‘Ling Chi’: la muerte por mil cortes, la terrible tortura china

‘Ling Chi’: la muerte por mil cortes, la terrible tortura china

La muerte para la mayoría de las culturas posee un carácter terrible, pero este concepto es aún peor cuando no se trata de un fallecimiento natural sino de una condena o tortura. ¿Conoces el ‘Ling Chi’, la muerte por mil cortes?

Durante la dinastía de los ‘Últimos Liang’, las torturas y suplicios que se les realizaban a los condenados fueron terribles.–

Cuando ocurre un asesinato es imposible que sea un hecho apacible, lo que sí es una posibilidad es que el método que se ocupa para arrebatar la vida empeore toda la ya terrible situación…

Ling Chi, en español muerte por mil cortes, es uno de esos métodos que pueden agravar en gran medida la muerte de un individuo a manos de otro. Los chinos, quienes fueron muy conocidos por sus dantescas torturas, inventaron este tipo de asesinato que es difícil de describir e imaginar por el horror de su proceso.

Escafismo: Conoce la tortura más terrible e inhumana de la historia

Aunque la muerte por mil cortes no está entre los más famosos suplicios chinos, fue uno de los procedimientos con los que se condenó a cientos de personas bajo el mandato de Zhu Wen, el emperador Taizu de Liang. Creado y aplicado desde el año 900 a los sentenciados por delitos como el parricidio y/o matricidio; asimismo, a los que atentaran contra la vida de sus superiores (amos, comandantes, jefes, entre otros).

En otras palabras, si a un campesino se le acusaba de atentar contra su patrón o a un soldado contra su superior, estos eran juzgados y condenados a la muerte por los mil cortes. Este tipo de sentencia fue utilizado hasta principios del siglo XX, en el territorio chino, para llevar a cabo incontables penas de muerte.

Todo el proceso se realizaba en una plaza pública. La tortura era observada por todos los presentes – Foto cortesía de: bbs.voc.com.cn.–

La muerte por mil cortes consistía en descuartizar al condenado, asesinándolo en el tortuoso proceso. Todo iniciaba cuando el condenado era encarcelado, donde se le obligaba a fumar opio durante las horas previas a su ejecución.

Luego de que la droga surtiera efecto, el reo era llevado a una plaza pública donde se le ataba a un poste, de forma tal que su pecho quedara al descubierto hacia el verdugo correspondiente. Generalmente, las personas que aplicaban este tipo de castigo debían tener conocimiento en anatomía, para distribuir los cortes a lo largo del cuerpo y el tiempo, de modo que la primera de las heridas no fuese mortal y acabara repentinamente con la vida del condenado.

La idea era mantener al condenado con vida para que este observara y padeciera los cortes que lo despojaban de pedazos de su propio cuerpo. La condena iniciaba con cortes superficiales, en los que se evitaba dañar venas o arterias, luego el verdugo pasaba a perpetuar heridas más profundas, hasta llegar a cortar trozos de piel del pecho.

Este tipo de tortura prolongaba el sufrimiento del condenado por horas hasta su muerte – Foto cortesía de: bbs.voc.com.cn.–

Si para ese punto las víctimas aún seguían con vida, se procedía a la extracción de algún órgano vital o a la decapitación. Luego, para poner fin al procedimiento, todas las partes del individuo asesinado eran colocadas en una canasta de mimbre y expuestas a todos los presentes, probablemente como una advertencia o amenaza para que no cometieran el mismo delito.

Uno de los casos más conocidos de la aplicación de esta pena es el registrado a principios del siglo XX, del cual se tiene registros fotográficos, en forma de una serie de postales recaudadas. Esta colección, publicada en 1912, corresponde al asesinato de un sujeto llamado Fu-zhu-li, en ella se muestra la ejecución de este individuo mediante la muerte por mil cortes, realizada en Pekín el 10 de abril de 1905.

La terrible tortura terminaba con la decapitación del condenado -si este no moría desangrado-, y la exposición de su cuerpo desmembrado a la multitud – Foto cortesía de: bbs.voc.com.cn.–

La muerte por mil cortes o ‘Ling Chi’, es solo uno de los tantos métodos de tortura y asesinato realizados en China en tiempos no tan lejanos. Según los testimonios y datos recolectados en este tipo de procedimientos, ¿hasta dónde pudo y puede llegar la vileza y perversidad humana al momento de dictaminar y aplicar un castigo, más allá del delito cometido por el acusado?

Con información de: DEBATE | WIKIPEDIA | HISTORIA DE LA HISTORIA | Foto: Shutterstock

  • Me encanta 4
  • Me divierte 1
  • Me asombra 20
  • Me entristece 7
  • Me enoja 4



Es tendencia