8 formas de recuperar la chispa en la pareja

8 formas de recuperar la chispa en la pareja

Todas las relaciones de pareja pasan por una etapa donde la chispa se apaga, una de las razones principales por las que ocurre esto es porque la rutina y la cotidianidad han absorbido todo el espacio de la pareja, haciendo que todo se vuelva demasiado previsible.

El cansancio y el estrés se apoderan de nosotros, lo cual termina pasando factura al tiempo de intimidad que antes solíamos compartir con nuestra pareja.

Todo esto es totalmente normal y común, muchas parejas eligen experimentar cosas nuevas, salir de su zona de confort, comprar algunos juguetes eroticos o vibradores si nunca lo han hecho, probar nuevas posiciones en la cama, entre otras cosas. Es por ello que te diremos las 8 formas de recuperar la chispa:

1. Respeta el espacio del otro

Ser una pareja no significa volverse inseparables, ni ser uno solo, esto es algo que debemos entender y dejar a un lado para evitar crear una dependencia emocional y lograr mantener una relación sana.

Cuando una persona se convierte en tu extensión y el tú, yo y nosotros se reduce solo en nosotros, se tiende a perder una parte enorme de la atracción sexual.

De manera que sin que te resulte demasiado agresivo, permítete ver a tu pareja como alguien con personalidad y vida propia, de manera que ese simple “despegue” aumente las ganas de estar juntos y avivar la pasión.

Dejar que el otro vaya a algún lugar sin acompañarle, puede ser el comienzo para recuperar la chispa, darse un respiro, pasar tiempo con amigos y amigas (evitando los celos) o que le dedique tiempo a su hobby.

Tal vez pienses que esto es algo contraproducente, pero nada más lejos de la realidad, si ambos se conceden ese espacio personal, los momentos que compartan luego van a ser mucho más especiales.

2. Sexualízate

Muchas veces puede ocurrir que el sexo disminuye porque sencillamente pensamos menos en él, al mantener nuestra mente en otras cosas.

Busca la manera de introducir el sexo en tu cabeza: lee alguna novela erótica, mira algunas películas de contenido sexual/sensual, explora en el fondo de tu cerebro cuáles son tus fantasías sexuales. Si no pensamos en sexo, dificultosamente lo buscaremos.

3. Comparte tus fantasías

No son las mismas personas que en el pasado, de manera que puedes tomarte un tiempo para explorar a esta nueva tú y reconocer cuáles son tus fantasías en el presente.

Cuando te hayas dado un paseo por tus fantasías sexuales mas ocultas, las reconozcas y las aceptes puedes compartirlas con tu pareja. Conversen sobre sus nuevas fantasías, este tipo de conversaciones sin duda reavivaran esa llama.

4. Habla sin miedo de lo que te excita

Cuando se habla de lo que nos gusta en la cama, la conversación puede ser poco precisa, los factores que contribuyen a la excitación de una persona u otra son muy diferentes y mucho mas allá de las diferencias de género, cada persona tiene unas diferencias específicas que el otro simplemente no podrá saber de la nada.

Hablar sobre qué es lo que nos excita puede parecernos algo vergonzoso, pero el sexo requiere saber qué es lo que a nuestra pareja le gusta.

Si es algo que de verdad te cuesta hablar cara a cara, puedes aprovechar las opciones que las nuevas tecnologías nos brindan. Y si quieres algo más creativo, puedes hablarlo con la luz apagada.

5. No dejes el sexo a la espontaneidad

Muchas parejas trabajan demasiado, están cansados y algunos tienen hijos, si se deja el sexo a la espontaneidad es probable que terminen dormidos viendo como los días pasan.

Planifiquen una cita o un fin de semana romántico, pueden conversarlo por mensajes para ir calentando motores hasta que el día llegue, se trata de que la preparación de esta cita forme parte del juego.

6. Rompe la monotonía

Cenen con velas, vino, tomen duchas juntos, planeen salidas solos, masajes eróticos, cambia el pijama por una lencería diferente… La cuestión es realizar algo que rompa con la monotonía, evitar que todos los días sean iguales y la previsibilidad.

Realicen cosas que los hagan conectar nuevamente con la diversión de estar juntos, sin que esto sea obligatoriamente sexual. Se trata de recuperar esa diversión en pareja y que esto les permita reavivar el deseo.

7. Recurre a la ternura

Evita precipitarte si no surge un momento, en vez de forzar la situación y volverla más incómoda para ambos, recurre al cariño y a la ternura sin el objetivo de tener sexo, simplemente disfruten el momento.

Los besos, los abrazos y las caricias son gestos de complicidad que refuerzan la relación de pareja.

8. Un elemento sorpresa

Piensa en algo que sabes que le gusta a tu pareja y prepárale una sorpresa ¿Sabes que le gustan los masajes? Ofrécele uno sin que te lo pida.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0



Es tendencia