Menú
Escucha "E71 • Vidente y adivinos: De Nostradamus a Baba Vanga • Cosas Muy Importantes • Culturizando" en Spreaker.

Videntes y adivinos: Desde Nostradamus a Baba Vanga

Por Cosas Muy Importantes | El hombre desde siempre ha sentido atracción por lo oculto y sobre todo por conocer ese misterio llamado futuro. La pregunta es ¿existen personas con poderes adivinatorios? ¿Se puede predecir el futuro? Vamos a hablar de vidente y adivinos. Desde Nostradamus a Baba Vanga.

Algunos conceptos

Vidente

Este término etimológicamente procede del latín «videns», participio presente activo de «vidēre» que quiere decir ver. Su significado viene siendo «persona capaz de ver el futuro».

Adivino

La palabra adivino la derivamos del verbo adivinar, y este procede del latín addivinare (adivinar o imaginar), compuesto de ad- (aproximación) y el verbo divinare (adivinar, presagiar, profetizar), derivado este del adjetivo divinus (relativo a los dioses, divino, inspirado por la divinidad).

Profeta

La palabra profeta deriva del griego profetes que significa mensajero o portavoz. Profeta, o profetisa en femenino, se refiere a una persona que logra entender y dar sentido a fenómenos inexplicables para la mayoría o consigue ver el futuro.

Futuro

Se dice de un espacio, tiempo o época que esta por venir. Este vocablo en su etimología es de procedencia latina bajo denominación «futūrus» con el mismo significado.

Cartomancia

La palabra «cartomancia» está formada con raíces griegas y significa «adivinación usando cartas». Sus componentes léxicos son: kharthes (carta, hoja de papiro preparada para escribir en ella) y mantis (adivino), más el sufijo -ia (cualidad).

Astrología

La palabra astrología está formada por las palabras griegas ἀστήρ (aster = estrella) y λόγος (logos = palabra, expresión, tratado), aunque eso supone una usurpación de una ciencia de los cuerpos celestes. Por eso ha habido que denominar a esa ciencia «astronomía» para diferenciarla de la astrología.

Un poco de historia…

Desde tiempos remotos las personas han recurrido a los profetas o guías espirituales para encontrar respuestas o conocer el futuro. En diversas culturas, las élites o los gobernantes recurrían a videntes o adivinos para tomar decisiones -tanto personales como políticas- Existía un profundo respeto por las artes adivinatorias y muchos se regían por lo que estos “sabios” les indicaban ya que eran considerados los voceros directos de los dioses.

En la Antigua Roma, muchos criminales eran incluso juzgados por medio del arte de la adivinación. Predominaban los augurios, o la capacidad de predecir el futuro.

Una vez que llegó el siglo de Oro, en la Edad Media nació un creciente interés por los fenómenos astrológicos y la cartomancia. Allí comienzan a surgir las primeras cartas del tarot y la observación de las estrellas comienza a tener su auge, y se comienza a determinar que la posición de las estrellas podía determinar la vida y suerte de una persona.

Las prácticas adivinatorias avanzaron con paso firme durante toda la Edad Media, llegando hasta el Renacimiento. Aquí se comienzan a interpretar las líneas de la mano, y en la literatura y poesía se comienza a hacer referencia y a dedicar obras al arte adivinatorio.

Una vez llega el Siglo de las luces, tres siglos después, se le asigna un gran interés a la ciencia, dejando la adivinación relegada en segundo plano, pero esto no significa que se dejaran de consultar videntes… esto. Siempre ha estado presente.

Algunos de los videntes más famosos de la historia

Videntes y adivinos: Desde Nostradamus a Baba Vanga

Cassandra

En la mitología griega, Casandra era hija de Hécuba y Príamo, reyes de Troya. Casandra fue sacerdotisa de Apolo, con quien pactó, a cambio de un encuentro carnal, la concesión del don de la profecía. Sin embargo, cuando accedió a los arcanos de la adivinación, Casandra rechazó el amor del dios; este, viéndose traicionado, la maldijo escupiéndole en la boca: seguiría teniendo su don, pero nadie creería jamás en sus pronósticos. Tiempo después, ante su anuncio repetido de la inminente caída de Troya, ningún ciudadano dio crédito a sus vaticinios. Ella, junto con Laocoonte, fueron los únicos que predijeron el engaño en el caballo de Troya.

