Maravillas del arte: ‘Las meninas’ – Diego Velázquez

Maravillas del arte: ‘Las meninas’ – Diego Velázquez

Realizada en 1656 por el maestro barroco Diego Velázquez, ‘Las meninas’ corresponde, sin lugar a dudas, a una de las obras más influyentes y estudiadas en la historia del arte. ¡Conoce los detalles desde sus enigmáticos personajes hasta el magistral uso de la metapintura!

Las meninas, la obra maestra de Velázquez

Desde su realización en 1656, han existido numerosas interpretaciones sobre el significado de Las meninas, consolidada como una de las obras más influyentes, no solo dentro del barroco español, sino en el marco de la historia del arte universal.

Velázquez, «el más grande pintor que jamás ha existido»

 

Con el transcurrir de los años, se ha considerado a Las meninas como una obra precursora de la fotografía, en vista de que capta un instante congelado, que trasciende todo cuanto era conocido, para la época, como una composición pictórica.

En este sentido, la obra de Velázquez corresponde, más que a un interesante abordaje sobre el retrato de la nobleza, a una reivindicación del arte liberal. En otras palabras, el maestro barroco contemplaba, como principal objetivo, evocar la realización artística como algo que trascendía de una técnica manual, y presentarla como una actividad fascinante, compleja e intelectual.

Asimismo, críticos y estudiosos de la pintura de Velázquez aseguran que Las meninas corresponde a una manifestación personal de estas intenciones, y que pintarse a sí mismo junto al rey Felipe IV, constituye una reivindicación de su propia nobleza. Prueba de ello radica en que, luego de la muerte del artista, en 1660, el rey ordenara que le fuese añadido el emblema de Santiago, con la finalidad de representar el título de caballero al que Velázquez tanto aspiraba.

La imagen de los reyes en el espejo

El pintor, al igual que la infanta Margarita, se encuentra mirando frontalmente al espectador. No obstante, el punto central dentro de la composición radica en las figuras que se reflejan en el espejo.

El tema principal de ‘Las meninas’ se contempla como el retrato de la Familia Real, tomando como escenario el taller de su autor – Fuente: Museo del Prado (Wikipedia).-

 El rey Felipe IV y la reina Mariana de Austria aparecen representados, de forma indirecta, como dos personajes reflejados en el espejo del centro.

Algunos críticos señalan la posibilidad de que la idea de mostrar la presencia de figuras en un espejo, se encuentra inspirada en la obra El matrimonio Arnolfini (1434), del pintor flamenco Jan van Eyck, pintura que, para la época, pertenecía a la colección de la casa real española.

El misterioso personaje de la entrada

El personaje en la puerta del fondo no es otro sino el chambelán de la reina Mariana. Su brazo flexionado en el umbral constituye el punto de fuga, y en él convergen todas las líneas de perspectiva. Para efectos de la época, su papel, entre los asistentes del rey, equivalía al realizado por el propio Velázquez.

Los bufones de la corte

En su obra maestra, Velázquez retrata a todos los estratos de la corte española, desde la posición más baja hasta la monarquía. Ubicándolos en parejas, el artista retrata a Nicolás Pertusato y Mari Bárbola, empleados por la corte para el entretenimiento de la familia real y los cortesanos. A su vez, a cada lado de la infanta Margarita, se encuentran dos meninas que la atienden: María Agustina Sarmiento e Isabel de Velasco.

Detrás de ellos, se encuentran Marcela de Ulloa, viuda de Diego de Peralta Portocarrero, y un guardadamas; ambos encargados de supervisar a todas las doncellas que rodeaban a la infanta Margarita.

El movimiento de los ojos de la infanta Margarita

Margarita María Teresa de Austria (1651-1673) fue hija del rey Felipe IV de España y Mariana de Austria. Apodada como «la infanta Margarita», Velázquez la retrata cuando era apenas una pequeña de 5 años.

La trágica historia detrás de la infanta Margarita, protagonista de ‘Las meninas’ de Velázquez

 

En la pintura, Velázquez capta con una magistral meticulosidad el instante en que la infanta voltea fugazmente a ver a sus padres, al otro lado de la habitación. En vista de que su rostro se encuentra ladeado hacia el lado contrario de los reyes, los especialistas han señalado que la niña se encontraba observando al perro de la corte, ubicado en la esquina inferior derecha de la obra.

 

Las pinceladas vivas de Diego Velázquez

«El más grande pintor que jamás ha existido» fue la frase que utilizó Salvador Dalí para describir a Diego Velázquez. Y en efecto, solo el más influyente artista de la época pudo haber concebido una obra tan compleja y transgresora como Las meninas.

Para configurar las extraordinarias y certeras pinceladas de Velázquez, basta con apreciar la técnica con la cual, por medio de unos pocos trazos claros y oscuros sobre el lienzo, se conforma la pose elegante de los dedos del propio autor. Asimismo, es posible contemplar el exhaustivo detalle con el cual el artista compone las texturas tanto en los vestuarios de sus personajes, como en las paredes y el techo de la habitación en la que se encuentra.

 

Otras interpretaciones de Las meninas

Al ser una de las obras más estudiadas, al menos durante los últimos 300 años, algunos historiadores han contemplado la posibilidad de que exista más de una interpretación para la pintura. Un dato curioso radica en el hecho de que se ha comprobado un desorden psiquiátrico relacionado con la obra de Velázquez: el Síndrome de la Fatiga de Las Meninas (SFLM), padecido por algunos investigadores, absortos en encontrarle nuevos significados.

Hay quienes señalan que, en realidad, Velázquez pinta a la infanta Margarita, acompañada de las doncellas y el resto de los miembros de la corte, cuando de pronto, aparecen los reyes. En este sentido, lo que aparecería en el lienzo pintado por el artista dentro de la obra, serían las meninas dentro de Las meninas.

Es decir, lo que pinta el maestro barroco es exactamente lo mismo que observa el espectador. Debido a esta interpretación, muchos han considerado a Las meninas como una precursora del arte conceptual, en pleno siglo XVII.

Con información de: Grandes maestros de la pintura (2001) / Historia-Arte! / Museo del Prado

  • Me encanta2
  • Me divierte0
  • Me asombra1
  • Me entristece0
  • Me enoja4



Es tendencia