‘Anochecer en la Calle Karl Johan’, el desasosiego nocturno de Edvard Munch

‘Anochecer en la Calle Karl Johan’, el desasosiego nocturno de Edvard Munch

A finales del siglo XIX, el artista noruego Edvard Munch decidió capturar en ‘Anochecer en la Calle Karl Johan’ la amargura, la tristeza y el aislamiento de un grupo de personas que, a diferencia de la muchedumbre impresionista -colorida y llena de vida-, deambulan absortos en su propia soledad.

Anochecer en la Calle Karl Johan

Anochecer en la Calle Karl Johan («Aften på Karl Johan», en noruego) es una pintura expresionista, realizada por Edvard Munch, en 1892. Se trata de una obra elaborada en la técnica del óleo, y que actualmente se encuentra en la Rasmus Meyer Collection, en Bergen, Noruega.

La otra cara de la ciudad moderna

A diferencia de la mirada impresionista de las urbes europeas a finales del siglo XIX -coloridos bullicios, plasmados a través de pinceladas dinámicas-, Munch se atrevió a revelar el desasosiego y la amargura detrás de la muchedumbre, esta vez, acompañados del paisaje nocturno.

‘Baile en el Moulin de la Galette’ de Pierre-Auguste Renoir (1876) – Fuente: Wikipedia.-

 Desde la multitud cadavérica que se presenta amenazante en el primer plano de la composición, pasando por el contraste entre lo colmado y lo vacío en cada uno de los lados de la calle, hasta el punto de fuga -y la metáfora de que, a lo lejos, existe muchísimo más de lo que podemos ver-, son elementos que nos permiten empatizar con las figuras entre la multitud, como individuos solitarios, incluso en una ciudad abarrotada de gente.

El desasosiego nocturno de Edvard Munch

Conocido por ser el pintor del miedo, la angustia y las temáticas sórdidas, Edvard Munch (1863-1944) dedicó su vida a retratar al sujeto moderno, y en consecuencia, su sufrimiento existencial.

Pionero del expresionismo, como corriente pictórica que deformaba la realidad, para que lo “feo” pasara a ser el objeto de admiración, el artista noruego contempló, durante años, la soledad, la muerte, el sexo y la miseria, como temas recurrentes en el amplio recorrido de su obra.

Esta búsqueda por reflejar la amargura existencialista, despertó el ideal por presentar una visión interior del artista, denominada la «expresión», frente a una realidad cada vez más próxima a la guerra.

Gracias a la autenticidad y a la introspección de su estilo, Munch no solo contrastó el concepto de ciudad moderna, asociado a las tendencias artísticas de la época, sino que anticipó la estética que, años más tarde, incluso inspiraría el cine expresionista alemán, preludio de lo que, posteriormente, se convertiría en el género de terror en el séptimo arte.

Fotograma de la cinta ‘Das Cabinet des Dr. Caligari’ (1920) – Fuente: IMDb.-

Con información de: Historia-Arte! / Croma Cultura / Arte Historia / Independent UK / IMDb / Foto: Wikimedia

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia