Expresionismo, el arte de lo prohibido

Expresionismo, el arte de lo prohibido

Al hablar de expresionismo, nos referimos al movimiento cultural originado en Alemania a inicios del siglo XX. Es considerado una liberación de las artes pictóricas, en relación a temas que, para la época, despertaban el morbo, lo obsceno y lo prohibido. Cuna de Goya, Munch y Kandinsky, ¡conoce al expresionismo, el arte de lo prohibido!

Goya, el precursor expresionista por excelencia

Al igual que muchas de las vanguardias pictóricas que hicieron vida a inicios del siglo XX, el expresionismo encuentra sus orígenes en la reacción de importantes artistas, en consecuencia de problemáticas que iban más allá de su período histórico.

A finales del siglo XVIII e inicios del XIX, Francisco de Goya (1726-1828) abrió la puerta a un amplio espectro de oportunidades, que ahora rendían culto a técnicas opuestas al realismo, al impresionismo o al naturalismo, cuyo objetivo no era otro sino representar la escena pictórica desde una perspectiva subjetiva, sentimental y simbólica.

Esta es una reproducción fotográfica fiel de la pintura bidimensional ‘El aquelarre’ (Goya, 1797-1798) – Fuente: Wikipedia.-

En su obra El aquelarre (1797-1798), el pintor español introdujo el tema del satanismo en las bellas artes. Esto se debe, fundamentalmente, a que algunos sectores de la sociedad practicaban ritos paganos, y en consecuencia, eran perseguidos por la Inquisición. A solo tres años de finalizar el siglo XVIII, Goya consigue destacar la expresividad, el dramatismo y la deformidad, que años más tarde, en 1819, consolidaría con su versión de Fernando VII bajo la metáfora de Saturno devorando a su hijo.

En este sentido, Goya permitió el surgimiento de la pintura contemporánea y provocadora, donde la verdad de la obra se encuentra en el interior del artista.

¿En qué momento de la historia surge el expresionismo?

El expresionismo nace a inicios del siglo XX, aunque algunos historiadores señalan que 1905 fue el año decisivo.

Esta es una reproducción fotográfica fiel de la pintura bidimensional ‘El grito’ (1893), la cual es la pintura más popular del artista noruego Edvard Munch – Fuente: Wikipedia.-

En medio del auge de las vanguardias pictóricas en Europa -como el impresionismo y el fauvismo, primordialmente-, se gestaba el rechazo hacia la filosofía positivista, acompañada con el estilo de vida que se implementó luego de la Revolución Industrial.

Esta corriente intelectual promovía el avance de las sociedades, por medio del pensamiento racional y científico. No obstante, el positivismo desplazaba cualquier variación en su fórmula, y por consiguiente, ignoraba las emociones, los sentimientos y la calidad humana, solo por el presunto bienestar de progreso.

La llegada del siglo XX, previo a la Primera Guerra Mundial, implicaba un reinicio, un refrescamiento de los valores, y una nueva oportunidad para desplazar todo aquello que había alejado a la humanidad de su verdadero significado.

El expresionismo, entonces, surge como una reacción hacia la hipocresía que se había mantenido durante décadas. En este sentido, se concibe como una corriente artística que presenta un matiz pesimista, que no escatimaba en mostrar aquello que despertaba curiosidad, intriga, morbo y una nueva perspectiva de la realidad.

Entonces… ¿En qué consiste el expresionismo?

Esta es una reproducción fotográfica fiel de la pintura bidimensional ‘La muchacha y la muerte’ de Egon Schiele (1915) – Fuente: The Yorck Project (2002) – Wikipedia.-

El expresionismo se caracteriza, principalmente, por el empleo de colores intensos, en función de capturar una expresión desmesurada de sentimientos y sensaciones. Por consiguiente, el expresionismo podría definirse, en síntesis, como una deformación de la realidad, donde lo «feo» pasa a ser el principal objeto de admiración.

Destacan las temáticas oscuras, como la soledad, la muerte, el sexo, la miseria, con el objetivo de plasmar pictóricamente una visión trágica de un individuo alienado, pues su existencia ha sido reducida a una sociedad industrializada.

Esta búsqueda por reflejar la amargura existencialista, despertó el ideal por presentar una visión interior del artista, denominada la «expresión», frente a una realidad cada vez más próxima a la guerra.

Munch, Ensor, Schiele y Kandinsky, los precursores del expresionismo

Al igual que casi todas las corrientes artísticas, el expresionismo se fundamenta bajo distintos lineamientos que lo ubicaron en un espacio y tiempo en la historia. Es decir, lo conforman cuatro períodos, bajo el nombre de escuelas artísticas, que permiten comprender el desarrollo y evolución de esta vanguardia del siglo XX.

Esta es una reproducción fotográfica fiel de la pintura bidimensional ‘Pubertad’ de Edvard Munch, circa 1894 – Fuente: Samling Nasjonalmuseet – Wikipedia.-

La etapa preexpresionista, desarrollada durante los últimos años del siglo XIX, se constituye de dos figuras primordiales, Edvard Munch en Noruega y Ensor en Bélgica. Ellos fueron los encargados de realzar lo grotesco, lo extraño y lo prohibido.

Ejemplo: Pubertad (Munch, 1895), cuya temática se traduce en el despertar de la sexualidad femenina, la llegada de la primera regla y la revelación de uno de los más grandes tabúes de todos los tiempos.

Posteriormente, en 1905, surge el grupo Die Brücke, liderado por Ernst Ludwig Kirchner. Esta escuela protesta en contra de los academicismos y extravagancias causados por el período de la Belle Époque.

La pintura efectuada entre 1905 y 1913 se catapulta como una de las primeras manifestaciones vanguardistas en la Europa del siglo XX, y muestra el inicio de un nuevo siglo, y por ende, el comienzo de un período en crisis.

En tercer lugar, la escuela Der Blaue Reiter («El jinete azul», en alemán), surgió en la ciudad de Múnich, Alemania, en 1911, y tuvo como finalidad agrupar a distintos artistas que promovieran la libertad creadora, optando así por la abstracción.

Esta es una reproducción fotográfica fiel de la pintura bidimensional ‘Fuga’ de Wassily Kandinsky, en 1914 – Fuente: Wikipedia.-

Este grupo fue fundado por el versátil Wassily Kandinsky, y conformado por figuras como August Macke, Paul Klee, Gabriele Münter, entre otros.

Finalmente, la Escuela de París estuvo sustentada por cuanto artista bohemio y antiacademicista buscara encontrar un camino, entre las ya numerosas vanguardias que se gestaban en la primera mitad del siglo XX.

Entre 1915 y 1940, ya encontraban su auge otras corrientes como el fauvismo, el cubismo, el postimpresionismo, el surrealismo, entre otras. En este sentido, se dio inicio a un arte heterodoxo -no convencional-, que plasmaba el sentir de una sociedad que creció durante un período entre guerras.

Con información de: Historia Arte / Características / Grandes maestros de la pintura. Barcelona, España. Editorial Sol 90, S.L. / Foto: Wikipedia

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia