’Urbervilles, para obsequiárselo a su esposo, Roman Polanski, se halla una curiosa réplica de la estatua que aparece en la cinta de 1941, El halcón maltés, protagonizada por el ícono hollywoodense Humphrey Bogart.

Humphrey Bogart en la cinta ‘El halcón maltés’ (1941) – Fuente: Warner Bros – IMDb.-

Un dato curioso radica en que, una década más tarde, Polanski llevó a cabo una adaptación cinematográfica de la novela de Thomas Hardy. La llamó Tess (1979) y se la dedicaría, evidentemente, a Sharon.

Por otro lado, la construcción del personaje de Rick Dalton y su dinámica con su doble de acción Cliff Booth, encuentra sus orígenes en distintas estrellas que vivieron una visión similar del Hollywood de los 60.

No obstante, Tarantino inspiraría la amistad de Dalton y Booth sobre la base del documental The Bandit (2016), donde se plasma la relación entre el actor Burt Reynolds y su doble, el posteriormente cineasta, Hal Needham.

9 clásicos del cine para disfrutar ‘Once Upon a Time in Hollywood’, la 9º película de Quentin Tarantino

Con información de: Reporte Índigo / Filmaffinity / Rotten Tomatoes / IMDb / Pulp Fiction Cine / Foto: Shutterstock

  • Me encanta1
  • Me divierte0
  • Me asombra2
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia