La pareja más icónica de Woodstock, 50 años más tarde

La pareja más icónica de Woodstock, 50 años más tarde

En pleno auge del movimiento hippie, el Festival de Woodstock se posicionó como uno de los eventos de rock más grandes de todos los tiempos. Entre el 15 y el 18 de agosto de 1969, recibió a medio millón de personas bajo el lema de “tres días de paz y música”. ¡Conoce la historia de Nick y Bobbi, la pareja más icónica de Woodstock a 50 años del emblemático festival!

“Nunca esperé que esa escena fuera a tener tal alcance» – Burk Uzzle, fotógrafo de la portada del disco ‘Woodstock: Music from the Original Soundtrack and More’ (1970).

Una historia de amor en Woodstock, 50 años después

Una captura fue suficiente para plasmar la esencia de Woodstock. En el transcurso de una mañana de 1969, el fotógrafo Burk Uzzle se encontraba merodeando las instalaciones del festival, cuando se encontró con una escena que no tardaría en convertirse en un ícono de toda una generación.

Por otro lado, una pareja decidió emprender una aventura para experimentar en carne propia uno de los momentos más importantes en la historia del rock. Sin intuir que estaban siendo fotografiados, el hombre abraza con una manta a quien actualmente continúa siendo su esposa, Bobbi Kelly, para resguardarla del frío y la caótica atmósfera que respiraba al amanecer en Woodstock.

¿Quién es la pareja de la icónica fotografía de Woodstock?

Nick Ercoline y Bobbi Kelly se conocieron apenas seis meses antes del emblemático festival. Mientras él fungía como estudiante universitario y contaba con dos trabajos para costear sus gastos, ella se encontraba trabajando a tiempo completo en un banco.

Ninguno de los dos se identificaba con el movimiento hippie ni con todo lo que este conllevaba. No consumían drogas ni se vestían llamativamente.

“Yo era un estudiante universitario y tenía dos trabajos para ganar algo de dinero: durante el día hacía una labor pequeña en la construcción y en la noche atendía la barra de un bar en Nueva York llamado Dino’s. Ella trabajaba a tiempo completo en un banco y vivía en un departamento con su primo. Por mi parte, yo seguía viviendo en la casa de mis padres”, explica Ercoline sobre el contexto de sus vidas en 1969.

A inicios de 1969, Bobbi era una cliente regular de Dino’s, pues su pareja del momento también trabajaba en el local neoyorquino. No obstante, tras largas charlas con Nick, quien siempre la atendía en la barra, Bobbi decidió terminar con su novio. Para mayo de 1969, la pareja ya se encontraba perdidamente enamorada.

Woodstock, el atractivo del caos y el movimiento hippie

En lo que parecía un día como cualquier otro, la pareja se encontraba en la barra de Dino’s escuchando la radio. No obstante, se trataba del 15 de julio de 1969, día debut del Festival de Woodstock.

Inicialmente, la convocatoria para el evento habría sido de unas 50 mil personas, pero con el transcurrir del día, la multitud se incrementó paulatinamente, hasta llegar a la importante cifra de medio millón de personas.

El festival contó con las icónicas presentaciones de Jimi Hendrix, The Who, Janis Joplin, Santana y Joe Cocker, principalmente.

En la radio, se informaba a la audiencia sobre la naturaleza del evento, que este se llevaría a cabo en una granja en la localidad de Bethel, a pocos kilómetros de la «gran manzana»; sin embargo, también se hacía un llamado hacia los potenciales espectadores para que se abstuvieran de acercarse al festival, pues aquello se habría convertido en un conglomerado masivo de un público exorbitante, así como en un banquete descomunal de drogas y alcohol.

«Caminamos entre miles de personas. No teníamos información. No existían los mensajes de texto, ni los tweets, ni enviar imágenes. Solo vimos a todos moviéndose en una misma dirección y los seguimos» – Bobbi Kelly.

El anuncio en la radio, más que una advertencia, se tradujo como una carta de presentación hacia lo que se convertiría en una aventura de una vez en la vida. Así que la pareja, que solo contaba con 20 años de edad, decidió emprender una travesía entre carpas, casas rodantes, fogatas, música en vivo, flores y una gran marea de espectadores.

“Sentimos que era algo que no viviríamos nunca más. Queríamos ser testigos de un hecho irrepetible”, recuerda Ercoline.

La simple captura que se convirtió en un ícono de Woodstock

“Los editores siempre insisten con decirme qué debo hacer y cómo lo debo hacer. Eso sofoca la creatividad. Y por eso mis fotos de Woodstock son tan únicas. La verdadera historia de ese festival estuvo en la gente y no en la música” – Burk Uzzle, reportero gráfico estadounidense, sobre cómo decidió vivir la experiencia de Woodstock sin estar asociado a ningún medio en particular.

Uzzle señaló que, en medio de un paseo al amanecer, observó con distancia y atención a una pareja que ya se encontraba despierta temprano por la mañana, mientras el resto dormía. Uzzle no se percató al instante de las repercusiones que su fotografía tendría con el paso de los años.

“Lo que me atrajo fue esa imagen tan hermosa y poética que se aprecia cuando se abrazan. Me gustaba la filosofía de los hippies de sentirse libres, pero nunca fui parte de ellos” – Burk Uzzle, fotógrafo de la icónica pareja del Festival de Woodstock.

Un año después del festival, Nick y Bobbi seguían juntos, pero Woodstock había quedado como un recuerdo del pasado. Cuando salió el álbum Woodstock: Music from the Original Soundtrack and More (1970), se percataron de ser los protagonistas de una de las carátulas más icónicas para la música del siglo XX, e internalizaron la idea de que, en efecto, habían formado parte de un momento único en la historia de la música.

No obstante, no fue sino hasta la celebración de los 20 años del festival, en 1989, que se conocería la historia de los rostros detrás de la representativa fotografía.

Tras 50 años del evento, la pareja señala que nunca cobraron los derechos por aparecer en la fotografía, ni se interesaron realmente en hacerlo: “Queríamos estar en sincronía con el espíritu de Woodstock, así que jamás exigimos dinero por la foto”, explicó la pareja.

La pareja contrajo matrimonio en 1971 y tuvieron dos hijos. Mientras que Nick se convirtió en carpintero e inspector de construcción, su esposa Bobbi se dedicó a ser enfermera en una escuela. Actualmente, residen en Pine Bush, Nueva York, y conservan una de las tres impresiones originales del fotógrafo.

«Estoy muy feliz de haber sido una pequeña parte de la experiencia de Woodstock. Es algo maravilloso de compartir con alguien a quien has amado por 50 años. Para algunos la longevidad de nuestra relación es increíble. Con toda la locura del mundo, Woodstock es algo feliz» – Bobbi Kelly, quien aparece junto a su esposo en la portada del disco Woodstock: Music from the Original Soundtrack and More (1970).

Con información de: Culto / Milenio / The Vintage News

  • Me encanta3
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia