Menú
Yma Súmac, la princesa inca de voz imposible

Yma Súmac, la princesa inca de voz imposible

A Yma Súmac le dijeron desde pequeña que era una descendiente de emperadores y se tomó su papel de princesa muy en serio… Incluso, para disipar las dudas, el gobierno de su natal Perú confirmó su linaje. Su increíble voz y su exótica belleza la convertirían en una diosa musical adorada en el mundo…

El nombre Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo tiene suerte de imponente, sin necesidad de leerlo en voz alta, pues el carácter de esos sustantivos propios haría honor a la personalidad futura que tendría la hija de Sixto Chávarri y Emilia del Castillo, nacida un 13 de septiembre del año 1922 en Cajamarca, Perú.

Zoila creció sabiendo que, por parte de su madre, era descendiente lejana de nada más y nada menos que del soberano inca Atahualpa. Con dotes artísticas de naturaleza, aprendió a cantar “imitando el trinar de las aves”. No tardó rato en llamar la atención del público e incluso del gobierno… así el Ministerio de Educación financió el traslado de Zoila a la capital peruana, apareciendo por primera vez en la radio en 1942.

Yma Súmac, la princesa inca de voz imposible
Atahualpa, el último soberano inca – Imagen: Wikimedia.-

Su nombre de pila no le pareció atractivo para su voz ni su personalidad y, aprovechando sus orígenes ancestrales incas, se comenzó a denominar artísticamente «Yma Súmac», cuyo significado es “soy la más bella” en lengua quechua (idioma de los Andes peruanos).

En el año 1942 no solo sería conocida por el público peruano… también conoció al compositor Moisés Vivanco, quien fue su compañero sentimental y artístico.  

Viajes por el mundo

A pesar de su estrambótica voz, capaz de llegar a las cinco octavas y superior a las sopranos de coloratura, su carrera se desarrolló más a nivel internacional que en su natal Perú. Después de grabar unas canciones en Argentina con la Compañía Peruana de Arte, que albergaba músicos, bailarines y cantantes dirigidos por su marido, en 1944, se encaminó a Nueva York.

Al aterrizar en suelo norteamericano en 1946 el grupo se redujo a Yma, Moisés Vivanco y la prima de ella, Cholita, quien cantaba a su lado. Aunque su estilo y el hincapié en su ascendencia no fueron bien recibidos en un principio, la cantante y su marido firmaron un contrato con el sello Capital Records y ganaron gran fama por su apariencia exótica.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Víctor Miller | 莫维克 (@iamvictormiller)

En 1950, se convirtió en la primera cantante latinoamericana en pisar escenarios de teatro musical en Broadway. Ese mismo año publicó su primer álbum Voice of the Xtabay, con canciones de estilo folclórico andino. El filme El secreto de los incas (1954) significaría su debut como actriz y la buena acogida le hizo volver a participar en otra producción cinematográfica, esta vez en México, llamada Música de siempre (1956).

Hollywood le concedió una estrella en el Paseo de la Fama a finales de la década de los 50. A partir de los 60, Yma era una mujer oficialmente divorciada y famosa en los Estados Unidos y en Canadá. Su postura política la hizo conocida en la Unión Soviética, en donde visitó unas cuarenta ciudades y su música estuvo bien recibida.   

Muerte

El final del siglo XX cayó muy bien para la cantante, que prestó su voz para publicidades y películas en las que se usaron sus canciones. Grabó un disco de rock llamado Miracles (1972) y participó en el disco Stay Awake, en donde varios artistas versionaron temas icónicos de películas de Disney.

Luego de pasar varios años fuera de su país, en 2006 regresa a Perú para ser condecorada con diversos reconocimientos. Yma Súmac muere en 2008, a causa de un agresivo cáncer de colon que acabó con ella en pocos meses, en Los Ángeles. Su único hijo (que tuvo con su único esposo, Moisés Vivanco), Papuchka Vivanco, también se dedica a la música.

Yma Súmac: estilo y relevancia en la música

Los géneros de sus canciones iban desde el clásico folclor peruano hasta ritmos como el mambo, exótica y lounge. El rechazo que sufrió en su país se debe a que logró integrar en sus composiciones los clásicos ritmos peruanos con el jazz y el rock, mezcla que no sentó bien a los sectores más conservadores de la sociedad. Estados Unidos le concedió además la ciudadanía en 1955, cuestión que no agradó a muchos de sus compatriotas.

Fue precursora de lo que hoy se conoce como música del mundo (world music en inglés), un estilo que busca explicar la fusión entre las músicas modernas o étnicas con el público masivo. Su voz es considerada una de las mejores de la historia, única en su registro, increíblemente amplia. Hasta la fecha, continúa siendo la artista peruana con mayores ventas en el mundo, acumulando unas 40 millones de copias.

Con información de Wikipedia / ABC / El Comercio / Youtube


Lo que más gusta

Lo más destacado