Gala, la genio que creó a Salvador Dalí

Gala, la genio que creó a Salvador Dalí

Al hablar de Gala, solemos pensar en el arquetipo de musa y modelo, esposa de Salvador Dalí. Sin embargo, la mujer de origen ruso refiere a uno de los personajes más llamativos de la escena intelectual de principios del siglo XX. Más tarde, fue la encargada de crear el discurso pictórico que caracterizaría a su esposo, el surrealista Salvador Dalí.

¿Quién fue Gala?

Fotografía de Gala Dalí, en un retrato de 1938.-

Elena Ivánovna Diákonova nació en Kazán, Rusia, en 1894. Criada en una familia de intelectuales, quien más tarde llevaría el apodo de Gala como un nombre adoptivo, no tardó en convertirse en una mujer culta, libre y transgresora a las ideas de la época que le tocó vivir.

Te puede interesar: Gala, la enigmática musa de Salvador Dalí 

Antes de Dalí, Gala estuvo casada con el poeta francés Paul Éluard. Juntos, trabajaron hasta conquistar la escena intelectual europea. Ella escribía sus prólogos y colaboró en numerosos de sus escritos.

Max Ernst, Gala y su marido, el poeta francés Paul Éluard.-

 Si Éluard es aclamado por la crítica literaria, Gala corresponde a una de las figuras femeninas que trasciende del estereotipo de musa.

En 1929, en un viaje a Cadaqués que emprendió junto con su esposo y René Magritte, conoce al joven español que comenzaba a causar impacto en París.

En 1932, Gala contrae matrimonio nuevamente, pero esta vez con el joven y excéntrico pintor surrealista Salvador Dalí. A pesar de su separación, Gala y Paul se escribieron hasta la muerte del poeta en 1954.

Gala y Salvador

Fotografía de Salvador y Gala Dalí en el taller de pintura.-

 Desde el momento en que se conocieron, tal y como le ocurrió en un inicio con el poeta francés, Gala y Dalí establecen una conexión irremediable.

“En el fondo, no sabes dónde acaba Gala y empieza Dalí” – Montserrat Aguer, experta en la vida del artista español.

‘Tête à château’ (Autor desconocido).-

Muchos de los dibujos y obras atribuidas al artista se encuentran firmadas por Gala Salvador Dalí. Esta rúbrica nos acerca a la exploración del talento de Gala, a quien Dalí reconoce como una auténtica artista.

“Firmando mis obras como Gala-Dalí no hago más que dar nombre a una verdad existencial, porque no existiría sin mi gemela Gala” – Salvador Dalí.

‘Galatea de las esferas’ (Salvador Dalí, 1952).-

Y es que, a pesar del excéntrico personaje que Dalí se había creado para sí, inspirado en el bigote del maestro barroco Diego Velázquez, realmente la profundidad de su trabajo pictórico se debe a la influencia que Gala causó en él, especialmente esa paranoia surrealista que terminaría por consolidar su obra.

Gala y Dalí posando con ‘Pareja con la cabeza llena de nubes’ (1936).-

El artista, caracterizado por su egocentrismo y su megalomanía, realmente escondía un pasado lleno de inseguridades y miedos, que de no ser por Gala, habrían permanecido en él, y por lo tanto, su obra se habría estancado en la carencia de profundidad.

‘Dalí-Gala, autorretrato’ (Salvador Dalí, 1972-1973).-

Es a partir de esta colaboración, donde Gala actúa como coautora conceptual de la característica obra onírica de Dalí. Estimulaba su creatividad y su concentración, fungía como correctora y sugería abiertamente sobre la obra de su esposo, lo cual, le permitía ejercer un control bastante determinista sobre el personaje en que el artista se fue convirtiendo con el transcurrir del tiempo.

Gala falleció en Portlligat, España, en 1982.-

Por: Gabriela Herrera | @gavahema | Culturizando
Con información de: El País | 1843 Magazine | El Universal | Galerías de Arte Barcelona


  • Me encanta
    0

  • Me divierte
    0

  • Me asombra
    0

  • Me entristece
    0

  • Me enoja
    0



Es tendencia