Las increíbles manos que reposan en las aguas de Venecia (+Fotos)

Las increíbles manos que reposan en las aguas de Venecia (+Fotos)

Para la conmemoración de la «Biennale di Venezia 2017» un escultor italiano decidió crear unas inmensas manos que se apoyan del Ca’ Sagredo Hotel, uno de los más emblemáticos de Venecia, con el propósito de concientizar al público sobre los riesgos del calentamiento global.

¿Quién es Lorenzo Quinn?

Lorenzo Quinn (1966) es un escultor italiano famoso por representar partes del cuerpo humano a gran escala. Su trabajo está inspirado en grandes figuras del arte clásico como Michelangelo, Bernini y Rodin.

Es hijo del actor mexicano-estadounidense Anthony Quinn, quien ha sido su mayor influencia. Gracias a su padre experimentó en el mundo del cine, protagonizando una película basada en la vida del famoso pintor Salvador Dalí –por el que siempre sintió gran admiración- pero la experiencia como actor no le fascinó, por lo que nunca lo volvió a intentar.

El artista estudió en la Academia Americana de Bellas Artes de Nueva York, con intención de convertirse en pintor, específicamente siguiendo la corriente del surrealismo. A mitad de carrera su vida cambió, a los 21 años descubrió que su verdadera pasión era la escultura mientras hacía una escultura inspirada en el Adán de Michelangelo.

Su trabajo más característico son las manos humanas, el artista explica que “Yo quería esculpir la que se considera la parte más difícil y más compleja del cuerpo humano a nivel técnico. La mano tiene tanto poder: el poder de amar, odiar, crear, destruir.”

Quinn explica en su página web, que no tiene problemas al momento de encontrar la inspiración “La inspiración llega en una milésima de segundo”. Sin embargo no se apresura a la hora de hacer sus obras, cada trabajo le puede tomar meses.

Unas manos que detengan el calentamiento global

Su obra más reciente –y quizás una de las más impactantes- se  llama «Support» o «Soporte» en español y encuentra en el canal de Venecia, Italia. Y son unas gigantescas manos humanas agarradas de un edificio, que busca crear conciencia en el mundo sobre el calentamiento global, específicamente cómo el aumento de los cauces ha afectado –o afectará  en un futuro- a la ciudad de Venecia.

La obra se encuentra a los lados del Ca’ Sagredo Hotel, uno de los símbolos de la ciudad de Venecia y ha atraído una cantidad impresionante de turistas.

“Venecia es una ciudad flotante llena de arte, ha inspirado a miles de culturas por siglos, pero si el calentamiento global sigue así, pronto no existirá. Necesitamos el apoyo de nuestra generación y las generaciones futuras, porque está siendo amenazada por el cambio climático.” Explica el artista.

¿Qué significa la obra?

La obra es en realidad un retrato de las manos de sus hijos: «Tengo tres hijos y estoy pensando en su generación y que mundo le vamos a pasar a ellos. Estoy preocupado, muy preocupado. Quiero que la obra hable simple y directamente a través de las inocentes manos de un niño, pero que de un mensaje poderoso, que es que podemos hacer una diferencia para detener el cambio climático que nos afecta a todos» Explica el artista.

“Quería esculpir lo que se considera la parte más difícil técnicamente hablando del cuerpo humano. Quería demostrar los dos lados del ser humano, las manos tienen tanto el poder de crear como de destruir” argumenta Quinn.

Un artista con clientes muy importantes

Su trabajo forma parte de múltiples colecciones privadas, de clientes de muy alto nivel, organizaciones famosísimas a nivel mundial, le mandan a hacer trabajos personalizados. Aquí tienes dos de los más destacados:

“El árbol de la vida” una obra expuesta en Birmingham, como un encargo de las Naciones Unidas para conmemorar las víctimas del bombardeo que hubo en el lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

El Vaticano, le encargó esculpir la imagen de San Antonio de la Basílica del Santo en Padua, en conmemoración del 800º aniversario del nacimiento del santo; la escultura fue bendecida por el Papa en la Plaza de San Pedro de Roma, frente a más de  35.000 personas.

La historiadora del arte y conservadora Consuelo Císcar Casabán describe la obra de Quinn como “profunda, espiritual y existencial porque trata de las pasiones que experimentamos como seres humanos y de las preguntas que nos planteamos en silencio sobre la verdad última…. Son esculturas basadas en grandes mitos, que se refieren a los grandes temas recurrentes de nuestra civilización y trascienden las distinciones de la cultura y el tiempo.”

Anthony Quinn además de hacer increíbles esculturas, también pinta y tiene su propia línea de joyería, si quieres ver más de su trabajo, ingresa aquí.

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando

Con información de: LorenzoQuinn|

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia