El hotel de los espías: cuando el Mossad creó el Red Sea Diving Resort

El hotel de los espías: cuando el Mossad creó el Red Sea Diving Resort

Desde la fundación del Estado de Israel, el Gobierno ha realizado muchos esfuerzos para que judíos de todo el mundo vuelvan al país para quedarse. Durante los años 70, una de las metas más importantes de la nación era sacar a los miles de judíos que quedaban en Etiopía, y una de las maneras que el Mossad encontró fue creando un lujoso hotel falso, el Red Sea Diving Resort…

Los Beta Israel

Los judíos etíopes, o Beta Israel, llevan miles de años haciendo vida en lo que ahora conocemos como Etiopía. Incluso, la leyenda dice que son descendientes de la reina de Saba con el mismísimo rey Salomón del judaísmo.

Debido a la inestabilidad política del país africano, especialmente durante los años 70 cuando Etiopía sufría una sangrienta guerra civil, el Gobierno israelí decidió hacer diferentes planes para poder transportar los judíos desde Etiopía, con el fin de que realizaran el Aaliyah (el retorno de los judíos a la tierra de Israel).

El ex primer ministro israelí Yitzhak Shamir con varios judíos etíopes en 1991 – Imagen: Wikimedia.-

El gobierno necesitaba un plan y así fue como nació la Operación Moisés, cuya única meta era rescatar a los Beta Israel de la terrible guerra etíope. Entonces, necesitaban la ayuda del Mossad…

El Mossad es una agencia de inteligencia y seguridad de Israel, fundada en 1949, el mismo año en que se fundó el país. Es un servicio civil, y a diferencia de otras agencias de inteligencia en el mundo, como la CIA, el Mossad está bajo las órdenes directas del primer ministro, lo que lógicamente ha facilitado que sus misiones secretas se hagan conocidas a posteriori. Sin embargo, sus agentes no poseen rangos militares y coordina todos los servicios de seguridad de la nación.

El Mossad tenía la misión de sacar a los judíos de Etiopía y la única manera de hacerlo era a través de Sudán: país árabe de mayoría musulmana que no tenía buenas relaciones -ni ningún tipo de relación diplomática- con Israel.  

Durante los años 70, un miembro de la comunidad judía de Etiopía, llamado Ferede Aklum, envió cartas al Mossad en muchas ocasiones, pidiendo la ayuda de ellos para poder rescatar a su gente de la guerra.

Entonces, ¿qué hicieron? Pues, el Mossad creó un lujoso complejo turístico falso…

The Red Sea Diving Resort

Años antes, arquitectos italianos habían comenzado la construcción de un complejo turístico conocido como Villa Arous, a orillas del mar Rojo, en Sudán. Ya que esta nación también tenía una delicada situación política, eventualmente los empresarios italianos terminaron abandonando el proyecto, pero la construcción seguía en pie.

Ubicación del mar Rojo, donde podemos ver a países como Egipto, pero también a Sudán e Israel – Imagen: Wikimedia.-

Así fue como varios agentes israelíes pretendieron ser ciudadanos de otros lugares del mundo y consiguieron un permiso de las autoridades sudanesas. Así rentaron el lugar y lo convirtieron en un resort a comienzos de los años 80.

En este complejo turístico, los visitantes extranjeros podían comer, relajarse en la playa y hasta realizar divertidas actividades como el buceo en este paradisíaco lugar, pero por las noches, mientras los turistas dormían, los espías llevaban a los cientos de judíos etíopes en lanchas por el mar Rojo, hasta que un barco de la marina israelí los recogía y los llevaba a Israel.

¿Cómo llegaban los judíos hasta Sudán? Ferede Aklum terminó formando parte clave del plan, ayudando a transportar a cientos de sus coterráneos a través del desierto sudanés, donde en muchas ocasiones debían caminar 800 kilómetros a pie.

Se cuenta que en varias ocasiones estuvieron a punto de ser descubiertos, pero probablemente el éxito del hotel hizo que las autoridades no pensaran mucho en las irregularidades; gracias al Red Sea Diving Resort, Sudán estaba recibiendo por primera vez turistas desde el extranjero… El Mossad estaba convirtiendo al país, a pesar de su situación interna, en un lugar atractivo para el turismo internacional; no obstante, es importante destacar que en algún momento Israel tuvo que revelarle lo ocurrido a un importante comandante sudanés, así que a pesar de todo, parte de los altos mandos de Sudán efectivamente sabían.

Vista del mar Rojo desde la bahía de Makadi en Egipto – Imagen: Wikimedia.-

Sin embargo, eventualmente se hizo muy peligroso transportar a los Beta Israel por el mar Rojo, así que la otra solución posible era por aire. El Mossad se enteró de una pista área abandonada por los británicos, que se encontraba cerca del lugar, y comenzaron a utilizarla: por las noches arribaban aviones israelíes que transportaban a los judíos etíopes fuera del país árabe.

Aquella situación se ha convertido en una anécdota histórica un tanto graciosa (incluso existe una criticada película al respecto en Netflix), pero en realidad la existencia del Red Sea Diving Resort era una operación bastante complicada.  

Lamentablemente, en 1985 se reveló lo que estaba pasando y el Gobierno de Sudán fue condenado en la comunidad árabe por no haberse percatado (o haber permitido) lo que estaba ocurriendo en su terreno, especialmente por ser Israel un país enemigo, a lo que lógicamente el país árabe reaccionó negando su conocimiento.  

Entonces, la movilización de judíos se vio interrumpida, pero curiosamente los espías continuaron en el lugar ejerciendo la hostelería.

Eventualmente los espías israelíes simplemente desaparecieron del hotel, como comenta un turista que estuvo en el resort, a la BBC. Sin embargo, Israel logró sacar a decenas de miles de judíos de Etiopía con operaciones posteriores, y eventualmente Ferede Aklum, el Beta Israel que transportaba a su gente, se convirtió en un héroe nacional.

La película ‘The Red Sea Diving Resort’ no fue muy apreciada por la crítica de cine, pero cuenta con reconocidos actores como Chris Evans y Ben Kingsley – Imagen: Wikimedia.-

Lo más curioso del asunto es que el Red Sea Diving Resort duró cuatro años en operaciones, y a poco después de que abrieran sus puertas, el complejo turístico se volvió tan exitoso y autosuficiente que ya ni el Mossad ni el Gobierno tenían que financiarlo; entonces, siempre será interesante recordar, cuando varios espías israelíes crearon un hotel que se volvió un éxito, mientras lograron su cometido… salvar a los judíos etíopes.

Con información de BBC / El Confidencial / Portada: Marcos Cruz/Netflix

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia