William Shakespeare, el inventor de palabras

William Shakespeare, el inventor de palabras

El famoso escritor inglés William Shakespeare, uno de los más aclamados de todos los tiempos, creador de obras traducidas y reproducidas a nivel mundial es, por su labor, Patrimonio del Reino Unido. Uno de los factores principales de su reconocimiento, entre muchos otros motivos, es su aporte al enriquecimiento del vocabulario y las expresiones del idioma -inglés- y, por lo tanto, de la cultura anglosajona.

William Shakespeare

William Shakespeare, a lo largo de sus 52 años de vida, realizó más de 30 obras de teatro, 150 sonetos y 4 obras líricas. Moldeando a su gusto el inglés, logró crear palabras, frases y expresiones que perduraron en el tiempo y se convirtieron en elementos inseparables de este idioma.

Es por esto que existe la famosa locución de que el inglés es ‘la lengua de Shakespeare’, haciendo referencia al excelente manejo que este tenía del idioma y al legado que dejó para las futuras generaciones.

Lo que seguramente no sabías sobre William Shakespeare

Se calcula que el escritor británico creó más de 1.700 palabras a lo largo de su carrera, transformando sustantivos y nombres en verbos, verbos en adjetivos, añadiendo prefijos y sufijos a diferentes palabras, combinando vocablos y construyendo palabras totalmente nuevas, mediante la fusión de diferentes letras que nunca antes habían sido unidas.

La creatividad de Shakespeare no se puede negar, el autor, reconocido a nivel mundial, cumplió un papel fundamental en la historia, no solo en la dramaturgia, sino también por su aporte literario, como por la mencionada contribución al inglés que ha llegado hasta nuestros días.

Hamlet

William Shakespeare, autor de obras magníficas como: Romeo y Julieta, Hamlet, Otelo, El rey Lear, Sueño de una noche de verano, Macbeth, Antonio y Cleopatra, El mercader de Venecia, entre otras; marcó un hito en la historia del idioma, gracias a que, luego de la publicación de sus obras, estos modismos fueron adaptados por la población como palabras y expresiones cotidianas. Es decir, se puede hablar de un idioma previo a Shakespeare y de otro diferente, posterior a él.

Es a finales del siglo XVI y principios del XVII, cuando el autor inglés concibe una cantidad extraordinaria de obras en las que incluye sus propios términos originales: 1.700 palabras es una cifra abrumadora, teniendo en cuanta que el idioma inglés se estima que está formado por unos 350.000 términos, entre verbos, adjetivos, sustantivos, adverbios, etc.

La influencia de Shakespeare en el idioma es indiscutible. Que una sola persona lograra añadir casi dos mil nuevas expresiones a la palestra de un idioma, gracias a sus obras y sin intención alguna de transformar esta lengua, es un hecho único en la historia británica y mundial.

Estante con libros

Además de sus propias creaciones, William integró a sus escritos palabras que se consideraban ‘marginadas’, de poco uso u olvidadas, popularizándolas entre sus lectores y seguidores. Entre los términos utilizados y creados por Shakespeare, los más destacados, traducidos del inglés, son:

• Hurry (Apresurarse). Presente en Enrique VI: «Mientras otros chocan vidas, honores, tierras y todo se apresura hacia la nada».

• Lonely (Solitario). Presente en Coriolano: «Un dragón solitario, de quien en su ciénaga se habla y se le teme más de lo que se lo ve».

• Generous (Generoso). Presente en Hamlet: «Absuélveme en tus generosos pensamientos».

• Undress (Desvestirse). Presente en La fierecilla domada:  «Señora, desvístase y venga a la cama».

• Critical (Crítico). Presente en Otelo: «No soy nada si no soy crítico».

• Gloomy (Oscuro). Presente en Tito Andrónico: «Forzada en el oscuro bosque vasto y despiadado».

• Radiance (Resplandor). Presente en El rey Lear: «Pues por el sagrado resplandor del sol».

• Majestic (Majestuoso). Presente en La Tempestad: “Esta es la visión más majestuosa».

• Laughable (Regocijante). Presente en El mercader de Venecia: «Aun cuando el mismo grave Néstor jurara que acababa de oír una broma regocijante».

• Courtship (Cortejar). Presente en El mercader de Venecia: «Después de haber estado cortejando aquí hasta sudar a mares y haber prestado juramento de amor hasta secarme el paladar».

Estos vocablos son solo algunos ejemplos de la grandísima cantidad de los establecidos por Shakespeare, y se puede determinar al leerlos, por conocimiento previo, que su uso es cotidiano, tanto en el idioma original como en su traducción al castellano.

Es por esto que el aporte de William a la diversidad y disponibilidad del idioma es innegable, siendo este el creador de palabras que se han vuelto fundamentales en la comunicación, sobre todo, entre los individuos de habla inglesa.

Macbeth

William Shakespeare en 12 grandes citas

Entre sus creaciones de frases y expresiones podemos encontrar algunas otras que forman parte de conversaciones cotidianas como “a sorry sight” (una vista triste), “for goodness’ sake” (por amor a Dios), “full circle” (círculo completo-volver al inicio-) o “naked truth” (verdad desnuda). De igual forma, gracias a sus obras, Shakespeare popularizó diferentes nombres de mujeres, que son usados, aun hoy en día, de manera regular, tales como: Jessica, Celia, Olivia, entre otros.

Shakespeare pintado en un muro de una calle de Londres

Definitivamente, William Shakespeare, es un personaje protagónico de nuestra historia, sus aportes literarios, sociales y culturales dejaron una marca en la humanidad que perdura hasta nuestros días.

Es un hombre que siempre posee un elemento que sorprende, tanto en sus creaciones como en su vida personal y que, por lo tanto, será siempre un objeto interesante de estudio e investigación.

Con información de: NEW LINK (BIOGRAFÍA) | NEW LINK | INFO BAE | Foto: Shutterstock

  • Me encanta 10
  • Me divierte 0
  • Me asombra 3
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia