Teresa Carreño: la historia de la prodigio del piano venezolana

Teresa Carreño: la historia de la prodigio del piano venezolana

Los prodigios de la música siempre sorprenden por su gran talento desde temprana edad. Este es el caso de Teresa Carreño, uno de las prodigios musicales más icónicas de Venezuela. Con su gran habilidad para tocar el piano, Carreño logró varias hazañas increíbles que merecen ser conocidas. Te contamos su historia.

Teresa Carreño tenía solo nueve años cuando fue invitada a tocar el piano en la Casa Blanca para el presidente del momento, Abraham Lincoln. Esta anécdota representa el talento innato que Carreño poseía desde muy pequeña y que tuvo la oportunidad de desarrollar a lo largo de su vida. A continuación, conocerás su historia.

Primeros años de la “niña prodigio”

Teresa Carreño nació en Caracas, Venezuela en 1853. Su familia era conocida por pertenecer al mundo musical de la época, ya que su abuelo era un famoso compositor de música sacra (música creada para contextos religiosos). Desde muy temprana edad Carreño mostró su predilección por la música. Su padre, al notar esto, comienza a enseñarle lo básico del piano y a poner a prueba las habilidades de su hija con ejercicios complejos.

 

 

Teresa Carreño en sus primeros años – Imagen: Wikipedia.-

Ocho años después de su nacimiento la niña prodigio ya contaba en su repertorio musical con varias piezas cortas de piano. Entre estas piezas había ocho valses, dos polkas y tres danzas. Solo un año después la situación de conflicto en Venezuela hizo que su familia decidiera emigrar hacia los Estados Unidos.

Asentamiento y éxito en los Estados Unidos

El mismo año en que la familia Carreño llega a su nuevo país, la joven prodigio del piano comienza sus actuaciones en Nueva York; donde la catalogan como un “fenómeno musical” y “niña maravilla”. Sus interpretaciones le consiguieron su primer profesor famoso, el compositor estadounidense Louis Moreau Gottschalk.

Luego de presentarse con éxito al público neoyorquino comenzó una gira por todo el país. El momento destacado de la gira fue su concierto privado en la Casa Blanca para el presidente Abraham Lincoln.

Viaje de la familia Carreño a Europa

Poco después, en 1866, la familia de Teresa Carreño viajó hasta París. En la capital francesa la joven pianista realizó su debut europeo y conoció a grandes personalidades de la música, como el compositor de óperas Gioachino Rosssini y el compositor húngaro Franz Liszt. Georges Mathias, un aprendiz de Frédéric Chopin, se convirtió en su profesor e inspiración. De igual manera, Rossini descubrió que Carreño tenía talento para el canto de ópera.

Su habilidad en el canto se evidenció en 1872 cuando tuvo que sustituir a la soprano principal en una ópera en Edimburgo. A pesar de no haber cantado en frente de público en toda su vida, Carreño sorprendió a todos con su habilidad y talento. Al volver a los Estados Unidos obtuvo varios papeles en diferentes óperas.

Difícil vida personal de Teresa Carreño

La vida personal de Carreño fue complicada. En su primer matrimonio, con el violinista francés Emile Sauret, tuvo una hija que luego fue dejada en adopción. Una de las giras de Carreño por Europa fracasó, al igual que su matrimonio, y su padre falleció en Francia.

 

Teresa Carreño recibió los apodos «la valquiria del piano» y la «leona del teclado», por su fuerte estilo de tocar el piano – Imagen: Biografía corte de.-

Asentada otra vez en Europa, Carreño volvió a contraer matrimonio y comenzó nuevas giras. En esta nueva experiencia, ya más adulta, recibió los apodos «la valquiria del piano» y la «leona del teclado», por su fuerte estilo de tocar el piano.

Últimos años de Teresa Carreño

En sus últimos años Carreño siguió deleitando al publico europeo y estadounidense. Sus últimos conciertos fueron, en su mayoría, en el icónico Carnegie Hall en Nueva York. En la navidad de 1916 Carreño fue invitada a la Casa Blanca por segunda vez, en esta ocasión para tocar frente al presidente Woodrow Wilson.

 La pianista tenía planeada una gira por América del Sur cuando enfermó en Cuba en marzo de 1917. Unos meses después, en su apartamento en Manhattan, falleció en compañía de su cuarto esposo.

 

En sus últimos años Carreño siguió deleitando al publico europeo y estadounidense. Sus últimos conciertos fueron, en su mayoría, en el icónico Carnegie Hall en Nueva York – Imagen: Wikipedia.-

Carreño solo volvió a su país natal Venezuela en dos ocasiones, primero en 1885 para hacer una gira y dos años después para liderar un proyecto de ópera que terminó fracasando. En 1938 sus restos cremados fueron enviados a Caracas, donde residen en el Panteón Nacional. De igual manera, el teatro más importante de Venezuela es llamado Teatro Teresa Carreño en su honor.

Con información deBBC / Biografía corta de / Biografías y vidas  / Imagen: Wikimedia

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia