¿Por qué usamos refranes?

¿Por qué usamos refranes?

Todos nos hemos topado en alguna conversación formal, informal, casual u ocasional con frases como “Al que madruga Dios lo ayuda”, “Agua que no has de beber, déjala correr”, “Al mal tiempo, buena cara”, y pare de usted de contar, pero te has preguntado ¿por qué los utilizamos? Aquí encontrarás algunas teorías que podrían darte una mejor percepción sobre el uso y los significados de los refranes.

«Barriga llena, corazón contento»

Para entrar en materia, podemos afirmar que los refranes son “un dicho agudo y sentencioso de uso común” (según definición del Diccionario de la Real Academia), pero en palabras simples, no son más que dichos breves que reflejan experiencias vividas, donde está presente el sentido común y la sabiduría popular de culturas ancestrales.

A los refranes también se les conoce como proverbios, por lo que funcionan como sinónimos.

«Agua que no has de beber, déjala correr»

Origen de la palabra refrán

Esta singular palabra tiene su origen etimológico en el francés, y se deriva del término “refrain”, que significa estribillo, es decir, las palabras que se repiten al final de cada estrofa de una canción.

Sin embargo, los refranes encierran muchas más ideas en su concepción, y han servido a través de los años como una enseñanza, una frase de aprendizaje o referencia para situaciones cotidianas de nuestra vida.

«La curiosidad mató al gato»

Los refranes alrededor del mundo

Es seguro que tienen su nacimiento en siglos muy antiguos, y subsisten debido a que se han difundido a través de los años mediante la tradición oral.

Los refranes representan en su mayoría las antiguas creencias, tradiciones, pensamientos y percepciones de diversas culturas y pueblos del planeta, y por su relación con los hechos cotidianos de la vida, pueden ser aplicados actualmente, tal como se utilizaban mucho tiempo atrás.

Los refranes más famosos o trascendentales han sido los proverbios chinos y los de habla hispana, ya que poseen una mayor riqueza en cuanto a su elaboración y cantidad, además que están y han estado presentes, a través de los años, en casi todas las culturas.

Más vivos que nunca

Con lo visto anteriormente, podemos asegurar que los refranes no pasan de moda, incluso, se podría afirmar, hasta apostar, que nos acompañarán hasta el fin de los tiempos, y esto por una sencilla razón, porque cada uno de ellos encierra en su concepción una moraleja, un consejo, una experiencia de vida, que con una diversidad de figuras literarias como rimas, símiles, hipérboles, metáforas, entre otras, le ofrece al lector o receptor, una percepción distinta y hasta jocosa de los problemas o situaciones a las que se enfrenta a diario.

Es básicamente esa la razón por la que los refranes no perecen, sino que prevalecen, porque siguen transmitiéndose de generación en generación, y por la peculiaridad de su redacción, en algunas ocasiones poética, en otras chistosa y exagerada, gusta y cala en el sentir popular, y se arraiga cada vez más en el colectivo con el pasar de los años.

Refranes Comunes

  • A Dios rogando y con el mazo dando (Las intenciones y los buenos propósitos deben corresponderse con acciones).
  • A falta de pan, buenas son tortas (Es preferible la conformidad con lo real cuando no puede alcanzarse lo ideal).
  • A grandes males, grandes remedios (Deben realizarse grandes esfuerzos cuando son necesarios).
  • No todo lo que brilla es oro (No todo lo que parece tan bueno en realidad lo es).
  • De tal palo, tal astilla (El carácter de una persona viene determinado por su linaje).

Ahora que conoces un poco más acerca de los refranes y su historia, así como la razón por la que los usamos, ¿te atreverías a inventar uno? Comparte con nosotros cuál es tu refrán favorito para que esta tradición milenaria, símbolo de la cultura popular universal, se mantenga vigente a través de los años.

Con información de PlayBuzz | Lo más Diario | Los Preguntones | Refranes y su Significado | RAE / Imagen: Shutterstock

  • Me encanta2
  • Me divierte0
  • Me asombra2
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia