La increíble vida de Cleopatra VII: La última reina del Antiguo Egipto

La increíble vida de Cleopatra VII: La última reina del Antiguo Egipto

Cleopatra VII es sin duda una de las gobernantes egipcias más importantes de la historia, debido a la grandeza de sus habilidades y a todo el poder que logró concentrar en sus manos. 

Cleopatra VII fue la última reina perteneciente al Antiguo Egipto y a la dinastía ptolemaica, la cual fue fundada por Ptolomeo I Sóter, un general de Alejandro Magno que heredó a la muerte del gran conquistador heleno una tercera parte de su territorio.

Poco se conoce sobre la infancia y los primeros años de vida de Cleopatra, la historia dice que nació en el año 69 a. C. y fue hija de Ptolomeo XII Auletes y muy probablemente de Cleopatra V Trifena, aunque hayan fuentes que mencionen la posibilidad de que su madre haya sido una egipcia desconocida de clase alta.

Una reina inteligentemente bella

Cleopatra fue conocida por ser una mujer con grandes habilidades, más allá de lo físico hoy está considerada como una persona de suma inteligencia. Fue la primera de su dinastía que aprendió a hablar el idioma egipcio; pero no solo conocía este idioma, también griego, hebreo, sirio, arameo y quizás hasta el latín.

Con ansias de tener más conocimientos, fue instruida en el campo de la literatura, la música, las ciencias políticas, las matemáticas, la astronomía y hasta en la medicina.

Aunque por mucho tiempo la cultura popular la representaba como una mujer hermosa que lograba todo lo que se proponía gracias a sus atributos físicos, esto ha sido cuestionado en los últimos años. En la actualidad se ha rescatado su ingenio, se han atribuido sus logros a su gran capacidad intelectual, la cual estaba muy por encima de todas las mujeres de la época.

¿Cómo empezó su reinado?

Luego del fallecimiento de su padre Ptolomeo XII, y de algunos intentos fallidos de gobierno (como el de su hermana Berenice), Cleopatra a los 18 años heredó el trono de Egipto junto con su hermano de aproximadamente 10 años, Ptolomeo XIII, con quién, además, contrajo matrimonio por costumbres egipcias y supuestamente por deseos de su padre.

Dado a la corta edad de ambos reyes, Ptolomeo XII dejó como tutor de ambos al regente de Roma, que en ese momento era Pompeyo, quien debía hacer cumplir el testamento y casar a los hermanos.

A pesar de heredar y subir al trono juntos, a Cleopatra VII no le convencía la idea de reinar junto con su hermano, ahora nuevo esposo. Por ello empieza a conspirar en contra de Ptolomeo XIII para intentar destronarlo cueste lo que cueste.

Su primer reinado se desvanecía al frente de sus ojos

La situación económica y política en el Antiguo Egipto para ese entonces era complicada y ciertamente inestable.

Entre el 50 y el 49 a. C. los campesinos sufrieron graves hambrunas, se rebelaban y se unían a bandas de forajidos que causaban grandes males; la moneda egipcia se debilitaba y la lenta burocracia entorpecía la recuperación: el país dependía cada vez más de Roma. Además, en su propio entorno familiar tampoco iban muy bien las cosas.

En el año 48 a. C. Ptolomeo expulsó a Cleopatra del trono derrocándola con un comando dirigido por sus consejeros Potino y Aquilas, y además la obligó al exilio… eligiendo ella misma a Siria. Desde esta región Cleopatra pretendió recuperar el poder, reuniendo un buen ejército para este fin, aunque no lo logró.

Cleopatra VII seduce y forma alianza con Julio César

Sin embargo, después de esto, su suerte empezó a cambiar para bien, gracias a la llegada a Egipto de las luchas civiles de Roma, Julio César persiguiendo a su enemigo Pompeyo fue a Egipto y se “unió” de cierta forma al bando de Cleopatra en el conflicto que ella tenía con su hermano.

Durante la llamada Guerra Alejandrina (48-47 a. C.) murieron tanto Pompeyo como Ptolomeo XIII.

Un tiempo luego, para el año 46 a. C. aproximadamente, Cleopatra recuperó el trono con la ayuda de Julio César, quien ahora se había convertido en su nuevo amante.

Cleopatra visitó varias veces Roma debido a su relación amorosa y política con los líderes del imperio, esta escultura de la reina data del 46-44 a. C. – Imagen: Wikipedia.-

Para poder seguir con la costumbre optó por contraer matrimonio de nuevo con su otro hermano, Ptolomeo XIV, a quien manejó a su antojo por su corta edad e inexperiencia.

Cleopatra trató de utilizar su influencia sobre César para restablecer la hegemonía de Egipto en el Mediterráneo oriental como aliada de Roma. El nacimiento de Cesarión, quien era producto de la relación entre estos dos reyes parecía reforzar esa posibilidad, a pesar de ello, el asesinato de Julio César por parte de un grupo de senadores la tomó por sorpresa.

En el año 44 a. C. Cleopatra, usando todas sus habilidades y cualidades intentó nuevamente repetir lo que hasta el momento le había resultado bastante bien: seducir a su inmediato sucesor, el cónsul Marco Antonio, que por aquel entonces luchaba con Octavio Augusto por el poder de Roma.

Cleopatra logró su cometido y empezó una relación con Marco Antonio, uniendo sus fuerzas e imponiéndose en Oriente, creando así un nuevo reino helenístico capaz de conquistar Armenia en el año 34 a. C.

El comienzo de su final…

Los conflictos y las guerras entre Marco Antonio y Octavio fueron aumentando con el tiempo, por lo que Octavio Augusto decidió llevar hasta Egipto su lucha.

Busto de Marco Antonio que actualmente se expone en el Museo del Vaticano – Imagen: Wikipedia.-

El enfrentamiento definitivo tuvo lugar en la batalla naval de Actium en el año 31 a. C., momento cuando la flota de Antonio fue derrotada fácilmente al ser abandonada por la mayoría de los egipcios. Marco Antonio consiguió huir y refugiarse con Cleopatra en Alejandría, aunque esto no le serviría de mucho ya que posteriormente al ver su final acercarse cometería su propio suicidio.

Cleopatra perseveraba y no se daría por vencida tan rápido, intentando otra vez, seducir al guerrero romano -en esta ocasión, Octavio Augusto- para salvar su vida y el trono…

Aunque quizás ella estaba convencida por sus anteriores éxitos utilizando esta táctica Augusto, se mostró insensible a sus encantos, la tomó como prisionera y decidió llevarla a Roma como botín de guerra.

Cleopatra no tenía en mente dejar que esto pasara, y según las versiones más “aceptadas” se dice que pidió a sus criadas que le trajeran una cesta con frutas y que metieran dentro una víbora venenosa, la cual sería responsable de llevar a Cleopatra VII a su final en agosto del año 30 a. C., y convertirla así en la última reina del Antiguo Egipto.

Augusto, no conforme con esto aprovechó la circunstancia para asesinar también a su hijo Cesarión, para extinguir así la dinastía ptolemaica y anexar Egipto al Imperio romano.

Las curiosidades más sonadas sobre la vida de esta gobernante egipcia

  1. Nadie conoce su verdadero aspecto ya que cada una de las representaciones existentes varían entre sí. Muchas fuentes afirman que no era tan hermosa como se le pintaba.
  2. Cleopatra tuvo cuatro hijos: Cesarión, hijo de Julio César, Cleopatra Selene, Alexander Helios (gemelos) y Ptolomeo Filadelfo, fruto de la relación entre ella y Marco Antonio.
  3. Su tumba no ha sido encontrada aún.
  4. Decía ser la reencarnación de la gran diosa egipcia Isis.
  5. Según algunas historias, junto con Marco Antonio, fundó una especie de club en el que realizaban orgías, se emborrachaban y comían hasta vomitar.
La muerte de Cleopatra ha sido representada por artistas de diferentes épocas. Esta pintura fue hecha por Jean-Baptiste Regnault y se titula ‘Death of Cleopatra’ – Imagen: Wikipedia.- 

Una vida increíblemente misteriosa…

Aunque la vida que tuvo Cleopatra fue impresionante, muchos datos de esta importantísima mujer quedarán ocultos, y algunos otros con la gran incógnita: ¿en realidad ocurrió así?

Con información de: PlayBuzz / Mujeres en la historia / Biografias y vidas / National Geographic / Wikipedia.

  • Me encanta 7
  • Me divierte 1
  • Me asombra 16
  • Me entristece 1
  • Me enoja 4



Es tendencia