Leer para Creer: Extravagancias y locuras históricas

Leer para Creer: Extravagancias y locuras históricas

Al parecer, el pasatiempo favorito del filósofo holandés de origen judeo-portugués Baruch Spinoza (1623-1677) era cazar arañas y verlas luchar entre sí.

El escritor irlandés Jonathan Swift (1667-1745), famoso autor de ‘Los viajes de Gulliver’, solterón amargado y misántropo, vestía de negro en el día de su cumpleaños y rechazaba cualquier alimento. Murió enloquecido a los setenta y ocho años de edad.

Alfonso de Borbón y Borbón (1866-1934), tataranieto de Carlos III de España, fue bautizado con un total de noventaicuatro nombres de pila, algunos de ellos, además, compuestos.

El rey de Inglaterra Carlos II (1630-1685) exhibía en ciertas ocasiones especiales una peluca que había mandado a hacer con el vello púbico de sus cortesanas favoritas.

En el invierno de 1740, la zarina rusa Ana Ivanova (1693-1740) mandó a construir una sala de baile con bloques de hielo, aneja al palacio de San Petersburgo. En dicha sala de baile, la zarina celebró grandes solemnidades hasta poco antes de morir.

Cuenta la leyenda que el gran filósofo griego Demócrito de Abdera (460-h. 390 a. de C.) se arrancó los ojos para poder meditar mejor.

En la corte de Luis XV de Francia (1710-1774) se creó la figura del portacorbatas, un criado cuyo único cometido era anudarle y desanudarle la corbata al rey.

Por Ángel Daniel Fernández @andafero

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia