Horrores Humanos: La noche de los cristales rotos

Horrores Humanos: La noche de los cristales rotos

Te contamos cómo se orquestó la «noche de los cristales rotos», el ataque atroz contra la población judía en la Alemania nazi y Austria, durante la noche del 9 y el 10 de noviembre de 1938.

Antecedentes

En la noche del 9 de noviembre de 1938 en Alemana y Austria sucedió el acontecimiento que se conoce como Kristallnacht en alemán (Noche de los cristales rotos en español); por los cristales que llenaban las calles producto de la violencia contra los comercios judíos.

El motivo perfecto que les faltaba a los nazis para atacar a la población judía le llegó cuando un adolescente judío le disparó varias veces al secretario alemán de la Embajada en París. El adolescente poseía la nacionalidad alemana también, estaba refugiándose en París cuando se enteró de que su familia fue deportada a Polonia decidió vengarse.

El ministro de Propaganda alemán Joseph Goebbels aprovecharía la oportunidad para alentar a otros partidarios nazis a organizar la venganza – Imagen: Wikipedia.-

Joseph Goebbels pronuncia su discurso antisemita

El 9 de noviembre de 1938 los líderes del partido nazi se encontraban en Munich, reunidos para recordar el primer intento de Adolf Hitler de hacerse con el poder del Estado.

Goebbels aprovecha la oportunidad para exigirle a los funcionarios tomar acciones radicales contra el pueblo judío. Los nazis animados por las palabras del ministro le ordenan a las tropas de asalto (SA) que destruyan los hogares, comercios y centros de culto de los judíos, incluso le piden que ataquen su integridad física. El ataque duró hasta la mañana del 10 de noviembre.

Daños ocasionados en la Noche de los cristales rotos

Según las dudosas cifras oficiales 91 judíos murieron, en tan poco tiempo se quemaron más de 250 sinagogas, alrededor de 7.000 comercios asociados a judíos se destruyeron y saquearon. Las casas, iglesias, hospitales, escuelas y otros centros fueron saqueados también.

La mañana del 10 de noviembre 30.000 judíos alemanes fueron deportados a campos de concentración. Sus negocios tampoco podían abrir, a menos que pasaran a administrarse por personas no judías, y ahora tenían estrictos toques de queda.

Medidas tomadas por los nazis

La noche de los cristales rotos era un preludio de lo que preparaban los nazis. Luego de esta fatídica noche la población judía quedaría totalmente segregada en Alemania; muchos se suicidarían o tratarían de abandonar el país, los que se quedaron tendrían que pasar por los campos de exterminio poco tiempo después.

Con información de: National Geographic / Encyclopedia.

  • Me encanta 3
  • Me divierte 3
  • Me asombra 7
  • Me entristece 27
  • Me enoja 11



Es tendencia