Entre sus presagios más famosos están:

  • La derrota de Troya
  • La muerte de Agamenón
  • Su priopia desgracia

Nostradamus

Videntes y adivinos: Desde Nostradamus a Baba Vanga

Nacido en Salon de Provence, región al sur de Francia, Michel de Notre-Dame, conocido en español como Nostradamus, hijo de un comerciante judío, mostró desde su infancia, habilidades matemáticas y astrológicas, razón por la cual fue fiel admirador de las teorías presentadas por Copérnico.

Cuando era joven sus estudios en medicina se vieron interrumpidos por la peste bubónica presente en la época, debido a lo cual viajó por toda Francia relacionándose con doctores, alquimistas, cabalistas y místicos renacentistas que influyeron en la formación de sus conocimientos.

Tras la publicación de su obra profética, titulada Las verdaderas centurias astrológicas y profecías, durante 1555, en la cual afirmaba la predicción de todas las catástrofes a ocurrir en el mundo, se hizo acreedor de varios seguidores influyentes de la aristocracia francesa.

Madame Lenormand

Videntes y adivinos: Desde Nostradamus a Baba Vanga

Matemática, druida, astrónoma —y astróloga—, estudiosa de la cábala judía y de los horóscopos, Marie-Anne Lenormand se ganó fama internacional desde muy temprana edad. Desde los 14 años, que llegó a París, decidió profesionalizar sus dones adivinatorios. A los 17, ya ofrecía consultas privadas a sus vecinos. Fue así como, de boca en boca, se ganó la fama que construiría su camino hasta las élites en el poder.

Se sabe que las paredes de su consultorio estaban repletas de murciélagos disecados y esqueletos humanos. Incluso a pesar de la decoración excéntrica de su estudio, cientos de políticos la iban a visitar.

Marie-Anne Lenormand nació en la provincia francesa. Al quedar huérfana a los 5 años, heredó la fortuna de su padre, un comerciante de telas reconocido en todo el país. A pesar del éxito mercantil que había alcanzado su familia, decidió no seguir el negocio familiar. Por el contrario, encontró sus propios clientes entre las élites en el poder de Francia.

Militares y políticos franceses la visitaban en su estudio personal para hacerle consultas. Ella se describía a sí misma como una ‘mujer de canales abiertos’, que le permitían interpretar el futuro con las cartas del Tarot.

Algunas fuentes aseguran que Marie-Anne Lenormand revolucionó la cartomancia francesa, iniciada en el siglo XVIII, y le dio un lugar de importancia a estas prácticas adivinatorias en la cúpula del poder francés.

Aunque sus clientes más asiduos fueron líderes de la Revolución Francesa, como Robespièrre y Marat, Lenormand no se limitó a políticos de su propio país. Por el contrario, se tiene registro de que incluso los zares rusos y otros emperadores acudían a ella para tomar decisiones que podrían cambiar el curso de su mandato para siempre. Uno de ellos, fue Napoleón Bonaparte, quien a pesar de su registro académico sobresaliente, y de su carácter racional, se enteró de sus peores derrotas con lecturas de Tarot.

Su matrimonio, sus mayores fracasos bélicos e incluso la fecha exacta de su matrimonio le fueron revelados por Marie-Anne Lenormand. Ella se convirtió en consejera personal del emperador.

Además de predecir la fecha exacta de su casamiento, se volvió íntima confidente de la emperatriz de Francia. Al punto que, según dicen, llevaba a su perro galgo a los aposentos del emperador sin que nadie la detuviera.

Al tiempo que Lenormand era ampliamente respetada en la corte napoleónica, era bien sabido que la gente le tenía miedo. Sus ‘habilidades’ de las artes oscuras causaban temor a la gente que rondaba las élites en el poder. Hay autores que aseguran, incluso, que Napoleón no estaba muy de acuerdo con que Madame Lenormand fuera tan cercana a su esposa. Sin embargo, permitió que la relación se estrechara sin imponer resistencia.

A pesar de eso, Marie-Anne Lenormand le dijo en las cartas específicamente cuándo se divorciaría y la fecha precisa de su exilio. En esa misma lectura, le aseguró que moriría por su cuenta, fuera de Francia, en 1821. Todas las predicciones de la médium se cumplieron —y nadie sabe realmente por qué. Ella murió a los 71 años sin herederos, pero con un legado que, según dicen, sigue influyendo la cartomancia contemporánea.

Rasputín

Rasputín nació el 21 de enero de 1869 en Pokróvskoye, Rusia. Pasó una infancia particular, tildado como raro por sus pares y con gran curiosidad sobre lo que denominaba como “el reino de Dios”.

Se casó con Praskovia Fiódorovna Dubróvina, con quien tuvo cinco hijos. Abandonó a su familia en 1892 para residir en un monasterio y luego unirse a la secta cristiana “jlystý”, lo que marcó su vida y vocación para siempre. Esta asociación era rechazada por la Iglesia Ortodoxa Rusa, la cual consistía en la flagelación y sacrificios para acceder al camino de Dios. A partir de este momento, gracias a sus particulares prácticas, recibió el apodo de Monje Loco.

Trabajó con la monarquía rusa, siendo consejero y curandero de la familia real. Y allí fue ganando fama en la aristocracia, generando aliados y enemigos, hasta que fue asesinado el 30 de diciembre de 1916.

Baba Vanga

Videntes y adivinos: Desde Nostradamus a Baba Vanga

Vangelia Pandeva Dimitrova más conocida como Baba Vanga, fue una mística, clarividente y herbolaria búlgara que pasó la mayor parte de su vida en Rupite, área en las montañas Kozhuh en Bulgaria.

Nació el 31 de enero de 1911, en Bulgaria, y falleció el 11 de agosto de 1996 a causa de un cáncer de mama a los 85 años.

Con solo 12 años perdió la visión por un accidente a causa de un tornado, y es que sus ojos se llenaron de arena y fue solo cuestión de años que perdiese la vista por completo. Un acontecimiento que sin duda marcó su vida, y es que fue a partir de ahí cuando su don de ver el más allá se intensificó, haciendo predicciones cada año sobre todo el mundo, y es por ello que le empezaron a llamar Baba Vanga.

Ese don que le permitía «ver» todo a partir de las «voces» que escuchaba de «otra dimensión» que le decían lo que ocurriría, y a partir de ahí hacer diferentes predicciones, como catástrofes naturales, muertes de personalidades y otros acontecimientos históricos.

Entre sus vaticinios más comentados se encuentra el nacimiento del Estado Islámico, el calentamiento global, la pandemia del coronavirus, el tsunami de Indonesia en 2004 y la caída de las torres gemelas en Estados Unidos. «Dos aves metálicas chocarán contra los hermanos americanos, lobos aullarán desde los arbustos y la sangre de inocentes correrá por los ríos», se dice que confesó en su momento.

Sus predicciones no están escritas, ya que era analfabeta y, por lo tanto, hay distintas versiones de sus anticipos, lo que da pie a que muchos cuestionen sus ‘profecías’.

También fue considerada el ‘oráculo oficial’ del gobierno comunista de la extinta Unión Soviética y, por lo tanto, hay quienes aseguran que Baba Vanga “era manipulada por los servicios secretos, que le facilitaban información a fin de darle más credibilidad a sus videncias”, indica el citado medio.

La pitonisa dejó una lista de eventos que finalizan en el año 5079 cuando, según ella, será el fin de la humanidad.

Sus seguidores aseguran que esta ‘psíquica’ búlgara era capaz de comunicarse con los muertos y tuvo más de una visión sobre el futuro. Por supuesto, hay varias predicciones que hizo para este 2022 (ninguna muy buena).

Las predicciones de Baba Vanga para 2022:

  • La a aparición de un nuevo virus letal en Siberia que hasta ahora permanece congelado y que quedaría expuesto producto del deshielo por el calentamiento global: «Incluso quienes escapen morirán de una enfermedad horrible».
  • La llegada de una hambruna producto del ataque de una plaga de langostas en las plantaciones agrícolas de India
  • Algunos países asiáticos, además de Australia, se verán afectados por inundaciones que dañarán su economía.
  • En las grandes ciudades surgirán nuevas sequías por la escasez de agua potable y por la contaminación de los ríos.
  • La tecnología impactará de forma negativa en nuestras vidas, volviéndonos incapaces de distinguir lo real de lo virtual.

¿Quieres conocer sobre otros videntes y adivinos? Escucha el episodio 71 del del Podcast Cosas Muy Importantes, en tu plataforma de Podcast favorita y recuerda suscribirte a nuestro Patreon para tener acceso a contenido exclusivo.

--


Lo que más gusta

Lo más destacado

x