Comer te da la felicidad; por Magdalena del Río

Comer te da la felicidad; por Magdalena del Río

Por Magdalena del Río |

¿Llevas una mala racha emocional? ¿Sufres tristeza, estrés o mal humor y no sabes por qué? Tranquilo, es normal. Hay ocasiones en las que nuestro cuerpo necesita ayuda para sentirse bien y feliz. Puede ser que no nos haya pasado nada malo y sin embargo tengamos cara de coliflor.

Esto se debe a que necesitamos una dosis más alta de actividades que nos impulsen hacia arriba el estado de ánimo, como hacer deporte o reír con amigos.

También existen alimentos que hacen magia y nos socorren: suben nuestro nivel felicidad.

¿Si no lo ves no lo crees? Pues aquí te dejo una lista de diferentes comidas que debes añadir a tu rutina para sentirte indestructible.

1. FRUTAS Y VERDURAS

2. PROTEÍNAS

3. AVENA

4. OMEGA 3

5. ACEITE DE OLIVA

6. FRUTOS SECOS

7. VITAMINA B6

8. LECHE

9. SEMILLAS

10. CHOCOLATE

¿Quieres saber por qué? ¡Continúa leyendo y hazte un experto en nutrición para una mente positiva!

La fruta y la verdura contienen muchísimas vitaminas que nos aportan una energía muy valiosa porque es natural. Además de crear felicidad, nos aporta tranquilidad. Son muchos los estudios en los que se comprueba que las personas que consumen estos alimentos viven con un mayor bienestar.

Las proteínas son la carne, el pescado y el huevo. Estos hacen que aumenten nuestras endorfinas, que son neurotransmisores que quitan el dolor y crean placer. Son como soldados que nos defienden contra los estados depresivos, la ansiedad y el estrés.

La avena limpia de punta a punta nuestro aparato digestivo, pero ¿qué tiene que ver eso con estar contentos? Pues que además hace más cosas, como ayudar en la regulación de nuestro sistema nervioso para que estemos en calma y no tengamos ganas de pelear con el primero que se nos ponga en nuestro camino.

El Omega 3 se encuentra por ejemplo en el atún, las espinacas, los pepinos o el salmón. Esta maravilla promueve la correcta formación de hormonas, además de ayudar a nuestro sistema inmunológico a defendernos ante enfermedades.

También mejora el funcionamiento de las neuronas para una mejor actividad cerebral.

El aceite de oliva influye en la creación de la serotonina, mejor conocida como “la hormona de la felicidad”. Pero no acaba ahí: humedece la piel de forma completamente sana, dándole al rostro una iluminación y relajación increíble. ¿Lo has apuntado ya en tu lista de la compra?

Los frutos secos son tesoritos, ya que sirven para multitud de cosas: desde mejorar nuestro corazón hasta aumentar nuestra energía y vitalidad diaria. Para actividades físicas o psíquicas son necesarios, pues alivian el cansancio y reducen el estrés. Además al tener ácido fólico y magnesio, alivian los dolores y aportan fuerzas para continuar con el día a día.

La vitamina B6, presente en alimentos como huevos o verduras, eliminan la irritabilidad. ¡Consumiendo productos deliciosos podemos controlar nuestro mal genio! Aunque también será necesario poner un poco de nuestra parte, que no todo se hace solito.

La leche contiene un componente llamado triptófano. Es el responsable de la hormona de la felicidad de la que ya hemos hablado antes, llamada serotonina.

Es necesario tomarlo porque constituye una fuente de bienestar y serenidad. Además nos ayuda a dormir mejor.

Las semillas, como el sésamo o las de girasol, están cargadas de magnesio que combate el dolor de cabeza físico o emocional. ¿Sabías que estar nervioso puede desencadenar dolor? Pues añade en tus comidas semillas de lino, chia… Y verás cómo hacen un efecto maravilloso.

El chocolate negro refuerza la capacidad de memorizar y de pensar. Además produce felicidad (no solo por su sabor, sino por su composición) y tiene propiedades relajantes. Una oncita antes de ir a dormir nos ayudará a tener un sueño mejor que el de un bebé: reparador y placentero.

Hay personas que se lo toman muy en serio, e incluso afirman que “somos lo que comemos”.

A mí no me gusta ser tan radical, pero lo que sí es cierto es que la comida sana refuerza nuestra salud física.
Sin embargo, te ofrezco un punto de vista distinto: ¿Por qué no agregar estos alimentos a nuestras comidas por conseguir la felicidad?

¡Puede resultar divertido!

Por Magdalena del Río | Facebook Magdalena del rio | Twitter – Instagram: @magdaino  | www.espantasapos.wordpress.com

Escritora, feminista y soñadora con el alma libre. Adicta a la poesía y al café de las mañanas. Psicoterapeuta a todas horas del día, modelo de talla grande de vez en cuando. La mejor forma de vivir es riéndome de mi misma.
Foto: Mujer comiendo chocolate / Shutterstock
  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia