Enero 23, 2019

El origen de la «rendición incondicional»

El origen de la «rendición incondicional»

El 23 de enero de 1943 en la Conferencia de Casablanca, Churchill y Delano Roosevelt adoptan el principio de «rendición incondicional». Rendición incondicional es una rendición sin condiciones, en la que no se dan garantías a la parte que se rinde.

En los tiempos modernos la rendición sin condiciones incluyen a menudo las garantías proporcionadas por el Derecho internacional. Anunciando que la rendición incondicional es aceptable ejerce, supone también una presión psicológica sobre un adversario más débil.

El uso temprano más famoso de la frase se produjo durante la Batalla de Fort Donelson en el año 1862 en el transcurso de la Guerra Civil Americana. El general de brigada Ulysses S. Grant del Ejército de la Unión recibió una solicitud de términos del oficial al mando de la fortaleza, el general de brigada confederado Simón Bolívar Buckner. La respuesta de Grant fue que “No hay términos; solamente la incondicional e inmediata entrega puede aceptarse. Y me propongo pasar de inmediato a su obra”.

Cuando las noticias de la victoria de Grant, una de las primeras de la Unión en la Guerra Civil, llegó a Washington D. C. la prensa señaló que las dos primeras iniciales de Ulysses S. Grant, «U.S.», eran las mismas que las de «unconditional surrender» (rendición incondicional en inglés), expresión que más tarde se convertiría en su apodo.

El uso del término se retomó durante la Segunda Guerra Mundial en la Conferencia de Casablanca cuando el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt surgió con los otros Aliados y la prensa como el objetivo de la guerra contra las Potencias del Eje de Alemania, Italia y Japón.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1