‘El caminante sobre el mar de nubes’: La obra más representativa del Romanticismo

‘El caminante sobre el mar de nubes’: La obra más representativa del Romanticismo

El pintor alemán Caspar David Friedrich realizó en 1818 una de las obras de arte más representativas del Romanticismo. ‘El caminante sobre el mar de nubes’ presenta a un viajero de pie en lo alto de una montaña mirando un místico mar de nubes. ¡Te invitamos a conocer el mensaje de esta pintura!

Las pinturas románticas se caracterizan por la representación de paisajes que muestran las distintas fuerzas de la naturaleza. Caspar David Friedrich fue uno de los principales exponentes pictóricos en presentar hermosos paisajes naturales que llevan al espectador a perderse en ellos…

El caminante sobre el mar de nubes es una clara representación del Romanticismo en cuanto a la presentación de hermosos paisajes. De igual manera, destaca la singular agonía existencial y la melancolía frente a algo mucho más grande que nosotros. Dicha pintura es considerada como una de las obras maestras y más representativas del Romanticismo.

El caminante sobre el mar de nubes

A simple vista está la figura de un hombre de espalda, vestido con un traje negro -representativo de la época en la que fue pintada- parado en lo alto de una montaña, apoyado en un bastón y con su cabello atrapado en el viento. Frente a él se encuentran picos de montañas saliendo entre la espesa niebla. Se ha dicho que el hombre de esta pintura es el mismo Friedrich.

El desconocido hombre se encuentra en el centro de la obra porque el artista quiso que el espectador asumiera su rol y se asomara al acantilado

El caminante sobre el mar de nubes’ (1818) es un óleo sobre tela de 74,8 cm de ancho por 94,8 cm de alto. Actualmente se encuentra en el Museo de Kunsthalle de Hamburgo, Alemania – Imagen: Caspar David Friedrich, pintor.-

La postura y el bastón que lleva el hombre revelan que es un caminante que ha llegado a una eminencia de lugar y se ha quedado ahí para admirar el sublime panorama. Está solo, pues solamente en este estado se es capaz de estar en comunión con el mundo que lo rodea.

No obstante, el paisaje montañoso cubierto por una espesa niebla pintada con diversos tonos de blanco, azul y gris es el componente al que mayor atención se le debe prestar…

“El mar de nubes” o “mar de niebla” se muestra como un elemento que no conoce límites, se extiende hasta el infinito y parece confundirse con el cielo. Se interpreta como la representación de lo desconocido e intangible para el hombre.

‘Arco iris en un paisaje de montañas’, escena paisajista llena de símbolos religiosos

Friedrich era un fiel creyente de la religión, es por esto que a la pintura también se le ha dado un significado y simbolismo religioso. Las rocas y las montañas son la representación de la vida terrenal; en contraposición, las nubes representan la vida eterna. El hombre, como pieza central, se encuentra entre ambas vidas como sujeto terrenal y descendiente de lo divino.

A diferencia de otras pinturas románticas, en esta obra no se aprecia ningún elemento tenebroso o sombrío, también muy del gusto de los pintores románticos. Hace honor a la inmensidad y al carácter sublime y supremo de la creación.

Según registros del Museo de Kunsthalle, en Hamburgo, Alemania, El caminante sobre el mar de nubes es de las pinturas más solicitadas en cuanto a los derechos de reproducción. La figura del caminante ha trascendido a su tiempo para transformarse en un auténtico referente estético. La obra ha servido de inspiración para la creación de carteles de cine, cómics, caricaturas, videojuegos, publicidad, ente otros.

Con información de: Cultura Colectiva | Historia arte | Arte selecto / Foto: Wikimedia

  • Me encanta0
  • Me divierte0
  • Me asombra0
  • Me entristece0
  • Me enoja0



Es tendencia