Enero 09, 2019

Kamikazes, soldados que mueren por el honor de su país

Kamikazes, soldados que mueren por el honor de su país

Porque para algunos, el servicio a su país y el defender sus ideales vale más que la propia vida. Un grupo de soldados japoneses se ganó un título especial ¿De dónde sale la palabra? ¿Qué significa? Aquí te contamos todo:

¿Qué significa Kamikaze?

Kamikaze es la unión de las palabras “viento” y “dios”, para referirse a los pilotos japoneses cuya misión es hacer un ataque suicida en pro de las exigencias del ejército de su país. Fueron muy famosos en la Segunda  Guerra Mundial.

¿Qué querían lograr? Detener el movimiento armado del océano pacífico para proteger las costas de Japón.

¿Cómo lo hacían? Los pilotos abordaban los aviones repletos de bombas y se estrellaban voluntariamente contra sus objetivos de forma directa y rápida, con el propósito de hacer explotar la nave junto con las bombas y el bote del enemigo. Evidentemente, de la explosión no se salvaban los pilotos, por esto se conoce como una misión suicida.

¿De dónde sale la palabra Kamikaze?

La palabra de origen japonés, está realmente muy mal escrita –debido a la falta de conocimiento sobre la lengua de los traductores estadounidenses-. Los traductores confundieron los Kanji, que son los símbolos con los que escriben en Japón y en lugar de traducir “Unidad Especial de Ataque Shinpū» que es lo que realmente significa, decidieron usar “Kamikaze” –se dice que los leyeron al revés-, hoy el término es aceptado por la RAE.

¿De dónde sacaban voluntarios? ¿Quién estaba dispuesto a morir?

Para la cultura japonesa, defender a su país está de primer lugar en el orden de prioridades. Se inició una campaña mediática en la que se solicitaban jóvenes que estuvieran dispuestos a morir por su país. Uno de los líderes militares del momento -Sekio Nishina-, lo dijo así:

El espíritu de la Unidad de Ataque Especial es el espíritu que corre por la sangre de todo japonés. La acción de estrellarse que simultáneamente mata al enemigo y al piloto mismo sin error es llamado Ataque Especial. Cada japonés es capaz de convertirse en un miembro de la Unidad de Ataque Especial.

Además del servicio a su país, representaba un hecho espiritual de muy alto nivel. Todos aquellos que entregaran su vida, no solamente estarían cumpliendo con una misión militar, sino que también estarían trabajando para su Emperador y convirtiéndose automáticamente en  Eirei, una palabra japonesa que traduce «buen hombre» y «espítitus de guerra fallecidos».

Unos ataques suicidas que NO eran rentables para la guerra

Pese a que las misiones resultaban exitosas, representaban un costo enorme para el ejército japonés. El vicealmirante que estaba a cargo de la armada en ese momento -1942- expuso algunas de las  razones por las que –según su criterio- las operaciones no deberían continuar:

La muerte del piloto, más allá de la pérdida humana, también representaba la pérdida de la memoria y el registro de lo sucedido. Esto provocaba un desbalance de información importante, puesto que nadie más que el piloto fallecido sabía lo que había ocurrido.

La pérdida de las naves representaba un enorme golpe para la estabilidad del ejército japonés, si bien los aviones podían ser producidos masivamente –o al menos, los más pequeños-, requerían de tiempo, dedicación y una serie de medidas preventivas. Además, de que para que explotara realmente, necesitaba una velocidad muy particular y no todos los Kamikazes la alcanzaban

¿Siguen vigentes los Kamikaze?

Legalmente no, estas misiones suicidas fueron desintegradas con la finalización de la Segunda Guerra Mundial, pero el ejército japonés nunca negó la posibilidad de volverlas a emplear. Resultaban ser muy efectivas en el cumplimiento de sus objetivos.

Hay una gran variedad de documentales sobre el tema, si quieres verlos, haz clic aquí.

 

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas | Culturizando
Con información de HistoryLearning

  • Me encanta 2
  • Me divierte 0
  • Me asombra 3
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0