Menú
Horrores Humanos: Klaus Barbie, el carnicero de Lyon

Horrores Humanos: Klaus Barbie, el carnicero de Lyon

Klaus Barbie Altmann fue un alto oficial de las SS y de la Gestapo durante el régimen nazi, estuvo involucrado en numerosos crímenes de guerra y contra la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial.

Sus inicios en el partido Nazi

Cuando Klaus Barbie tenía tan solo 19 años se unió al partido Nacionalsocialista. Ascendió tres años después, cuando se unió a la Schutzstaffel, es decir, la SS o el organismo de seguridad nazi.

Durante la Segunda Guerra Mundial Klaus fue destinado, en primera instancia, a la Sección IVB4 en Ámsterdam, unos meses luego, en mayo de 1942, fue enviado a Francia.

Después de la ocupación y rendición de Francia, el joven Klaus se hizo con el puesto de jefe de la Gestapo en Lyon, el centro de la Francia colaboracionista de Vichy. En esta época se ganó su peculiar apodo “El carnicero de Lyon”.

Los crímenes

Horrores Humanos: Klaus Barbie, el carnicero de Lyon
Klaus consiguió escapar de varios países satisfactoriamente a lo largo de su vida para evitar la condena por sus terribles crímenes – Imagen: Wikipedia.-

Su apodo se debe a la calidad y cantidad de sus fechorías; capturó a 44 niños judíos escondidos en la villa de Izieu, torturó y asesinó al líder de la Resistencia francesa Jean Moulin, el miembro de más alto rango. Bajo su liderazgo en Francia se enviaron 7.500 personas a campos de concentración; sus soldados asesinaron a 4.432 personas y arrestaron a 14.311 miembros de la Resistencia.

Cuando las tropas aliadas se encontraban cerca de Lyon en 1944, Klaus procedió a destruir todos los registros de la Gestapo. Rápidamente, mandó a asesinar a cientos de franceses que conocían sus métodos de tortura y escapó hacia Alemania.

Espía estadounidense ubicado en Bolivia

Cuando la guerra finalizó “El carnicero de Lyon” era buscado por las autoridades francesas para ser condenado por sus espantosos crímenes contra la humanidad.

No obstante, los estadounidenses vieron en él un aliado para la Guerra Fría y le presentaron una salida; el cuerpo de contraespionaje estadounidense contrató a Klaus Barbie para que ayudará a combatir el comunismo en la región latinoamericana. El servicio de seguridad estadounidense le dio una identidad falsa y organizó su escape hacia Bolivia.

Klaus Barbie y su familia se instalaron en Bolivia a finales del año 1955, usaron el apellido de Altman, un rabino de su pueblo natal. El agente nazi de espionaje para los Estados Unidos empezó a dirigir una serrería en La Paz, no obstante, pronto cambió de negocio y se convirtió en comerciante de quinina, entró en contacto con los nazis refugiados en países vecinos y también con los militares locales.

Con la dictadura del general Barrientos Klaus Barbie mejoró su posición social; se le adjudicó el cargo de gerente general de la compañía marítima estatal. Compañía que fue creada por Barrientos en 1967 para actuar de camuflaje frente al tráfico de armas a su servicio.

Entre sus méritos como espía al servicio de los estadounidenses está el servir de asesor en el plan operativo para atrapar a Ernesto Che Guevara en 1967.

Identidad descubierta

Barrientos murió en 1969, y la compañía marítima se fue a la quiebra en 1971. Estos dos hechos cambiaron la vida de Klaus Barbie, el cruel espía abandonó Bolivia y huyó hacia Perú. En este traslado su identidad fue descubierta por la prensa, no obstante, aun así se salvó.

Aunque su identidad se hizo de conocimiento público y era buscado por grupos cazanazis, Klaus logró escapar nuevamente. Regresó a Bolivia, donde las dictaduras de Hugo Banzer (1971-1978) y Luis García Meza Tejada (1980-1981) lo protegieron durante mucho tiempo, ya que les servía en la organización de grupos violentos.

Aunque Francia pidió a Bolivia la extradición de Barbie en 1974, esta no se cumplió ya que no existía tratado de extradición entre ambos países.

“El gobierno francés intentó localizar a Barbie. Su embajador en Washington y otros importantes mandatarios presionaron al departamento de Estado y a la Alta Comisión Estadounidense para Alemania, pidiéndoles ayuda en su tarea. Pero el CIC continuó dándole trabajo”

El juicio y sus últimos años de vida

En 1982 cambió el gobierno de Bolivia, la centro izquierda ganó. Malas noticias para Klaus; el alemán sería deportado el 25 de enero de 1983 a Francia. Poco antes, su esposa, Regina, había muerto de cáncer en La Paz en 1982.

En 1987 Barbie es acusado por sus crímenes contra la humanidad, específicamente se le acusó por la deportación o ejecución de 842 hombres, mujeres y niños (una minoría en la totalidad de víctimas del dirigente nazi). Klaus Barbie fue condenado a cadena perpetua y murió de leucemia en el hospital de la prisión de Lyon en 1991.

Con información de: ABC / El País


Lo que más gusta

Lo más destacado

x