Menú
Escucha "E26 • Marihuana medicinal: ¿cómo funciona? • Medicina • Culturizando" en Spreaker.

Marihuana medicinal: ¿cómo funciona?

Si te dicen la palabra «marihuana», seguramente piensas en el uso recreativo que le dan algunas personas. Sin embargo, existe otra funcionalidad del cannabis: la medicinal. ¿Es efectiva, o todo lo contrario? ¿Sabías que en el cuerpo humano existe un sistema endocannabinoide, el cual tiene que ver con los efectos de la marihuana? Todo esto y más lo podrás conocer en el episodio 26 de ‘Minutos Médicos’ (cabe destacar que este artículo es únicamente informativo, por lo que no se busca recomendar a nadie sobre algún producto relacionado con la marihuana medicinal; todo depende de un especialista médico).

¿Qué es la marihuana (o cannabis)?

La marihuana es un complejo de más de 400 compuestos, incluidos flavonoides, terpenoides y cannabinoides.

El cannabis se puede identificar según su utilización, es decir, medicinal o recreativa. Por lo tanto, el cannabis o marihuana medicinal se define como un grupo de agentes farmacológicos derivados de las subespecies del género de planta Cannabis que se administran con el propósito de aliviar algún síntoma.

El sistema endocannabinoide

El cannabis interactúa en el organismo con el sistema endocannabinoide, el cual es una red distribuida de moléculas de señalización, receptores y enzimas sintéticas y degradantes. Es un sistema que regula el metabolismo, la presión arterial, el apetito, la respuesta inmunitaria, etc.

Hasta el momento se han descrito dos receptores que parecen interceder en la mayoría de los efectos de la marihuana del organismo: el receptor cannabinoide de tipo 1 (CB1) y de tipo 2 (CB2).

Los receptores CB1 se encuentran en abundancia en el tejido neuronal, además de estar presentes en el hígado y sistema cardiovascular. Modulan la liberación de varios neurotransmisores como la noradrenalina, la serotonina y la dopamina.

El receptor CB2 se encuentra en el sistema inmunitario. Por lo tanto, se supone que cumple una función en la modulación de las respuestas inmunitarias e inflamatorias.

Los cannabinoides

El delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) es el componente psicoactivo principal del cannabis y actúa como agonista de los receptores CB1 y CB2. Asimismo, exhibe propiedades tanto analgésicas como antiinflamatorias.

El cannabidiol (CBD) carece de las propiedades intoxicantes inducidas por el THC que tradicionalmente podrías considerar como el «high» del consumo de cannabis. Además de demostrar afinidad débil por los receptores CB1 y CB2, el cannabidiol ha enseñado propiedades neuroprotectoras, anticonvulsivas y antiinflamatorias.

Usos y demostraciones de la marihuana medicinal

La NASEM (Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina) concluyó que se encuentra evidencia concluyente o sustancial de que el cannabis o los cannabinoides son efectivos (1) para el tratamiento del dolor crónico en adultos, (2) como antieméticos en el tratamiento de náuseas y vómitos inducidos por quimioterapia, y (3) para mejorar los síndromes de espasticidad muscular en la esclerosis múltiple.

Cabe destacar que la marihuana medicinal no está aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA) para tratar alguna condición médica. Sin embargo, el cannabidiol es el primer fármaco aprobado por la FDA que contiene una sustancia farmacológica purificada derivada de la marihuana. Además, la FDA ha aprobado análogos de la marihuana (p. ej., dronabinol y nabilona).

Por ejemplo, el 25 de junio de 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. aprobó la solución de aceite de CBD para el tratamiento de formas graves de epilepsia infantil en el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet.

Como puedes ver, el uso de productos relacionados con la marihuana en el país antes mencionado tiene que ver con situaciones muy específicas relacionadas con síntomas y no con algo muy general.

Problemas con la marihuana

  • Algunos estudios sugieren un mayor riesgo de cáncer de pulmón por la inhalación de marihuana.
  • A pesar del diseño inadecuado del estudio y la presencia de otros factores de confusión (como el tabaquismo), se pueden establecer asociaciones entre el consumo de marihuana durante el embarazo y resultados negativos, como disminución del peso al nacer, deterioro del desarrollo neurológico fetal y parto prematuro.
  • El consumo de marihuana también se ha relacionado con reacciones psicóticas reversibles agudas y con el 24% de los nuevos casos de psicosis en adolescentes. También se ha demostrado que aumenta el riesgo de trastornos psicóticos y agrava o reincide los síntomas en personas con trastornos psicóticos.
  • Aproximadamente uno de cada 10 usuarios adultos de marihuana desarrolla una adicción, con tasas más altas reportadas en adolescentes. También ha habido complicaciones ligadas al cese brusco de marihuana tras un uso crónico.

Conclusión

Hay una gran cantidad de información sobre la marihuana y sus beneficios para la salud. A pesar de ello, la mayoría de estos son informes anecdóticos (lo que quiere decir una descripción incompleta de los antecedentes médicos y de tratamiento de uno o más pacientes). Sin ensayos clínicos y sin una fórmula universal para la marihuana, parece haber importantes controversias sobre los beneficios clínicos que pueda ofrecer.

De tal modo, todos los trabajadores de la salud deben informar a los pacientes que la marihuana puede no ser la panacea para todos los trastornos médicos; las principales indicaciones médicas de la marihuana son aliviar los síntomas en lugar de curar la enfermedad.

Con información de: Mayo Clinic Proceedings | PubMed | Bookshelf

Imagen de portada: Shutterstock

--


Lo que más gusta

Lo más destacado