La vida de Ingrid Bergman, la estrella sueca de Hollywood

La vida de Ingrid Bergman, la estrella sueca de Hollywood

Ingrid Bergman plasmó su nombre como uno de los más grandes en la historia del cine. La actriz sueca contó con una extensa filmografía y se ganó tres premios Oscar, siendo la segunda mujer con más estatuillas doradas; solo superada por Katharine Hepburn.  

Infancia complicada y refugio en la actuación

En Estocolmo, Suecia, el 29 de agosto de 1915, nació Ingrid Bergman. Fue hija de Justus Samuel Bergman -un fotógrafo amante del cine y las artes- y Friedel Adler, de nacionalidad alemana. Desde muy joven, su vida se vio marcada por la muerte de sus seres queridos. Su madre murió en 1918 y su padre falleció 10 años después. Al quedar huérfana, Ingrid fue acogida por una tía paterna, que falleció a los pocos meses; luego fue a vivir con Otto Bergman, otro tío

Debido al amor de su padre por el cine, la joven siempre encontró un encanto indescriptible en la actuación. Greta Danielsson, una vieja amiga de su padre, le ofreció sus primeras oportunidades como extra teatral, y en 1933 dio el salto para formarse como actriz. 

Bergman quiso audicionar para el Royal Dramatic Theatre, pero sus tíos se opusieron gracias a que en la época no era bien visto que una chica de buena familia fuese actriz. Ingrid les propuso un trato a sus tíos: haría la audición, y si no era seleccionada, abandonaría la actuación; ellos aceptaron. 

Incursión como actriz

En la audición del Royal Dramatic Theatre, los participantes debían realizar tres interpretaciones, pero a Ingrid le bastó con una para ser elegida. Ahí estudió y se matriculó como actriz. 

En 1932 hizo su debut en la cinta de Landskamp, aunque fue un papel menor no acreditado. Tres años después, dio su primera gran interpretación en Munkbrogreven y a partir de ahí su carrera despegó. Con el estreno de Intermezzo le llegaron las ofertas de Hollywood. David O. Selznick fue un productor de Metro Goldwyn Mayer que compró los derechos del filme, realizó un remake y le ofreció a Bergman repetir su papel. 

La erupción de Ingrid en Hollywood no se hizo esperar. Ya no era una estrella en Suecia, sino que lo era en todo el mundo. Realizó, en su mayoría, papeles románticos y de chica buena, pero en 1941 rompió ese molde al interpretar a una prostituta en El extraño caso del Dr. Jekyll. Un año después actuó en Casablanca, la película que enmarcó su carrera para la posteridad, considerada como uno de los mayores clásicos de todos los tiempos; un parteaguas del cine. 

Premios, televisión y teatro

La carrera de Bergman no es recordada solo por sus grandes papeles en la gran pantalla, sino por lo multifacética que fue la actriz. La intérprete, que hablaba cinco idiomas, desarrolló su carrera en muchos ámbitos y países. Hizo papeles en sueco, alemán, inglés, italiano y francés; además de haber trabajado en Suecia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Italia, Inglaterra, Francia, España e Israel.

Alternó sus trabajos entre el cine, la televisión y el teatro, alcanzando el éxito en todos. Participó en 46 películas, siete proyectos televisivos y 11 obras de teatro. Sus grandes interpretaciones la hicieron acreedora de 28 nominaciones a premios, de los cuales ganó tres premios Oscar, cuatro Globos de Oro, tres NYFCC Award, dos NBR Award, un NSFC Award, un Emmy, un Tony, un BAFTA y un César. 

El American Film Institute la situó como la cuarta actriz más importante en la historia de Hollywood, solo por detrás de Katharine Hepburn, Bette Davis y Audrey Hepburn

Ingrid Bergman murió el 29 de agosto de 1982, en Londres, Inglaterra, a causa de un cáncer de mama, pero gracias a su impresionante carrera en varios aspectos artísticos, su legado e influencia nunca serán olvidados. 

Con información de Mujeres Notables / Biografías y Vidas / EcuRed | Foto: Pixabay

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia